Al menos tres muertos en el incendio de un edificio ocupado por inmigrantes

Por EFE jueves 10 de diciembre, 2020

EL NUEVO DIARIO, BARCELONA, ESPAÑA. – La precaria situación en la que viven los inmigrantes indocumentados desembocó este jueves en tragedia en el incendio de una nave industrial habitada desde hace casi dos años por un centenar de ellos en el municipio español de Badalona (Barcelona), un suceso en el que al menos tres personas han pedido la vida y una veintena han resultado heridas.

El incendio que se desató anoche en una nave ocupada en esa localidad española, de mayoría obrera, se cobró tres muertos y 23 heridos, siete de ellos graves, entre los inmigrantes que se cobijaban en ese recinto industrial abandonado que habían habilitado como vivienda.

Tras las dos muertes confirmadas de madrugada, hacia el mediodía de este jueves los Bomberos localizaban el cadáver de una tercera persona en la parte posterior del recinto, por donde muchos de los ocupantes del edificio intentaron huir anoche de las llamas.

De hecho, los Bomberos no descartan que haya más fallecidos, dado que hasta ahora solo han podido inspeccionar la mitad de la nave, con la ayuda de drones y perros.

El fuego dejó además 23 heridos, cuatro de ellos graves y tres críticos, que fueron trasladados a distintos hospitales de la zona.

UNA VELA, POSIBLE CAUSA DEL INCENDIO

Las dificultades para inspeccionar la nave impiden por ahora plantear hipótesis sobre las causas del incendio, aunque algunos de los ocupantes explicaron a los medios que se originó al caerse una vela en una de las estancias habilitadas como dormitorio y, después, el fuego creció con tal virulencia que hizo inútiles los intentos de apagarlo con extintores.

Según detallaron las autoridades regionales catalanas, el fuego prendió en la parte anterior de la nave y, por el efecto chimenea, ascendió por una escalera interior hacia la parte trasera, adonde muchos de los ocupantes del edificio corrieron para huir por las ventanas, situadas a 9 metros de altura.

Precisamente, esa parte posterior del edificio es la que se teme pueda albergar más cadáveres, puesto que no ha podido ser aún inspeccionada al completo.

A consecuencia de la virulencia del fuego, que según los testigos provocó posteriormente alguna deflagración, la nave quedó muy deteriorada y con un alto riesgo de hundimiento, lo que provocó cuatro colapsos, el último de los cuales estuvo a punto de alcanzar a los bomberos.

CONDICIONES PRECARIAS

El incendio destapó las precarias condiciones en que vivían los ocupantes del recinto, compuesto por dos naves conectadas entre sí que alojaban, en su mayoría, a inmigrantes de origen subsahariano que sobrevivían recogiendo chatarra y muebles viejos.

Según explicó el alcalde de Badalona, el conservador Xavier García-Albiol, el ayuntamiento había abierto un proceso administrativo de sanción urbanística a los propietarios de la nave y estaba al corriente, igual que el anterior equipo de gobierno, de que en el recinto vivían decenas de personas desde hacía ocho o nueve años.

El consistorio, que decretará tres días de luto oficial, había iniciado un proceso administrativo de sanción urbanística contra la empresa propietaria de esta nave por “incumplimiento” de las ordenanzas municipales, ya que el uso del local es industrial, pero se estaba utilizando desde hace años como vivienda.

El ayuntamiento ha contactado con una empresa para proceder a las tareas de derribo total de la nave, que en todo caso no podrán comenzar hasta dentro de unos días, una vez finalizadas las labores de los bomberos y las investigaciones de la policía regional para determinar las causas del incendio.

Mientras tanto, el Gobierno regional de Cataluña, a través de los servicios sociales, y el Ayuntamiento de Badalona han acordado realojar a medio plazo a las personas que vivían en la nave incendiada y se ha habilitado una oficina en el barrio para atender a las víctimas.