AI denuncia a Grecia por las sistemáticas devoluciones ilegales de migrantes

Por EFE martes 22 de junio, 2021

EL NUEVO DIARIO, ATENAS.- La organización Amnistía Internacional (AI) denunció este martes que Grecia ha convertido en una práctica común de su política migratoria las devoluciones forzosas ilegales, la tortura y los malos tratos contra las personas migrantes que tratan de llegar al país heleno por la frontera terrestre con Turquía.

En su nuevo informe titulado “Grecia: violencia, mentiras y devoluciones ilegales” AI presenta más de una veintena de testimonios sobre los retornos forzosos que han tenido lugar en Evros, la frontera terrestre entre Turquía y Grecia.

En concreto, el documento se refiere al periodo entre junio y diciembre de 2020 donde centenares de personas habrían sufrido violaciones de derechos humanos de forma sistemática a manos de las autoridades fronterizas.

“Muchas ramas del aparato estatal griego se están coordinando estrechamente para arrestar y detener brutalmente a las personas que han venido a buscar seguridad en Grecia”, aseguró en un comunicado la especialista en migración en Europa de AI, Adriana Tidona.

La mayoría de los testigos del informe señalan que sufrieron golpes con palos y porras por parte de encapuchados que los arrestaban arbitrariamente y trasladaban de forma forzosa a la frontera.

AI denuncia que esta práctica se extiende más allá de Evros y recoge pruebas que muestran que varias personas fueron detenidas a 700 kilómetros de allí y devueltas por la fuerzas de seguridad sin seguir los tramites legales.

Este es el caso de un ciudadano sirio de 31 años que solicitó asilo en Grecia y que vio como la policía rompía sus papeles de peticionario de asilo para después meterle en un autobús con 70 personas, incluidos niños, y devolverlos a Turquía.

Ante esta situación, Amnistía Internacional ha vuelto a destacar el papel de connivencia de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) y señala que todos los testimonios que han recogido relatan hechos que tienen lugar en zonas donde tiene mucha presencia.

“Frontex no puede pretender ignorar la violencia sobre la que nosotros, como muchos otros, hemos recopilado información. Tiene la obligación de prevenir las violaciones de derechos humanos. Si no puede hacer esto de manera efectiva, debe suspender o cesar sus actividades en Grecia “, remarca Tidona.

Desde que con el inicio de la pandemia del coronavirus las devoluciones legales a Turquía están paralizadas, decenas de organizaciones internacionales han denunciado que los retornos forzosos por parte de las autoridades griegas se han multiplicado.

Hace apenas un mes, el Consejo de Europa instó a Grecia a poner fin a las devoluciones colectivas e ilegales de migrantes en las fronteras marítima y terrestre con Turquía, unas prácticas que el Gobierno de Atenas niega tajantemente.