Alteración del orden constitucional al gobierno del profesor Juan Bosch

Por Gustavo Valdez lunes 25 de septiembre, 2017

El 25 de septiembre de cada año es recordado como un día funesto en la historia de la democracia dominicana, un día que muchos dominicanos no quisieran recordar. Aquel 25 de septiembre de 1963 fue de mucha tensión para el profesor Juan Bosch.

Bosch retorno al país en 1961, tras la muerte del dictador Rafael L. Trujillo Molina, un año más tarde ganó la primera magistratura del estado mediante el voto popular en Diciembre de 1962,  asumió su mandato en Febrero del 1963. Todo parecía marchar a la perfección.

Siete meses después, el 25 de septiembre del mismo año fue derrocado, abortando así la vigencia de una Constitución progresista basada en las libertades y la justicia social. El profesor Juan Bosch se vió obligado a abandonar el poder.

Las consecuencias de este fatídico acontecimiento para el pueblo dominicano, no se hicieron esperar, el caos y la incertidumbre se adueñaron de las calles y militares con armas en manos se apoderaron del ambiente nacional.

En sustitución del derrocado presidente Juan Bosch asumió la presidencia de la República Emilio De Los Santos quien pertenecía al triunvirato.

La escogencia de  De Los Santos como presidente y la conformación de los Consejos de  Estado, degeneraron más tarde, en 1965, en la conocida Gesta de Abril, tras un llamado radial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), reclamando la vuelta al poder del Profesor Juan Bosch, quien una vez más tuvo que irse al exilio, esta vez a Puerto Rico.

Con este reclamo de parte del PRD, se buscaba recomponer la recién malograda democracia Dominicana, pero este intento de recomposición no tuvo éxitos.

Pero ante todo esto hay una importante pregunta que todos deberíamos hacernos, y es la siguiente: ¿por qué derrocaron a Bosch, si era el presidente que más le convenía a las grandes mayorías que votó por él en las elecciones más democráticas de nuestra historia?, a esta interrogante podemos dar varias respuestas, por ejemplo:

Bosch mostró independencia en el manejo de préstamos internacionales, así quedo evidenciado al firmar un acuerdo/contrato con la Overseas de Suiza por el valor de 150 millones de dólares norteamericanos, con los cuales financió la construcción de las presas de Taveras y Valdesia.

A esto le sumamos que la cúpula de la iglesia católica no quería a Bosch, desde la campaña electoral venían acusándolo de tener lasos con el comunismo. Bien se recuerda de un debate entre el padre Lautico García y el profesor Bosch, donde el sacerdote no pudo demostrar con pruebas fehacientes que Bosch era comunista.

Pero un punto neurálgico que debemos resaltar en este acontecimiento histórico, fue que a los terratenientes nacionales e internacionales no les convenía la aplicación de los términos de la constitución de Bosch. Esta prohibía el latifundio y la compra de terrenos rurales por parte de los extranjeros, los cuales para comprar terrenos urbanos tenían que hacer su solicitud mediante el congreso nacional.

Estos hechos y otros no de menor relevancia desencadenaron en lo que hoy todos conocemos como el golpe de estado al profesor Juan Bosch, el 25 de Septiembre de 1963.

Este golpe de estado tuvo como consecuencia la guerrilla de 1963, liderada por Manolo Tavarez Justo, quien fue fusilado junto a sus compañeros en Las Manaclas; y la Guerra de Abril de 1965, en la que murieron miles de dominicanos y provocó la segunda intervención militar de Estados Unidos en el siglo XX contra la República Dominicana.

Cabe resaltar que en la  República Dominicana no se ha registrado otro acontecimiento de esa naturaleza y esperamos que 54 años después, no tengamos que volver a pasar por un duro acontecimiento de esa magnitud.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar