Alianza Para el Desarrollo en Democracia, ¡adelante!

Por Venecia Joaquín sábado 11 de diciembre, 2021

He estado siguiendo con mucho interés lo relativo a la “Alianza para el Desarrollo en Democracia” que están realizando los presidentes, Luis Abinader,   de  Republica Dominicana, Laurentino Cortizo Cohen, de Panamá y Carlos Alvarado Quezada, de Costa Rica. Creo entender sus inquietudes, anhelos, la esencia de la iniciativa y la apoyo, sin temor.

Sueño con que las naciones pobres y en crisis como Haití, puedan levantarse y salir adelante; anhelo ver Venezuela prospera como en épocas anteriores; que muchas naciones, sigan adelante , desarrollando las potencialidades , buscando justa distribución de las riquezas y respetando las leyes. Estas inquietudes, entre otras, me han hecho pensar en la necesidad de que surja un mecanismo practico, pendiente del día a día, para despertar organismos internacionales, para ayudar los pueblos en la solución de los problemas básicos y en búsqueda de su paz y bienestar.

La “Alianza para el Desarrollo en Democracia” que han iniciado estos mandatarios y al que, de seguro, se incorporaran otras naciones, puede ser una plataforma firme, efectiva, para evitar que los organismos internacionales, descuiden o evaden, los graves problemas de sus aliados.

Todo parece indicar que la situación de Haití fue “el fosforo que encendió la mecha”. La alianza se inició cuando el pasado mes de septiembre, al margen de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los tres mandatarios de RD, Panamá y Costa Rica firmaron una declaración en la que expresaban su preocupación por la crisis de Haití. Luego, en octubre, se reunieron en Panamá, donde emitieron una declaración conjunta, solicitando a la comunidad internacional, acciones urgentes para enfrentar la crisis haitiana y ayer, se reunieron aquí, en RD, con la intención “de profundizar esta alianza como una instancia que, a través del diálogo político, la cooperación y el comercio, busca promover el desarrollo sostenible”..

A mi juicio, el nombre de esta alianza retrata su esencia; se están uniendo para    ayudar, para contribuir, al desarrollo equilibrado y humano de naciones que lo necesiten; para tocar las puertas a las potencias que puedan ayudarlos.  Me complace que el Presidente Abinader , junto a sus colegas de Panamá y Costa Rica , se estén dedicando a este proyecto; proyecta lideres solidarios, con  ideas claras, practicas,  sobre lo que se necesita para el desarrollo armónico y la paz; es una forma efectiva,  humana, hermosa y significativa de ayudar; de  demostrar que  se está pensando en las naciones hermanas para que no se sientan solas, en sus esfuerzos por salir adelante y respetando su soberanía. La alianza, une fuerza para solicitar ayuda a las grandes potencias.

Ojalá comiencen sus acciones, abogando por la nación que, obviamente, los inspiro: Haití. Lloro al recordar su miseria, su caos; no hay gobierno. Urgentemente, necesita ayuda. La Alianza para el Desarrollo en Democracia, podrá tocar puertas y ser escuchada por organismos internacionales para que fluyan ayudas efectivas. Esta alianza es un poner las manos en el hombro del país necesitado, es un decir que no está solo; es un mecanismo de buscarle ayuda o dar a conocer su situación, para que no caiga en el vacío; es un comprender el alma de un pueblo y fortalecer su espíritu; en un señalarle el camino hacia tierra firme.

Bueno, así entiendo que es la esencia, los valores, principios y acciones envueltas en esta iniciativa y que han motivado a estos tres prestigiosos y nobles gobernantes de RD, Panamá y Costa Rica, a sacar tiempo de su apretada agenda, para ayuda humanitaria de bien común, para  facilitarle la acción a los organismos internacionales; les ofrecen un dispositivo practico y creíble, para atender de inmediato los pueblos con graves problemas; este mecanismo es la “Alianza para el Desarrollo en Democracia”.  ¡Adelante!

Por Venecia Joaquín

Comenta