Aduana de Cuba decomisó 21 kilos de droga en 2019 con situación más compleja

Por EFE sábado 14 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, LA HABANA.- Las autoridades aduaneras cubanas se incautaron de 21 kilos de droga en lo que va de 2019 frente a los más de 60 kilos interceptados el año pasado en un país con “tolerancia cero” a las drogas que se enfrenta a “una complejidad nunca antes vista” en la lucha contra el narcotráfico.

La directora de Gestión y Control de Riesgos de la Aduana General de la República (AGR), Moraima Rodríguez, citada este sábado por el diario estatal Granma, precisó que “aunque en 2019 las cantidades de drogas detectadas han sido menores, han implicado a una mayor cantidad de personas”.

Este año fueron abortados 30 intentos de introducir drogas en la isla, en su mayoría por vía aérea, indicó la funcionaria.

Entre las drogas intervenidas predominó la cocaína tanto líquida como sólida, seguida por la marihuana, en tanto se elevaron los casos de detección de drogas sintéticas como el aceite de cannabis.

La complejidad en la lucha contra el narcotráfico ha aumentado debido a la legalización en varios países del uso de sustancias hasta ahora vetadas como la marihuana, y también por el incremento sostenido de la producción de drogas, el aumento del consumo en la región y la diversidad de rutas de tráfico y formas de enmascaramiento, refirió Rodríguez.

La representante de la Aduana insistió en que los visitantes deben informarse sobre la legislación cubana, ya que creen que como determinadas sustancias son legales en sus países, también pueden introducirlas en Cuba, donde acaban sancionados.

Entre esos países destaca el caso de Canadá, que es el primer emisor de turistas a la isla caribeña y donde en junio del 2018 se legalizó el uso recreativo de la marihuana.

En junio pasado la AGR de Cuba ya advirtió a los viajeros internacionales sobre la prohibición de entrada de cigarrillos electrónicos con extracto de marihuana.

Los populares dispositivos de vapeo con el extracto de cannabis son confiscados como “productos que estimulan el consumo de las drogas”, dijo entonces la misma funcionaria.

Cuba no admite certificados médicos para el uso terapéutico de la marihuana y mantiene una severa política antinarcóticos, que puede implicar el retorno inmediato del turista al país de origen, aunque en la mayoría de los casos se les permite la entrada tras el pago de una multa y el decomiso de la droga.

En 2018 el país decomisó unas 2,4 toneladas de droga, en su mayoría alijos de marihuana interceptados en las costas, cifra que representa el menor registro de sustancias ilegales requisadas en los últimos tres años, según datos del Ministerio del Interior del país.