Análisis del Super Bowl Falcons-Patriots

Por Carlos Luis Baron martes 31 de enero, 2017

EL UEVO DIARIO, HOUSTON (AP) — Análisis del Super Bowl entre los Falcons de Atlanta (13-5) y los Patriots de Nueva Inglaterra (16-2) en Houston:

___

Cuando los Falcons tengan el balón

Atlanta lideró la NFL en puntos (540) por amplio margen, gracias a la mejor temporada de su quarterback Matt Ryan (2), quien junto al wide receiver Julio Jones (11) fueron seleccionados para el equipo ideal de la liga. Si esa combinación se acerca a su producción de la temporada regular y, en particular, las nueves pases para 180 yardas y dos touchdowns en el campeonato de la Conferencia Nacional ante Green Bay, los Falcons podrían ser imparables.

Aunque Malcolm Butler (21), el héroe del Super Bowl de 2015, tendrá las manos llenas con Jones, Nueva Inglaterra maniobra tan bien que los otros cornerbacks Logan Ryan (26) y Eric Rowe (25), y el safety Devin McCourty (32) también estarán al acecho de Jones.

Si los Patriots logran contener a Jones, el aporte de los receptores Mohamed Sanu (12) y Taylor Gabriel (18) será esencial para Atlanta. Los Falcons no las tienen todas consigan en el tight end, lo que implica que los running backs Devonta Freeman (24) y Tevin Coleman (26) también serán claves en el juego aéreo.

Freeman acarreó el balón para 1.079 yardas y 11 touchdowns; Coleman para 520 y ocho, pero este es un equipo en el que pase es lo preponderante. Eso sí, disponen de una gran versatilidad, haciéndoles capaces de marear a la defensa de Nueva Inglaterra.

El coordinador defensivo de Nueva Inglaterra cuenta con fichas con funciones específicas en la línea de golpeo y detrás de la misma, aunque el defensive end Trey Flowers (98) es el jugador que mejor asedia a los quarterbacks. Los otros defensive ends Chris Long (95) y Jabaal Sheard (93) y el linebacker Rob Ninkovich (50) pueden hacer de todo, y el linebacker Dont’a Hightower (54) es el líder de la línea frontal de siete.

Sus duelos contra un reforzado grupo de protectores de Atlanta encabezado por el centro Alex Mack (51) y los tackles Jake Matthews (70) y Ryan Schraeder (73) serán claves. Look for Patriots DTs Malcom Brown (90) and Alan Branch (97) to try to overpower the guards, especially Andy Levitre (67) on the left side.

___

Cuando los Patriots tengan el balón

Toda la fanfarria en torno a un Super Bowl podría encandilar a cualquiera menos al QB Tom Brady (12), quien ha sido elegido tres veces como el Jugador Más Valioso del partido.

En busca de un sin precedentes quinto anillo de campeón para la posición, Brady recurrirá a todos, salvo la mascota de los Patriots, como receptores. La figura del partido por el título de la Conferencia Americana fue el Chris Hogan (15), en su primera temporada en el equipo. Hogan emuló los números de Jones y pareció ser invisible para los defensores de Pittsburgh. Podría ser la quinta o sexta opción para Brady por detrás de Julian Edelman (11), Danny Amendola (80), el novato Malcolm Mitchell (19), y los running backs James White (28) y Dion Lewis (33).

Aunque su blanco predilecto, el tight end Rob Gronkowski (87), quedó descartado por lesión, Brady ha podido mantener una buena sintonía con el suplente Martellus Bennett (88).

Atlanta no tiene otro remedio que fastidiar a Brady, especialmente por el medio, con el fin de que no suelte los pases que prefiere. Hay que obligarlo a que apure sus envíos o golpearlo sin cesar. Huelga decir que Brady cuenta con siete coronas de conferencia y tiene el don de hacer lucir a cualquiera que le pongan a su lado.

El defensive end Vic Beasley Jr. (44), el líder de derribos de la NFL, Tyson Jackson (94), Brooks Reed (50) y el veterano Dwight Freeney (93) tendrán la responsabilidad de asfixiar a Brady. Lograrlo es un desafío al considerar que la menospreciada línea protectora de Brady, liderada por el centro David Andrews (60), el tacleador derecho Marcus Cannon (61) y el tacleador izquierdo Nate Solder (77) rara vez dejan que Brady se vea en aprietos.

Si Brady tiene tiempo suficiente para lanzar el pase, el novato linebacker Deion Jones (45) y el resto de la secundaria no tendrá tregua alguna. Esa secundaria, integrado por el safety novato Keanu Neal (22), y los cornerbacks Robert Alford (23) y Jalen Collins (32), afronta una tarea extenuante.

La ofensiva de Nueva Inglaterra se complementa con los running backs White y Lewis, principalmente como receptors, y LeGarrette Blount (29), quien anotó 18 touchdowns en acarreos esta temporada, acumulando 1.161 yardas por tierra.

___

Equipos especiales

Eric Weems (14) le ofrece a los Falcons garantías confiables para devolver las patadas de salida y despejes. Quedó sexto en avances tras despejos (promedio de 11.4 yardas por cada uno) y hubiera tenido la misma ubicación en las patadas de salida (23.0) de haber acumulado la cantidad necesaria para ser elegible. Matt Bosher (5) ha sido constant, pero pateó solo 44 despejes esta temporada y en cinco en dos partidos de postemporada, lo cual magnifica la calidad de la ofensiva.

Matt Bryant (3) cumple su 15ta temporada en la liga, pero este será su primer Super Bowl. La pegada de su pierna sigue intacta a sus 41 años, y no se pone nervioso.

El veterano pateador Stephen Gostkowski (3) es uno de los más seguros de la NFL para cada situación. Ryan Allen (6), el encargo de los despejes de los Patriots, figure séptimo en el promedio de yardas ganadas. A Nueva Inglaterra no le tiembla la mano para emplear Edelman y Amendola en la recepción de los despejes. Matthew Slater (18), integrante del grupo de coberturas, fue seleccionado por el equipo ideal de la liga.

___

Entrenadores

Dan Quinn es un discípulo de Pete Carroll y fue el coordinador defensivo de Seattle cuando los Seahawks sucumbieron ante los Patriots en el último minuto hace dos años. Esa defensa maniató a Brady en los primeros tres cuartos, pero el QB se desató en el último periodo.

Quinn no se dejará abrumar por las circunstancias y en Kyle Shanahan — suena para ser el próximo entrenador de San Francisco — dispone de un coordinador ofensivo innovador.

La defensa de Atlanta promete ser más agresiva a lo que hizo Pittsburgh ante los Patriots en la final de la AFC. Eso es esencial, por lo que se verán más coberturas hombre a hombre, y más jugadas elaboradas con el fin de sitiar a Brady.

Bill Belichick busca romper el empate con Chuck Noll en cuanto a la mayor cantidad de títulos del Super Bowl, con cuatro. Sus 25 victorias en la postemporada representan un récord en la NFL. Ha conducido a los Patriots a siete Super Bowls, con marca de 4-2.

Belichick y sus excepcionales lugartenientes encontrarán la manera de limitar la producción de la máxima amenaza del rival. Atlanta cuenta con numerosos recuros, pero no hay duda que Jones estará en la mira de los defensas, y Beasley será el objetivo principal cuando Nueva Inglaterra tenga el balón.

Los Patriots recurrirán bastante al ataque sin reunión; alternarán frecuentemente a sus running backs; y se aferran a su plan táctico, especialmente en defensa, mucho más que muchos otros equipos.

___

Detalles

Los Falcons no han ganado el título de la NFL en sus 51 temporadas de existencia.

Para Quinn, el recuerdo de la agónica derrota ante Nueva Inglaterra hace dos años es un incentivo adicional.

Será sensacional estrenar su nuevo estadio este año como campeones del Super Bowl.

En el caso de los Patriots, la frase en boca de todos es "Deflategate". Toda la organización y Nueva Inglaterra tienen el convencimiento de que el comisionado y la liga la tienen jurada contra Brady y el equipo. El recibir el trofeo Lombardi de sus manos será la venganza perfecta.