Ahora los comesolos son el mismo diablo

Por Edgar Marcano jueves 17 de septiembre, 2020

Por: Edgar Marcano

Las radiografías, los análisis, las resonancias y todos los medios diagnóticos de los salientes, mismo las nóminas públicas y demás sectores y dimensiones, indican la democratización de la corrupción administrativa, el cáncer de la perversidad de los comesolos ha hecho metástasis en todo el tejido social dominicano, según el funcionariado emergente.

Aún ignoramos como superar el legado de los salientes gobernantes, seguro que con la alharaca mediática de poses, virtudes y talentos no va a ser resuelto nada. Lo que es peor aún en nuestro pueblo atormentado, apestado y empecatado, el odio, el egoísmo y los celos políticos chocan con una violencia tal que gestan conflictos insospechados, pues los comesolos han envenenado la conciencia colectiva, según el funcionariado emergente.

El comesolismo lo percibíamos como un festival de máscaras políticas y ha resultado ser un matadero nacional, los comesolos son el mismo diáblo, son unos tablajeros, descuartizadores de la moral, el civismo y la ética, según el gobierno emergente.

Asombra el alboroto de que ahora nadie sabe que entelequia, congreso, cámara o contraloría le toca el turno al bate para meter miendo con el cuco de las auditorías, a pesar de la claridad de nuestros códigos y la pícara justicia.

Da pena que nuestra nación tradicionalmente humana, sensible y combatiente por las libertades, la democracia y los derechos, haya caído en manos de semejante barbarie gubernativa, a pesar de ser dizque un estado social y democrático de derecho. Personeros vengativos, perversos, desafiantes e irrespetuosos, los comesolos se han despedido hurtando pertenencias públicas, entre otras diabluras. Nuestros códigos, jueces y fiscales parecen no garantizar el orden y la estabilidad nacional, mas bien constituyen un mercado de indulgencias e impunidades.

Tan descarado es nuestro sistema judicial que las sentencias de los grandes y escandalosos casos, generalmente la dictan jueces interinos en actos de remate, previa subasta al mejor postor. Los comesolos nos prometieron civilidad, pero nos han dispensado una selva desbordada de violaciones impunes hasta ahora. Ojalá que ante el grito de auxilio, socorro y cumbre de Jirán, los actores planteen soluciones a esta crisis polidimensional y polisectorial.

Lamentamos que hoy nuestros líderes carecen de realizaciones, vocación de servicio, preocupación, dedicación y sensibilidad, en cambio son megalómanos, vanidosos e irrespetuosos de los códigos de conducta para el liderazgo mayor.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar