Afganistán pide a Estados Unidos mantener apoyo aéreo a sus operaciones terrestres

Por El Nuevo Diario Martes 7 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- El consejero de Seguridad Nacional de Afganistán, Muhammad Hanif Atmar, instó hoy al nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, a mantener el apoyo aéreo a las operaciones terrestres que llevan a cabo las fuerzas afganas contra insurgentes y grupos terroristas en su territorio.

"Necesitamos más apoyo aéreo a las operaciones terrestres. (…) Celebraríamos un mayor papel colectivo o bilateral", indicó Atmar en una rueda de prensa en la sede de la OTAN tras reunirse con los embajadores aliados.

Atmar se mostró confiado en que Trump mantendrá el compromiso de EEUU con su país "de neutralizar las amenazas contra Afganistán y toda la región, (que son) amenazas comunes".

El asesor de seguridad afgano enumeró igualmente otras peticiones a sus socios internacionales, como armas y contribuciones para las comunicaciones, la movilidad y la logística.

"No hemos pedido tropas adicionales sino apoyo para la hoja de ruta de cuatro años, en el actual marco de la misión aliada ‘Apoyo Decidido’ en el país, junto a Estados Unidos", precisó.

Recordó que la OTAN ya se comprometió en su cumbre de Varsovia en julio de 2016 a financiar a los efectivos afganos -352.000 militares y policías- en los próximos años.

La OTAN se mantiene en el país con alrededor de 13.000 efectivos en tareas de asistencia y capacitación de las tropas afganas.

Estados Unidos mantiene 8.400 soldados en Afganistán, alrededor de 2.000 de ellos como parte de la misión antiterrorista estadounidense en el país y el resto integrados en la misión de la OTAN.

"Nos llevará tiempo desarrollar toda la capacidad de las tropas afganas. Hasta entonces, el apoyo de Estados Unidos y otros socios será necesario", admitió el responsable de seguridad afgano.

En su opinión, "invertir en las fuerzas armadas afganas es invertir en la paz y la reconciliación. Y éstas no pueden ocurrir sin el apoyo de la región, en especial de Pakistán".

"Es importante que se entienda mejor el terrorismo que combatimos juntos: el terrorismo afgano pero también el paquistaní, el regional y las redes globales", como Al Qaeda y el Estado Islámico, dijo, y añadió que combatirlos "es una responsabilidad global de Afganistán y sus socios internacionales".

En ese contexto, Atmar expresó su preocupación por que "amigos" de Afganistán como Rusia e Irán puedan prestar apoyo a los talibanes: "Es nuestra preferencia que cualquier contacto con los talibanes se use para la paz y no para la guerra. Es la misma conversación que tenemos con Pakistán", indicó.

"Esperamos más compromiso de Rusia e Irán en los próximos meses", añadió.

Pakistán es "tan víctima como nosotros" del terrorismo, por lo que "tenemos que colaborar", prosiguió.

"Y eso se consigue eliminando los refugios de los terroristas, yendo contra sus líderes y las madrasas del odio", señaló, y agregó que "permitir el terrorismo en un territorio" es aceptar un enemigo que se volverá contra quien lo alberga.

Atmar admitió que la situación de seguridad en el país era "más difícil en 2016 que en 2017", pues ese años "la insurgencia introdujo más terroristas y más tropas en Afganistán, lo que incrementó el nivel de violencia y las víctimas civiles y militares".

También se refirió al "problemático" retorno de los refugiados afganos -la mayoría albergados en Pakistán-, que consideró un "desafío para todos", por lo que pidió ayuda a Europa.