Amnistía Internacional denuncia violaciones de derechos por acuerdo migratorio entre UE y Turquía

Por EFE Martes 14 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- La organización Amnistía Internacional (AI) denunció hoy la violación de derechos de miles de inmigrantes desde la entrada en vigor del acuerdo migratorio entre la Unión Europea (UE) y Turquía y pidió a los líderes europeos que no concluyan pactos similares con otros países.

AI publicó hoy un informe que documenta las condiciones inhumanas en las que se encuentran muchos inmigrantes en centros de Grecia y las "devoluciones ilegales" de solicitantes de asilo a Turquía, "en violación de los derechos que amparan a estas personas en virtud de la legislación internacional".

El portavoz comunitario Alexander Winterstein dijo hoy durante la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea (CE) que no ve ningún paralelismo entre la política migratoria que aplica la nueva Administración estadounidense y la europea.

"No veo ninguna similitud entre las dos", aseguró el portavoz, que insistió en que el pacto entre la UE y Turquía tiene por objetivo "destruir el modelo de negocio de los traficantes de personas y evitar las muertes en el mar" y recordó que las cifras de inmigrantes irregulares "han caído drásticamente" desde la entrada en vigor del acuerdo.

La organización critica que cuando el acuerdo con Turquía entró en vigor, todos los inmigrantes fueron internados automáticamente en centros de detención y que pese a que ya no existe un régimen de reclusión, quienes se encuentran en los campos siguen sin poder abandonar las islas.

Como consecuencia, añade, "se ven obligadas a vivir en unas condiciones míseras durante interminables meses en campos superpoblados, sin agua caliente y con una higiene deficiente, una nutrición inadecuada y una asistencia médica insuficiente".

Explica, por ejemplo, que durante la visita de un equipo de AI al centro griego de Moria solo había tres médicos para 3.150 personas.

Además de las malas condiciones en los centros, la organización explica que la detención automática de cada nuevo inmigrante irregular, incluidos demandantes de asilo, "viola las obligaciones bajo la legislación internacional y europea que prohíbe las detenciones arbitrarias".

"El acuerdo entre la UE y Turquía ha sido un desastre para las miles de personas que se han quedado varadas en un limbo peligroso, desesperado y aparentemente interminable en las islas griegas", dijo Gauri van Gulik, directora adjunta de Amnistía Internacional para Europa.

"Por parte de los líderes europeos, es una falsedad absoluta promover el acuerdo entre la UE y Turquía como un éxito mientras cierran los ojos al insoportable coste que ese acuerdo está teniendo para quienes sufren sus consecuencias", añadió.

Aunque hasta el momento, según AI, no se ha devuelto formalmente de Grecia a Turquía a ninguna persona en virtud del supuesto de que Turquía es segura, la organización tiene constancia de que algunos solicitantes de asilo fueron devueltas "de manera acelerada sin darles la oportunidad de pedir asilo o apelar contra su devolución", en contra de lo que establece el derecho internacional.

"Mientras Turquía siga sin ser un país seguro, la UE debe trabajar con las autoridades griegas para trasladar urgentemente a las personas solicitantes de asilo a la Grecia continental, y los gobiernos europeos deben dar a estas personas acceso a la reubicación en otros países", añadió van Gulik.

Señaló que los líderes que afirman que el acuerdo entre la UE y Turquía podría ser un modelo para nuevos acuerdos con países como Libia, Sudán o Níger "deberían mirar las terribles consecuencias y escuchar la advertencia: esto no debe repetirse jamás". EFE