AI: EEUU no da un tratamiento adecuado a una indocumentada con tumor cerebral

Por Carlos Luis Baron Miércoles 1 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, Austin (EE.UU.), 1 mar (EFE).- Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de EE.UU. no está dando el tratamiento médico adecuado a Sara Beltrán, una salvadoreña indocumentada que sufre de un tumor cerebral y que lleva detenida más de 15 meses en un centro en Texas.

"Sabemos que ICE no es capaz de monitorear y controlar el estado de Sara en los niveles recomendables para un paciente que sufre de una enfermedad de esta magnitud, por lo que reclamamos a EE.UU. que le conceda, por lo menos, la libertad condicional hasta que se recupere", dijo en una teleconferencia su abogada, Fatma Marouf.

Según la organización pro derechos humanos, Beltrán, de 26 años, tuvo este lunes una visita para decidir si debía ser intervenida quirúrgicamente ese mismo día, inspección en la que un cirujano especialista determinó que su situación médica no requiere, de momento, de una operación.

La salvadoreña ha estado desde noviembre de 2015 en un centro de detención en Alvarado (Texas), a excepción de una breve estancia en un hospital local la semana pasada, de donde fue dada de alta al cabo de pocos días.

A principios de febrero, la mujer empezó a sentir fuertes dolores de cabeza, hasta que el 10 de febrero el personal del centro de detención tomó la decisión de ingresarla en el Hospital Huguley de Burleson (Texas), donde se le diagnosticó el tumor cerebral.

Concretamente, Beltrán sufre de un tumor pituitario, enfermedad que afecta a la glándula pituitaria, encargada de la producción de distintos tipos de hormonas que influyen en el crecimiento, el metabolismo, la salud de los huesos o la producción de hormonas sexuales, entre otros.

Entre los síntomas que puede producir la presión de la masa del tumor están dolores de cabeza y trastornos de la visión, además de producir fatigas y mareos en el enfermo.

Marouf calificó la situación de Beltrán de "terrible" y dijo que su condición de salud está empeorando cada vez más, por lo que es probable que su tumor siga creciendo y requiera de una intervención en el futuro.

"Las dos veces que he podido verla no para de quejarse de un dolor insoportable en la cabeza; siempre intenta apoyar su testa, ya sea en sus propias manos o en alguna mesa cercana a donde se encuentre", concluyó su abogada, que también es directora de la Clínica de Derechos de Inmigrantes de la Universidad Texas A & M.

Por su parte, el portavoz de AI en Estados Unidos, Eric Ferrero, señaló también en la teleconferencia sentirse "ultrajado" con el comportamiento del ICE y criticó la manera en la que EE.UU. trata a la gente que busca asilo, como es el caso de Beltrán.

Ferrero lamentó que Estados Unidos no respete los derechos humanos de estas personas y advirtió que las políticas de inmigración del nuevo presidente, el republicano Donald Trump, multiplicarán el número de casos "inhumanos".

Según explicó el portavoz, Beltrán llegó a territorio estadounidense en busca de asilo huyendo de la violencia de las pandillas y de la violencia doméstica en El Salvador, un país en el que el ratio de homicidios ha aumentado notablemente en los últimos tres años, para vivir con parientes ya establecidos en Estados Unidos.

Entre otras acciones, AI movilizó a sus más de 1,2 millones de miembros y simpatizantes estadounidenses para exigir al ICE y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) la libertad condicional de la salvadoreña mientras se revisa su solicitud de asilo.

La asociación internacional también envió el miércoles pasado una carta al DHS haciendo hincapié en que la detención solo debe ser utilizada por los funcionarios de inmigración "como último recurso".

AI agregó que la libertad condicional debe ser concedida a aquellos que sufren de emergencias médicas, ya que no plantean ningún riesgo de vuelo. EFE