Almagro protagoniza un momento brusco tras ser increpado sobre Venezuela

Por El Nuevo Diario martes 21 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, protagonizó hoy un momento brusco tras ser increpado por un activista anónimo que le reprochó que denuncie la situación en Venezuela y, a su juicio, no la de otros países de la región.

"Debería estar avergonzado de hablar de esa manera sin saber lo que la OEA ha hecho en esos casos, es increíble que bajo esas circunstancias de ignorancia haya expresado su opinión, por favor vaya y vea lo que se ha hecho", le respondió Almagro, en inglés, visiblemente enojado.

Acto seguido, Almagro abandonó la sala haciendo la seña "V" con los dedos entre aplausos de los defensores de derechos humanos venezolanos que fueron hoy a la OEA invitados por él para denunciar al Gobierno de su país y los abucheos de una decena de personas que acudieron a protestar contra el secretario.

El hombre que lanzó los reproches a Almagro, en inglés, lo hizo en el turno de preguntas abiertas al público, pero se negó a identificarse después cuando los periodistas se le acercaron y abandonó rápidamente la sala.

A la mesa redonda sobre Venezuela asistieron alrededor de una decena de personas para protestar contra Almagro, ninguna de ellas venezolana quien, en declaraciones a la prensa, aseguraron haberse enterado de la convocatoria por la web de la OEA y negaron haber sido invitadas por el Gobierno venezolano.

Estos ciudadanos, que dijeron no pertenecer a ninguna organización, portaron carteles de "Almagro traidor, HDP" y "OEA-US fuera de Venezuela", mensaje que también le gritaron cuando abandonó la sala.

Estas personas defienden que Almagro no ha condenado violaciones de derechos humanos en otros países, como la detención de la activista argentina Milagro Sala, aunque lo cierto es que el secretario general pidió su liberación en una carta pública el pasado noviembre.

Almagro abrió hoy las puertas del salón más solemne de la OEA, el Salón de las Américas, a cuatro de las principales organizaciones de la sociedad civil de Venezuela: Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, Transparencia Venezuela, Foro Penal Venezuela y Provea.

Estas entidades expusieron que en Venezuela la corrupción está generalizada, que no hay separación de poderes, que el Estado permite que las personas mueran de hambre, que se está militarizando la seguridad ciudadana y que se persigue a los que protestan contra el Gobierno, entre otras denuncias.

Almagro les prometió que la sociedad civil "nunca será callada", mientras él sea secretario general de la OEA.

A la mesa redonda solo asistió una embajadora ante la OEA, la de Paraguay, quien estuvo sentada en la fila de autoridades junto a los observadores permanentes de España, Italia y Francia ante la organización.

Entre el público también pudo verse a funcionarios de menor perfil de las delegaciones de Argentina, Chile, Honduras, Uruguay y Venezuela.

Este lunes, la representante de Venezuela ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez, interrumpió una rueda de prensa de Almagro con Lilian Tintori y Patricia de Ceballos, esposas de políticos venezolanos presos, para protestar porque, a su juicio, usa la organización "con fines proselitistas".

Almagro y el Gobierno de Venezuela están enfrentados desde que hace año y medio el excanciller uruguayo comenzó a denunciar violaciones democráticas y de derechos humanos en Venezuela, país que ha pedido suspender de la OEA si no convoca elecciones generales, algo que requiere 24 votos de los 34 miembros.