Afirma PLD ha sido exitoso como Gobierno, pero incapaz de arbitrar sus procesos internos

Por Jose Angel Bratini viernes 30 de septiembre, 2016

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El ingeniero Temístocles Montás, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), aseguró que esta organización ha transformado la República Dominicana en términos económicos, sociales e institucionales con gestiones de gobierno exitosas, pero lamentó que a lo interno no ha tenido buen desempeño en la articulación de los procesos fundamentales.

Montás, que se desempeña como ministro de Industria y Comercio, explicó que los cambios que se han producido en los gobiernos del partido creado por el profesor Juan Bosch se expresan en la evolución de la inversión extranjera directa, la creación de cientos de empresas, el aumento de la producción per cápita, el incremento en las exportaciones, el mejoramiento del índice de desarrollo humano y el crecimiento de la clase media.

En contraste con el éxito de las gestiones de Gobierno peledeístas, Montás observó que en los últimos años, en la medida que se ha ido erosionando el tipo de estructura que definió el partido durante el liderazgo de Juan Bosch, la disciplina se ha ido perdiendo, y del 2002 hasta la facha el PLD ha devenido en una organización con una identidad difusa, incapaz de arbitrar sus propios procesos internos.

Advirtió que el PLD está ante el gran desafío de modificar el curso que ha tomado en los últimos años, replantear los términos organizativos y reponer la disciplina y la formación política. Dijo que si se quiere salvar al PLD, “no solo hay que cambiar las reglas; hay que transformar los valores y las concepciones que han arropado al partido en los últimos años. Cambiar solo las reglas por sí solas no modifican los hábitos y los comportamientos”, puntualizó

El dirigente político habló de estos temas en la conferencia titulada “Los 43 años de la fundación del PLD y los 20 años de su llegada al poder”, que pronunció en la Casa Nacional del PLD, organizada por la Secretaría de Asuntos Económicos del partido, que preside el economista Daniel Toribio, y que contó con la asistencia de cientos de dirigentes y miembros de la organización política, informó el equipo de prensa de Montás.

Indicó que desde el gobierno, el PLD ha creado conciencia de la importancia de la estabilidad en la economía. “Si ha habido un partido que ha predicado el porqué es importante que el país crezca, ha sido el PLD. Nuestro partido ha sido una escuela en términos de formación económica”.

“La expresión más concreta de los cambios que se han producido en los gobiernos del PLD es la evolución de la inversión extranjera directa debido a la política que puso en marcha el partido desde el gobierno a fin de crear las condiciones que permitiera hacer atractiva la inversión extranjera en el país”, dijo, destacando que República Dominicana es el principal destino de la inversión extranjera en el Caribe”.

Para edificar a los presentes en el auditorio obre el tema, Montás presentó en gráficas el comportamiento del crecimiento de las empresas en el país, que da cuenta que entre de los años 1930 y 1995, se crearon 574 empresas, y en el período que va del 1996 al 2014 se formaron 1,430 empresas.

El incremento en la exportación de bienes y servicios es otra de las áreas que, según indicó el ministro de Industria y Comercio, reflejan los cambios experimentados en el país con los gobiernos del PLD. “Obviamente, en esto el factor servicio ha jugado un papel importante porque la expansión de la industria turística se ha dado, fundamentalmente, en los año de gobierno de nuestro partido y por eso la expansión enorme de las exportaciones de bienes y servicios.”

Un PLD erosionado

Sin embargo, Montás observó que en los últimos años, en la medida que se ha ido erosionando el tipo de estructura que definió el partido durante el liderazgo de Juan Bosch, la disciplina se ha ido perdiendo y del 2002 hasta la facha el PLD ha devenido en una organización con una identidad difusa, incapaz de arbitrar sus propios procesos internos.

“Hoy la elección de un compañero a una posición electiva depende, no de su capacidad política y su trabajo al interior del Partido, sino del poder económico que tenga o que se le delegue. Las posiciones electivas son vistas como un medio para lograr poder político y ascenso social. Hemos terminado asumiendo los procesos internos de selección de candidatos como un asunto de vida o muerte. El dinero lo está corrompiendo todo”, expresó.

Durante un auditorio repleto, el miembro del Comité Político dijo que el Partido formado por el Profesor Juan Bosch se ha erosionado, al punto tal que en la actualidad no está claro en que corriente ideológica está ubicado.

“Si bien es cierto que nuestro partido se define como una organización progresista, popular y moderna, hoy no tenemos claro qué somos ideológicamente. Hay inclusive analistas que nos ubican en la derecha política, lo que resulta lastimoso porque Juan Bosch, fundador de nuestro partido, siempre fue un hombre de izquierda y en ese terreno colocó al PLD”, dijo.

Montás agregó que para muchos el ejercicio de la política ha sido reducido a un simple proyecto de Poder pero sin tener claro un proyecto de sociedad. “Los que así ven las cosas, en aras del Poder, han terminado justificando lo que sea, cayendo en el cinismo, perdiéndose los ideales y tolerando y hasta justificando la corrupción”.

El gran desafío

El dirigente político considera que el PLD se enfrenta al gran desafío de cambiar el cuso que ha tomado en los últimos años, lo cual conllevará un replanteamiento organizativo del partido que le permita volver a la disciplina y a la formación política.

“Tenemos que poner claro que si queremos salvar al PLD no solo hay que cambiar las reglas; hay que transformar los valores y las concepciones que han arropado al partido en los últimos años. Cambiar solo las reglas por sí solas no modifican los hábitos y los comportamientos”, puntualizó

Las etapas del PLD

Al pronunciar la conferencia “Los 43 años de la Fundación del PLD y los 20 años de su llegada al poder”, Temístocles Montás habló del proceso de desarrollo de la organización política, que clasificó en tres etapas: La de la infancia, que abarca del año 1973 al 1978 con la creación del partido, donde Bosch establece los fundamentos que le dan origen y quedan planteados los lineamientos que diferencian al PLD del PRD.

La segunda etapa es la de la adolescencia y la juventud, que cubre el período de 1978 al 1994, e inicia con los resultados electorales de 1978 que dan origen a una crisis en el PLD, tras la salida de una serie de dirigentes que salieron con Bosch del PRD y fundaron el PLD argumentando la derechización del partido; se posesiona como la tercera fuerza política al obtener el 18% del total de los votos emitidos en las elecciones del 1986.

En este período se produjeron acontecimientos importantes que impactaron la vida del partido, como son la celebración del congreso que elige un nuevo comité central, la crisis que surge con la renuncia al partido de Juan Bosch, se pone en marcha la política de que se vaya ya, se proclama a Juan Bosch como candidato a la Presidencia para las elecciones de 1994, se produce una crisis post electoral y se proclama a Leonel como candidato a la Vicepresidencia de la Republica, entre otros.

De acuerdo con la clasificación de Montás, la tercera etapa es de la adultez e inicia luego de las elecciones de mayo de 1994, se produce el relevo de Juan Bosch de la dirección del PLD, se selecciona a Leonel Fernández como candidato presidencial para las elecciones de 1996 y la organización política llega al poder 23 años después de haberse fundado, con menos de 10 mil miembros.

Es así como llega a la cuarta etapa: la pérdida gradual de la identidad, que según el miembro del Comité Político Temístocles Montás es la que vive el partido desde el 2002 hasta la fecha.

“En el Congreso celebrado en 2002 el Partido se abrió indiscriminadamente, dejando de ser un partido de organismo y tirando por la borda los programas de formación política así como los métodos de trabajo. Pasamos de ser un partido de militante a un partido de masas, adoptando un comportamiento muy parecido al que cuestiono Juan Bosch cuando abandono el PRD”, explicó

Indicó que en esta etapa, el PLD ha devenido en una organización con una identidad difusa, incapaz de arbitrar sus propios procesos internos.

Anuncios