Al menos dos menores indígenas colombianos mueren por una mina antipersonal

Por EFE miércoles 11 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, COLOMBIA.- Al menos dos menores indígenas murieron al pisar una mina antipersonal en una zona rural del municipio de Frontino, en el departamento de Antioquia (noroeste), denunciaron este miércoles las comunidades de la región.

La Organización Indígena de Antioquia (OIA) señaló que los menores fallecidos hacen parte de la comunidad Embera Eyábida y son los hermanos Lorena Domicó Bailarín, de 12 años, y Epifanio Domicó Bailarín, de 17, al pisar una mina en el resguardo indígena de Murrí Pantano, en Frontino.

“El hecho ocurrió el pasado domingo a las 12 del día (17.00 GMT) en un sector conocido como La Cristalina (…) cuando se dirigían hasta la comunidad Alto Murrí en busca de realizar actividades propias de la minería artesanal”, añadió la OIA en un comunicado.

Tras la explosión, la comunidad trató de llevar a los jóvenes a un centro médico de Frontino pero ambos murieron en el camino.

Según la OIA, en los últimos cuatro meses tres indígenas han muerto por minas antipersonales en Antioquia, razón por la cual hacen un llamado a los actores armados que operan en la región a que respeten “los derechos humanos y el derecho a la vida”.

“Los pueblos indígenas del departamento, más unidos que nunca, exigimos la salida inmediata de nuestros territorios de actores armados de toda índole, tanto legales como ilegales. Los territorios, desde nuestras cosmovisiones y gobiernos propios, son territorios de paz”, añadieron.

También pidieron al Gobierno retomar los diálogos de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), paralizados desde agosto de 2018.

El ELN inició en febrero de 2017 en Quito negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana donde la última ronda de diálogos concluyó sin avances a principios de agosto.

Sin embargo, el presidente colombiano, Iván Duque, condicionó la continuidad de los diálogos de paz a que ese grupo dejara de secuestrar y liberara a las personas que tiene en cautiverio.

El proceso quedó en punto muerto tras el atentado terrorista cometido por el ELN el 17 de enero de 2019 contra una Escuela de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos, entre ellos una ecuatoriana, y 66 heridos.

En enero pasado, cerca de 1.500 indígenas de Antioquia vivieron una “grave crisis humanitaria” por enfrentamientos entre grupos armados ilegales, alertaron entonces la OIA y la Mesa Interétnica de Paz de Frontino.

Anuncios