Alcalde de Santiago culpa a las autoridades de inmigración de haitianos ilegales

Por miércoles 1 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTIAGO.- El Alcalde de Santiago, Abel Martínez, culpó a las autoridades de la Dirección General de Migración (DGM) dominicana, por la inmigración de haitianos ilegales tanto del municipio de Santiago como de todo el país.

Llamó “a los funcionarios del organismo dependiente del ministerio de Interior y Policía (MIP), a emprender acciones para controlar la entrada de miles de indocumentado que siguen llegando a esta ciudad, ocupando plazas, parques, y otros espacios públicos, sin que se haga nada para enfrentar esta situación”.

Abel Martínez habló con la prensa en el sector de Pueblo Nuevo, donde reinauguró el parque de Los Soneros y denunció que hay comunidades enteras de dominicanos que han tenido que dejar el lugar por la invasión de haitianos.

Sobre la prohibición del Ayuntamiento de que extranjeros indocumentados no pueden ocupar espacios en el nuevo Mercado de Pulgas que viene funcionando en la Sección El Ingenio, al noroeste de la ciudad, indicó, “quiero aprovechar la presencia de los comunicadores, para recordarle a las autoridades nacionales, que deben aplicar los articulados que rigen el proceso de regularización de las personas de otros países”.

Enfatizó, que la Republica Dominicana no puede seguir sosteniendo a gentes que no pagan impuestos, que no tienen un nombre, un domicilio y ninguna identidad.

Manifestó, “estos extranjeros están de espaldas a lo que es la Constitución, y el proceso de regularizaciones ya terminó, puesto que los plazos se agotaron, entonces lo que queda ahora es, que las autoridades dominicanas asuman su responsabilidad en lo que tiene que ver con las deportaciones de personas ilegales que están en nuestro territorio”.

Sentenció que, “aquellos extranjeros que vienen a nuestro país de forma legal, que cuenten con su visado y pretenden trabajar, deben tener una visa de trabajo, y si su propósito es instalar negocios, también deben de hacerlo legalmente, como ocurre en otros países”.

POR HILARIÓN ISALGUÉZ