Advierten de riesgo llegada de otros grupos armados a áreas dejadas por FARC

Por EFE martes 31 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Bogotá, 31 ene (EFE).- Varias regiones colombianas de las cuales están saliendo los guerrilleros de las FARC para su desmovilización corren el riesgo de ser ocupadas por otros grupos armados ilegales, advirtió un informe publicado hoy por la Fundación Paz y Reconciliación.

"Antes de comenzar el preagrupamiento esta guerrilla operaba en 242 municipios y los están abandonando para concentrarse en 26 veredas. Se puede decir que del 100 % del territorio donde operaban van a abandonar el 98 %" afirmó en una rueda de prensa el subdirector de la fundación, Ariel Ávila.

El analista explicó que se han detectado hasta el momento cinco tipos de zonas vulnerables a este fenómeno.

"Hay unas zonas que el ELN ha ido copando a medida que las FARC se han ido replegando, especialmente en el sur del Chocó (oeste), el Valle del Cauca (suroeste) y en general la zona de la costa pacífica, así como algunos sectores de Arauca (este) y la región del Catatumbo (noreste)", señaló Ávila.

Dijo además que, según el informe, bandas criminales han copado la región del Bajo Cauca antioqueño a donde han llegado organizaciones criminales como "Los Pacheli", que forman parte de la mafia Oficina de Envigado, "Los Zorros" y el Clan del Golfo.

"También está la zona que se está tomando la delincuencia común especialmente en el departamento del Meta (centro), en donde se ha disparado el índice de criminalidad, hurto, abigeato y tráfico de maderas", comentó.

Destacó también a las disidencias de las FARC en el departamento del Caquetá (sur), especialmente de los Frentes 14 y primero; en Vaupés (sureste), así como en Tumaco (Nariño) y algunas sectores de Antioquia.

Finalmente mencionó una zona donde, según el estudio, el estado de derecho está en proceso de consolidación, la que comprende el sur del departamento del Tolima (centro) y el vecino Huila.

"El Estado debió haber tenido una precaución en esas zonas que estaban advertidas para hacer una presencia especial en este tiempo y no lo ha hecho, aunque hay excepciones en Tolima y Huila donde sí hubo presencia del Estado y los resultados son la tranquilidad en el proceso", manifestó.

El director de la fundación, León Valencia, expresó su preocupación porque tan solo tres de las 26 zonas rurales en las que se concentrarán las FARC para dejar las armas y luego desmovilizarse están listas para recibir a los guerrilleros.

"En este momento, en promedio podríamos decir que la preparación de esas zonas está en un 30 a 35 %", dijo Valencia, quien agregó que las más adelantadas son las situadas en los municipios de Fonseca (La Guajira), y Anorí (Antioquia).

"Las demás tienen problemas, en algunas ni siquiera se ha comenzado la remoción de tierra, y donde se necesita una disposición logística enorme, y esto genera una series de reclamos, conflictos, insatisfacciones e incertidumbre que incide en deserciones y desconfianza sobre el futuro de ellos, hay una mala preparación de esto", agregó.

Los analistas tocaron además el tema del asesinato de líderes sociales y calificaron como "un grave error" que el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, diga que son casos aislados que no tienen que ver con el proceso de paz.

"Son 96 líderes asesinados en 2016 y este año van nueve, esto no tiene ninguna traza de ser aislado, reconocemos que no es un plan nacional contra el proceso de paz, pero sí tiene una sistematicidad en algunas regiones y sí tiene que ver con el proceso de integración", afirmó Valencia.

Agregó que hay zonas "en las que se quiere impedir que avance el proceso de posconflicto y se contrata al clan del Golfo para asesinarlos", afirmó.

"Lo que no queremos es que se repita lo de la década de los 80 con el partido Unión Patriótica (UP) en el que los asesinatos fueron selectivos y llevaron a la frustración de este proceso de posconflicto", manifestó Ávila. EFE