Año nuevo distinto, prospero o apocalíptico?

Por Carlos Martínez Márquez lunes 6 de enero, 2020

‘’Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione’’. Bernard Baruch

El astro del béisbol de grandes ligas, el ex lanzador de los Medias Rojas de Boston, Pedro Martínez, solía ser un serpentinero impredecible, por su forma de lanzar y la mecánica de sus lanzamientos. Recuerdo al gran slugger de los Indios de Cleveland por su gran ofensiva a lanzadores de poco dominio para escrutarle, Jim Thome, decía…’’batearle a Pedro, resulta imposible; es como intentar hacer swing en un cuarto oscuro’’. La analogía la aplico con relación a lo que este año 2020 nos traería.  Es un año de acertijos.

(…) que sucedería para los meses sucesivos, si el año anterior fue un año cuyo calificativo no pudo ser peor? Los niveles de violencia, desordenes en el tránsito, accidentes, corrupción  y feminicidios a granel, donde la justicia sigue en una vertiente de indiferencia y apatía de no atender los casos más puntuales que nuestra sociedad está demandando. No concluye el primer día de año nuevo y ya se producen las primeras cuatro muertes por lo que ya estamos        ‘’acostumbrados’’ de enterarnos en los diarios, respecto al tema de asesinatos a mujeres por asuntos de violencia intrafamiliar por parte de sus hombres.

En cuanto a mi reflexión, no quiero exponer ideas pesimistas, pero si me reservo en mi apreciación, que la agenda la ocupara la política local: elecciones en Febrero y  Mayo venidero. No creo que habría espacio para nada más. El gobierno ya solo le queda este año, hasta el mes de agosto y son tanto los temas pendientes que hay que atender. El tema de los feminicidios es la peor plaga que estamos enfrentando, en donde a diario se registran asesinatos de mujeres indefensas por parte de sus parejas sentimentales.

Es una tarea difícil de resolver, para el poco tiempo que le queda a este gobierno, como para  implementar un plan de prevención hacia ese renglón; es una situación que tiene que ver con varias instituciones que trabajen de manera armónica y conjunta: salud pública, con lo que tiene que ver con la salud mental, las instituciones de prevención como la dirección de la Policía y otras instituciones abonadas a este flagelo y la Procuraduría General de la Republica. El tema narcotráfico, es algo que viene de atrás, pero cada vez se agiganta su expansión, por la permisividad existente en las estructuras civiles y  militares, la inoperancia de la DIGESSET, para ordenar y controlar y aplicar sanciones responsables en el tránsito.

La vida se nos hace insoportable cada vez que salimos a las calles detrás del volante, el peligro en las vías es un desafío a la vida de cualquier pedestre que intente cruzar las calles, los ‘’guagüeros’’ cada vez más conducen de manera violenta, llevándose de por medio a todo el que encuentre por delante. La autoridad se ha perdido por el irrespeto de la población hacia los demás ciudadanos, la inseguridad en las calles y en cualquier otro lugar cuando estamos en algún establecimiento, etc.  Todo tipo de acción que tenga que ver con la prevención de cualquier índole, tiene que haber recursos para operar.

La Policía trabaja a mano  limpia para enfrentar a la delincuencia, la corrupción está socavando las instituciones del Estado, la misma, está creando una cultura endémica en la que toda la sociedad se ve envuelta, porque el dinero fácil conseguido a poca honra, es lo que a la gente le atrae. Todo está polarizado, llevando al individuo   a ser insensible e indiferente, solo por el simple hecho de hacerse rico a la ‘’cañona’’. La política ha cambiado la percepción de muchos y su comportamiento. Nada importa, la inversión de valores está totalmente ‘’invertida’’ de manera desproporcionada. El irrespeto es una constante por doquier; la generación de ahora actúa llevándose el mundo por delante.

Hay que trabajar en la familia; desde el hogar es donde se generan buenos ciudadanos, los padres irresponsables cuando influyen de manera retorcida en los hijos, el resultado sería improbable de que sean modelos a seguir. En fin, no sabemos qué va a suceder en este inicio de año, que tenemos de por medio, el tema proselitista y los recursos que se van a emplear en los comicios, en la que posiblemente dejen al país en una situación calamitosa, con un presupuesto que no ha sido implementado y que el mismo se vería severamente comprometido, para el desempeño macro económico que no se refleja en el estado de ánimo del contribuyente, ni tampoco haría ruidos en los bolsillos de cada quien.  En definitiva, no sabemos por dónde viene la cuestión y mucho más aun impredecible, con un Donald Trump, que acaba de iniciar la ignición de la mecha en un medio oriente encendido, que podría gestar una ofensiva que arrastre aliados extremistas para generar terrorismo a nivel continental.

El gobierno debe guardar pan para mayo; esto puede traer eventos apocalípticos inimaginables y nosotros somos una ‘’hormiga’’ que con cualquier vendaval nos lleva quien nos trajo.

Por: Carlos Martínez Márquez

Anuncios

Comenta