Analfabetismo bíblico y/o espiritual

Por Miguel de J. Ramírez P.

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad expondremos el tema: “Analfabestismo bíblico y/o espiritual”, esperando les sea de edificación e información…

Bien, comenzamos diciendo que analfabetismo es no saber leer y ni escribir, una persona iletrada e ignorante en materia de gramática, pero hay personas letradas que también son analfabeta desde el punto de vista bíblico y/o espiritual al  ignorar voluntaria e involuntariamente el conocimiento de la palabra de Dios.

En este sentido, por una persona ser ignorante o letrada no quedará exonerada de las consecuencias de no practicar lo que debe o no de las cosas de Dios y de la vida y queremos ponerle algunos ejemplos:

Primero: Hay personas que saben cruzar las calles y respetar las reglas de tránsito, pero no les da la gana de hacer las cosas bien, esto no les exonera de los peligros a los que se exponen, siendo atropellados o atropellando a otros…

Segundo: Hay personas que saben que deben comer y alimentarse, pero por no hacerlo adecuadamente o por no hacerlo a la hora indicada, han terminado con anemia, con problemas estomacales, y diversas enfermedades y hasta en el cementerio al taparse hasta las arterias comiendo de todo sin control.

Tercero: También hay personas que no tienen un equilibrio en la vida trabajando más de la cuenta en las 24 horas del día, descuidando su familia, su descanso, y hasta su alimentación, y vemos que han triunfado económicamente, pero en las otras áreas no les ha ido bien. ¿Si o no?

Ahora bien, en el área espiritual o bíblica, también hay analfabestimo cuando no sabemos las cosas que Dios espera de nosotros y las cosas que Dios nos ofrece si le  servimos y seguimos, igualmente cuando sabiendo todas esas cosas las ignoramos conscientemente, esto nos puede llevar a perder la protección divina, la salud, la libertad, el trabajo, las extremidades, la familia, la vida, y por último la salvación del alma, sino aprovechamos el tiempo que nos resta en la tierra para alfabetizarnos bíblicamente hablando. ¿Qué me dice usted?

¿Cree usted que Cristo vino para que ignoremos su existencia y reglas a seguir?

¿Nos exonerará Dios las consecuencias de nuestra ignorancia espiritual y más cuando tuvimos la oportunidad de informarnos en la Biblia y no la aprovechamos?

De las 24 horas que tiene el día: ¿utiliza usted algunos minutos para comunicarse con Dios, leer la Biblia, o asistir alguna congregación con el fin de estar en el ambiente cristiano?

Concluyendo, todos nacemos analfabetos, ignorantes y desconocedores de muchas cosas que veremos a salir de vientre de nuestras respectivas madres, pero con el tiempo nos documentamos, nos informamos, nos letramos, etc., pero Dios quiere que también nos alfabeticemos en el conocimiento de su palabra y su voluntad en general. Dios no quiere analfabetos bíblicos y espirituales, de ahí que hoy tenemos las Sagradas Escrituras para que podamos conocerlo, según las citas bíblicas que le transcribimos:

“Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová”, Jeremías 9:24;

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Palabras de Cristo y escritas por Juan 5:39.

Que el Señor les bendiga y nos ayude…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos le recomiendo tres pasos: 1.- Visitar una iglesia bíblica, evangélica o pentecostal; 2.- Lea 1 o 2 capítulos diarios de la Biblia; 3.- Ore a Dios el Padre en el nombre de Jesús todos los días con sus propias palabras y su forma sincera de comunicarse…

Por Miguel de J. Ramírez P.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar