829-917-7231 | 809-866-3480

Álvarez Pérez asegura carnaval vegano es el quinto mejor valorado del mundo

Por Domingo 19 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, LA VEGA.- El presidente de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana (CCRD), licenciado Hugo Álvarez Pérez, afirmó aquí este domingo que el carnaval de esta ciudad se encuentra entre los cinco mejor valorados del mundo.

Álvarez Pérez, quien es el encargado del Comité Organizador del Carnaval Vegano (Cocave), citó que esta actividad, que ya es una tradición en el país y se realiza de manera anual cada domingo de febrero, solo es superado por los carnavales de Brasil, Curazao, Venecia y Nueva Orleans.

El funcionario habló sobre el tema durante un recorrido por la actividad carnavalesca, donde también estuvo presente el secretario del Bufete Directivo de la Cámara de Cuentas, licenciado Carlos Noé Tejada; el gobernador de La Vega, licenciado Bolívar Marte; el comunicador y “Rey del Carnaval 2017”, Willy Rodríguez, y la miembro titular de la Junta Central Electoral (JCE), Rosario Graciano.

Sobre el carnaval vegano, dijo que en la actualidad hay 168 grupos integrados por aproximadamente 2,100 diablos cojuelos que desfilan cada domingo de febrero a partir de las 3:00 de la tarde.

“Todo el mundo aquí se integra y ese ha sido el éxito del carnaval, donde participan de estas fiestas todas las clases sociales, sin ninguna distinción”, expresó Álvarez Pérez, quien en 2010 fue coronado como “Rey del Carnaval”.

Dijo que alrededor de 400 mil personas asisten cada domingo al carnaval de La Vega que cuenta con mil 300 efectivos de seguridad.

“He estado inmerso en el área de seguridad en el carnaval desde 1990 y gracias a Dios nunca han ocurrido accidentes lamentables”, señaló.

Durante el recorrido, el presidente de la entidad fiscalizadora detalló el proceso de confección y reparación de prendas y carnavalescos. Asimismo, destacó el valor histórico y cultural que representa el carnaval en República Dominicana.

Dijo que cada año el carnaval vegano se sigue superando ya que, sin importar que esté lloviendo o no, las personas asisten de manera religiosa a la principal actividad folclórica del país.