Advertencias del cambio #1: Los excesos judiciales

Por Daygorod Fabián Sánchez

Las ansias acumuladas de justicia de la República Dominicana aún no han encontrado su éxtasis en los procesos judiciales actuales.

Cuando la población se percate de que no es la clase política, necesariamente, la culpable de todos sus males, entenderá que no son los políticos de carrera los que se han beneficiado de la gran corrupción.

Si bien es cierto que debe existir un régimen de consecuencias, también es aún más cierto que el manejo de los casos deben ceñirse al debido proceso y a la no exposición mediática de los mismos, pues que tal si mañana descargan a quienes fueron juzgados en el tribunal de las redes sociales.

El exceso judicial se evidencia cuando se filtra información a los medios, que guiados por el sensacionalismo de ser el primero en decir algo, lanzan lodo sobre gente que puede ser culpable o puede ser inocente. Eso solo lo define una sentencia definitiva y no el titular de un periódico.

¿Significa esto que los que están siendo sometidos, actualmente, son santas palomas? No. De hecho, creo que hay culpables, pero eso no lo define nadie, solo los jueces con sentencias definitivas.

Siento que en el Ministerio Público hay un afán de protagonismo y venganza, cosa que no es buena para que la justicia sea verdaderamente independiente y tampoco para procesos futuros, pues se están generando precedentes que pueden ser usados contra los funcionarios actuales, cuando salgan del poder, ya que algún día saldrán.

Esos excesos podrían ser el soporte de la actual gestión de gobierno y eso tampoco es bueno.

Un gobierno debe fundamentarse en el buen vivir de la gente, en la reducción real de la pobreza, en la reducción de la desigualdad y en que la gente tenga el pan de cada día sobre la mesa de sus hogares.

Nótese que nada de eso se consigue con el Ministerio Público, se obtiene con medidas económicas tendentes a beneficiar a las grandes mayorías, mayores incentivos a la clase pobre y menos para la clase empresarial insaciable.

No ha existido un gobierno exitoso fundamentándose sólo en la persecución judicial. Tampoco bajo el sofisma de que se va a recuperar lo robado, cuando todos sabemos que sin Ley de Extinción de Dominio eso es imposible.

Al final del día si la calidad de vida de la gente no mejora de poco o nada servirá la llamada cruzada contra la corrupción, ambas deben ir de la mano, una sola no funciona.

Por Daygorod Fabián Sánchez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar