Antecedentes del español dominicano: el romance hispánico y el español preliterario y medieval (3/4)

Por José Santana Guzmán viernes 7 de mayo, 2021

Con esta penúltima entrega acerca de los antecedentes del idioma español, nos acercamos ya al estudio del español moderno, del español dominicano y de sus matices característicos. Por tanto, en esta entrega veremos tanto al romance hispánico, como al español preliterario y medieval, sus respectivos marcos cronológicos, sus principales características, entre otros aspectos no menos relevantes para su comprensión y estudio.

Para Benavides (2006), el romance hispánico es el proceso en que se encadenan una serie de acontecimientos que determinaron la fragmentación del Imperio romano y la imposición político-militar de diversos pueblos germanos en todo el occidente del Imperio. Destaca, asimismo, que su marco cronológico se encuentra comprendido entre el año 395 y 711.

Entre las características más relevantes que según el autor determinan el romance hispánico, están, a saber:

  1. a) el sistema vocálico se redujo en el centro y en el sur de siete a cinco vocales…
  2. b) se inicia la monoptongación de los diptongos ai>e y au>o.
  3. c) se inicia la sonorización de las oclusivas sordas intervocálicas… p>b, t<d, k, g.

El español preliterario y medieval

Se llama así, según el propio Benavides, a la lengua de los pueblos que todavía no habían elaborado su expresión literaria. Por consiguiente, estas lenguas también poseían una serie de características que, al igual que los anteriores, van a marcar un sello particular frente a otras lenguas de su época. Asimismo, en las más importantes el autor cita las siguientes:

  1. a) tiene como base común al romance hispánico.
  2. b) se practican diversas normas o usos lingüísticos con igual valor, por lo tanto, carece de norma reguladora.
  3. c) es de uso oral; no había elaborado la expresión escrita.
  4. d) para la expresión escrita se usaba el bajo latín.
  5. e) es sumamente heterogéneo o diverso.

En lo que concierne a la cronología del español preliterario y medieval, el autor asegura que este se inicia en el 711 como consecuencia de la fragmentación del romance hispánico, debido a la invasión musulmana y termina en el 1140, con la aparición del poema del Mío Cid, primer documento escrito en castellano.

Entre las principales obras que caracterizan el final de este periodo figuran, según Benavides, el poema del Mío Cid; El auto de los Reyes magos; Los documentos notariales; Las glosas de textos religiosos; y Las jarchas. (Para saber más: Fundamentos de historia de la lengua española de Celso Benavides 2006).

Por José Santana-Guzmán

Comenta