AI denuncia el aumento de la violencia y el autoritarismo en África Oriental

Por El Nuevo Diario miércoles 22 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, JOHANNESBURGO.- El aumento del autoritarismo y de los conflictos dispararon la violencia y los abusos de los derechos humanos en el Cuerno de África, los Grandes Lagos y la zona oriental del continente, aseguró Amnistía Internacional (AI) en su informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo en 2016.

"Los líderes continúan aferrándose al poder, en muchos casos provocando miedo y enfrentando a unas comunidades con otras, utilizando sus tropas contra civiles desarmados y culpando de sus fracasos y de su ineptitud a las minorías", dijo Muthoni Wanyeki, director de AI para África Oriental.

En el informe, presentado hoy, se citan, entre los casos más negativos, la masacre de más de 800 manifestantes contra el Gobierno en Etiopía, la muerte de decenas de opositores en la República Democrática del Congo (RDC) o las miles de víctimas provocadas por la guerra civil en Sudán del Sur.

Asimismo, recrimina a Kenia haber convertido a los refugiados en "chivos expiatorios", al haber intentado cerrar el campo de refugiados de Dadaab y repatriar a más de un cuarto de millón de refugiados, mayoritariamente somalíes, a quienes considera un riesgo para la seguridad del país.

"En muchos países de la región, los mandatarios han ignorados sus constituciones para quedarse en el poder", añadió Wanyeki, que recordó que la inestabilidad que provocan estas actitudes obligan a huir a otros países a miles de personas.

AI destaca, a este respecto, lo ocurrido en Burundi, donde el presidente Pierre Nkurunziza ha utilizado a las fuerzas de seguridad para torturar y secuestrar a sus críticos después de desafiar la Constitución para volverse a presentar a presidente.

"Etiopía sigue siendo una de las principales fuentes de refugiados, ya que el Gobierno del presidente, Iasias Afewerki, no ha mostrado ningún signo de haber reducido su intolerancia por la disidencia", afirmaron desde AI.

La ONG recordó también los "asesinatos, violaciones y la tortura" que se producen "sistemáticamente" contra los detenidos en Eritrea, documentados en junio por una comisión de investigación de la ONU, y destinados a imponer el miedo entre la población.

En el informe se menciona también la represión política en Uganda y en países del sur y el oeste del continente como Zimbabue, Mozambique o Angola, y se lamenta el uso de armas químicas contra civiles en Sudán.