Almagro, La Diplomacia y la Cuestión Venezolana

Por Daniel E. Guillén Gómez miércoles 29 de marzo, 2017

“Cuando en un Estado Miembro se produzcan situaciones que pudieran afectar el desarrollo del proceso político institucional democrático o el legítimo ejercicio del poder, el Secretario General o el Consejo Permanente podrá, con el consentimiento previo del gobierno afectado, disponer visitas y otras gestiones con la finalidad de hacer un análisis de la situación…” Así dicta el “artículo 18” de la Carta Democrática Interamericana.

Traemos a referencia dicho artículo por el llamado que hiciera, mediante un informe a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; a que se activara la Carta democrática Interamericana y se procediera a suspender a Venezuela, país miembro de dicha organización. En dicho informe Almagro motivaba dicho llamado, sustentando que el gobierno venezolano estaba llegando al despotismo, donde no hay alimentos, donde están siendo censurados los derechos humanos, pero sobre todo que ya la democracia ha sido quebrantada.

Este informe provocó que se convocara la comisión permanente en una sección extraordinaria para el día de ayer martes 28, con la finalidad de discutir la situación venezolana. De esta sección de la asamblea permanente emanó una carta firmada por 20 países que, le piden a la OEA trazar una ruta para buscar una solución a la crisis venezolana lo más rápido posible.

Aunque muchos catalogamos como penosa la situación de Venezuela y que sería de gran importancia, que los países de la región intervengan para buscar una solución, esto solo queda en aspiraciones; pero parece que Almagro se unió a este sentimiento al redactar el informe y promover la suspensión de Venezuela, olvidando su cargo como Secretario de la OEA. Hacemos este señalamiento porque, muchas de las personas no saben cómo funciona la diplomacia, y es que Luis Almagro representa una organización multilateral que está regida por reglamentos.

Es inaceptable para la diplomacia regional que un Secretario General de la OEA motive una acción de dicha naturaleza, pues estas organizaciones son las llamadas a dirimir en los conflictos de sus países miembros y a involucrarse en los internos cuando así lo decida el país miembro, de lo contrario se estaría violando tanto la Carta de la OEA como la Carta Democrática Interamericana. Es prioridad de esta organización que se respete la autodeterminación de los pueblos y su soberanía.

Desacertada fue también la defensa venezolana en la sección, puesto que el representante venezolano basó su defensa en calificar o “sacarles los trapitos al sol” a los países que están de acuerdo con una intervención democrática en la crisis, lo cual no es diplomático y fuera de contexto. Venezuela ante lo evidente debe preparar una defensa solida y basada en su constitución y en los principios democráticos fundamentales.

Este hemisferio aun sigue siendo los más Pacíficos del mundo y estas organizaciones y sus países miembros, deben comprometerse con el fortalecimiento de la paz y la no injerencia de manera que se pueda lograr un fortalecimiento institucional de la organización que nos agrupa. Apoyar a Venezuela en la búsqueda de una solución a su crisis debe ser una de las metas regionales, siempre y cuando esto se haga respetando la democracia y soberanía de los Estados. La OEA debe promover el dialogo y el consenso, para luego llegar a los mecanismos democráticos, que son las urnas.

 

Comenta