Agricultores podrían beneficiarse con seguro contra impactos climáticos

Por El Nuevo Diario Miércoles 10 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO, 10 de mayo de 2017.- Las comunidades de agricultores de República Dominicana podrían protegerse mejor ante impactos climáticos (como la sequía, exceso de lluvia y vientos) mediante el seguro basado en índices o paramétrico, una herramienta innovadora y muy prometedora para pequeños agricultores en países en desarrollo.

El seguro tradicional se basa en la indemnización de las pérdidas medidas en el campo, después de ocurrido el evento adverso a través de la evaluación del impacto en el rendimiento de la cosecha.

En cambio, el seguro paramétrico utiliza un índice – por ejemplo, climático – para determinar los desembolsos. Esto resuelve una serie de problemas que hacen que los seguros tradicionales no sean viables en las áreas rurales de los países en desarrollo. Con un contrato de índice paramétrico, una compañía de seguros no necesita visitar al que compra el seguro para determinar las primas o evaluar los daños. Este sistema reduce considerablemente los costos de transacción.

El dato lo dio a conocer Peter Wrede, especialista senior de seguros del Banco Mundial durante el Taller de Capacitación Seguro por Índices dirigido a los inspectores de la Superintendencia de Seguros de RD. “Este seguro basado en índices es significativamente diferente al seguro convencional y ha sido probado e introducido en muchos casos en África, Asia y América Latina, con resultados alentadores”, expresó Wrede. “El seguro ayuda a los agricultores a proteger sus bienes y negocios contra desastres naturales y riesgos relacionados con el clima. En caso de huracanes o las sequias, por ejemplo, los agricultores asegurados cuentan con protección que les permite reabastecerse más rápidamente y seguir trabajando,” añadió.

Las pérdidas en cultivos y ganado en América Latina y el Caribe ascendieron a 11 billones entre 2003-13 y la mayoría se debió a inundaciones (55%). La República Dominicana ocupa el 8vo puesto de los países más vulnerables al cambio climático según el Global Climate RiskIndex, 2015, lo que ha motivado que la nación caribeña haya iniciado serias acciones de mitigación y adaptación.

Asegurar la calidad de este tipo de seguros requiere de una amplia participación de todos los sectores, particularmente el Gobierno, el sector privado y los legisladores. En ese sentido el rol de la Superintendencia es crítico para asegurar que el índice esperado sea razonable, que la cobertura propuesta –con todos sus detalles –tenga sentido y que los aspectos operacionales sean sustentables, entre otros.

“Nuestros inspectores locales estarán mejor preparados para supervisar esta herramienta que permite la transferencia de riesgos que son asegurables y que amenazan el progreso de las personas hacia una mayor prosperidad, pero han sido difíciles de abordar con el seguro convencional”, dijo Euclides Gutiérrez Félix, Superintendente de Seguros.

El seguro por índices un contrato de seguro en el que la obligación de pago de la aseguradora (el siniestro) está vinculada a un resultado observable de forma independiente, tal como lluvias torrenciales que están altamente correlacionadas con el producto final de la cosecha en el caso agrícola. La medición de un índice correspondiente es ideal cuando el impacto sufrido es difícil de evaluar y hay gran demora en hacerlo, o el pago no puede esperar, como es el caso del seguro agropecuario en pequeña escala y el catastrófico.

Los pagos se activan cuando una medida como la fuerza del terremoto, la velocidad del viento, la precipitación o los volúmenes de cosecha, sugiere que los daños a la producción agropecuaria asegurada son muy probables. Normalmente no se requiere una prueba individual de pérdida. Esto facilita el manejo de reclamaciones, reduciendo así los costos y los tiempos de respuesta. También reduce el riesgo moral, ya que un asegurado no puede aumentar su pago al aumentar su daño.

El seguro basado en índices es diferente del seguro convencional en que requiere que los supervisores de seguros entiendan las diferencias básicas y sus implicaciones, para supervisar apropiadamente los productos asegurados. Esta herramienta es más difícil de entender tanto para los supervisores como para los clientes, ya que la relación acostumbrada entre siniestro y pago es reemplazada por un mecanismo alternativo, por lo que la protección del consumidor requiere una atención especial.

No obstante, superintendencias y aseguradoras en un gran número de países han introducido seguros basados en índices porque posibilitan el seguro agropecuario para pequeños productores, ya que por ejemplo, permiten reducir el costo del seguro y así aumentar su accesibilidad. La economía, estabilidad social y seguridad alimenticia de muchos países depende en considerable medida de productores agropecuarios de pequeña escala muchas veces excluidos del mercado de seguros convencional, y el riesgo de producción que enfrentan es un obstáculo para acceder a crédito que permitiría mayor productividad y bienestar. Esto explica y justifica la gran atención que ha recibido el seguro agropecuario por índices, que hoy en día protege a cientos de millones de campesinos.

El Grupo Banco Mundial ha venido brindando asistencia técnica al País en el diseño y desarrollo de seguros agropecuarios basados en índices climáticos a fin de generar un marco institucional basado en alianzas público-privadas y fortalecer el sector asegurador.