Andrés Calamaro: “Rosalía es lo más bonito y más interesante en muchos años”

Por EFE jueves 14 de noviembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, Los Ángeles (EE.UU.).- Andrés Calamaro, versátil, polémico y veterano de la música latina, es uno de los artistas de la “vieja escuela”, como él mismo define, que sigue dando de qué hablar tanto sobre él como de sus discos. Su último, “Cargar la suerte”, está nominado a Álbum del año en los Latin Grammy.

El argentino hizo una parada en su gira para llegar a la trepidante ciudad de Las Vegas (EE.UU.), sede de la 20 edición de esos premios que él mismo vio fundar y en los que en esta ocasión cuenta con cuatro nominaciones que comparte con compañeros como Alejandro Sanz, Rubén Blades y Rosalía, sobre quienes se deshace en halagos.

“Vadea un poco verse con Rubén Blades y Alejandro Sanz, estamos hablando de artistas que además de haber grabado un disco que podría ser del año, son de gran recorrido”, asegura Calamaro desde la habitación de uno de los hoteles de la luminosa urbe.

Mientras en las plantas de abajo ultiman los preparativos para la gran celebración de la música latina, el músico conversa con Efe, como uno de los creadores que mejor ha unido las culturas a ambos lados del Atlántico.

Pregunta: Has visto nacer estos premios, veinte años después sigues recibiendo nominaciones por tus trabajos junto a compañeros también de gran recorrido. ¿Que hacéis para manteneros?

Respuesta: Prefiero no contarte todo lo que hice… Yo empecé muy joven tocando teclados, era músico de sesión, me vestía de negro y estaba preparado para tocar de todo. Mira, yo para durar tanto veo corridas de toros, sería muy experimental y muy interesante que la academia premie como disco del año, el ultimo en agradecer en la gala, a un taurino con antecedentes penales. Sería un paso, una reivindicación para el rock.

P.- ¿Ha desaparecido el rock?

R.- No se ha perdido el rock. En América Latina no apareció el rock hasta más tarde porque no hacía falta por la diversidad de sus ritmos y sus paisajes. (…) Empezó como un género con el rock and roll, pero a partir de los años 1960 se transformó a otra cosa, tiene un perfil ideológico, consumo cultural, otras tendencias… Es un vehículo de libertad. La relación del rock con la industria siempre ha sido conflictiva.

P.- ¿Y la idea del disco? Se premia al Álbum del año en la era del “streaming”…

R.- Lo sé, lo sé. Nosotros somos de la vieja escuela. Antiguamente los contratos discográficos eran todos iguales, para no imprimir tu nombre en todas las páginas ponía ‘el artista’ y luego aparecían todas las obligaciones. Grabábamos discos como una obra, no sé si estarán en museos, algunos podrían, nosotros somos el arte popular.

P.- ¿Qué disco expondrías tú en un museo?

R.- Los de Héctor Lavoe e Ismael Rivera, también a The Allman Brothers, los versos de la “Milonga del Sur” y obras de música regional como la nordeste argentina, preciosa.

P.- ¿Y tuyo?

R.- Podría hacer una lista buena, pero tengo un par de discos que dicen las malas lenguas que tienen ese estatus: “Alta Suciedad” y “Honestidad Brutal”. Luego está “El Salmón”, que no tengo palabras para describirlo, compuesto de cinco álbumes, intentamos hacer el disco imposible.

P.- Hablando de discos… Acabas de participar en un homenaje a “Mediterráneo” de Joan Manuel Serrat.

R.- Sí, es una grabación no por Serrat, sino para él. Espero que la escuche. (…) “Mediterráneo” tiene una inspiración propia, no se agarra a nada. Probablemente define la identidad del catalán español.

Anuncios