Ahora o nunca para los Nacionales

Por admin Viernes 31 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, EEUU.- Desde 2012, los Nacionales de Washington han alternado temporadas de 95 o más victorias con otras de 86 o menos. Este es el año en el que el péndulo toca bajar.

El tiempo empieza a agotarse en la capital, con Bryce Harper rumbo a la agencia libre en 2018 y un contrato que podría batir récords.

Pese a acumular 468 victorias y tres títulos de división en el último lustro, los Nacionales han sido incapaces de ganar aunque sea una serie de postemporada.

Raya en lo absurdo que la franquicia siga esperando por descorchar botellas de champán en octubre, pese a que en 2009 y 2010 pudo seleccionar primero en los drafts.

—Primero fue Stephen Strasburg —el mejor prospecto de pitcheo de la última década. Su carrera empezó a paso redoblado, hasta que debió someterse a una cirugía reconstructiva en el codo en su campaña de novato, en 2010. Reapareció en 2012, una temporada que será siempre recordada por la decisión de los Nats de no usarlo en los playoffs.

—Harper tenía apenas 17 años cuando fue seleccionado en 2010. Debutó en 2012, ganó el Novato del Año y fue el Jugador Más Valioso —por unanimidad— en 2015.

Amén de ello, Washington tomó al tercera base Anthony Rendón en el sexto turno de 2011. Luego, en diciembre de 2014, participaron de un canje a tres bandas con San Diego y Tampa Bay en el que obtuvieron al campocorto Trea Turner —segundo en la votación del Novato del Año en 2016— y al pitcher abridor Joe Ross.

Tampoco se pueden obviar sus varias adquisiciones de impacto en la agencia libre: Max Scherzer (vigente Cy Young), el jardinero Jayson Werth y el segunda base Daniel Murphy.

¿Se puede desperdiciar semejante acopio de talento propio para establecer una dinastía?

___

LA SEQUÍA

La última vez que una franquicia beisbolera de Washington ganó la Serie Mundial fue en 1924, con los Senadores. También estuvo el periodo de 34 años sin un equipo en la ciudad, hasta que los Nacionales surgieron en 2005 tras irse de Montreal.

Su manager es Dusty Baker. Tiene 67 años de edad y consagrarse campeón del Clásico de Otoño es también su obsesión personal, luego de quedarse corto en San Francisco, Chicago y Cincinnati.

Como muchos, Baker admiró cómo los Cachorros hicieron vibrar a Chicago en 2016, poniendo fin a una sequía sin un campeonato que llevaba 108 años.

"Vamos a frenarla aquí también", prometió Baker. "Lo haremos por toda la ciudad. No solo por la organización, sino para toda la ciudad", afirmó.