Ahora la JCE?

Por Enrique Alberto Mota lunes 30 de septiembre, 2019

Por Enrique Mota

Después de tortuosos días que mantuvieron en vilo al pueblo dominicano, finalmente el uso de turbas frente al  Congreso, dizque en defensa de la Constitución,  rindió los frutos deseados de un sector político de impedir que fuera sometido un proyecto de reforma a la Carta Magna.

Los protagonistas  de tan negro episodio, en el que se suplantó a las cámaras congresionales en el rol que les asigna la ley sustantiva de la nación de aprobar o rechazar cualquier iniciativa legislativa, por turbas conformadas por personas  muchas de ellas pagas, que se mantuvieron durante varios días vociferando consignas  y portando pancartas en contra de un proyecto contrario solo a los intereses políticos de un sector de la sociedad fácilmente identificable.

El éxito en esa ocasión fue rotundo y sus desaprensivos autores se han vanagloriado de los beneficios políticos que han obtenido, inhabilitando a quien consideraban como su más peligroso adversario, el presidente Danilo Medina, para optar por un nuevo mandato gubernamental.

Ahora, el blanco de sus acciones parece ser la Junta Central Electoral,  cuando, a escasos días de las primarias de los dos principales partidos del país, el de la Liberación Dominicana y el Revolucionario Moderno, se busca absurdamente variar un acuerdo previo sobre la forma del conteo de los votos en esos torneos electorales.

Se pretende, inexplicablemente, recurrir al obsoleto sistema del conteo manual de los votos emitidos, luego de que la JCE realizara varios operativos para explicar a la ciudadanía la forma de ejercer el voto automatizado, y que el electorado dominicano está mentalmente preparado para sufragar de esa forma tanto en las próximas primarias como en las elecciones generales del 17 de mayo del año  próximo, además de ignorar la cuantiosa inversión que se ha hecho en los nuevos equipos.

También se han inventado especies como la contratación de hackers rusos y otras que tienen el único propósito de minar la credibilidad de los resultados que emanen de las urnas el próximo 6 de octubre, en caso de que resulten contrarios a los intereses de quienes las promueven, y que pretenden poner en entredicho la probidad e idoneidad de las autoridades de la JCE.

O sea, que primero fue el Congreso a quien descalificaron, y ahora, con diferentes métodos, se persigue hacer lo mismo con la JCE, con el mejor estilo de Jalisco, que nunca pierde y cuando pierde arrebata.

Se les olvida a esos señores, sin embargo, que, como reza una de las famosas sentencias de Heráclito de Efeso, que data desde 500 años antes de Cristo, “nadie se baña dos veces en el mismo río”.

Por Enrique Mota

Anuncios

Comenta