ADN presenta su Plan Ordenamiento Territorial hasta el año 2030

Por El Nuevo Diario jueves 12 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El  Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), presentó este jueves su Plan de Ordenamiento Territorial para ese territorio, al que denominó “Pot Capital 2030”.

El alcalde David Collado encabezó el acto celebrado en un hotel de la capital  junto a Indhira de Jesús, directora  del Programa de Planificación para la Adaptación Asociación Internacional de Gestión de Ciudades y Municipios (ICMA, por sus siglas en inglés) y  el ingeniero Amín Hasbún Santos,  director de Planeamiento Urbano del ADN.

Hasbún Santos tuvo a su cargo la presentación  del proyecto y fue quien valoró la importancia del Ordenamiento Territorial y el Planeamiento Urbano en la sostenibilidad de la ciudad.

“Cabe destacar la  importancia del ordenamiento territorial para el buen funcionamiento de las actividades económicas y sociales así como la necesidad de que el desarrollo se alcance de manera sostenible, con ciudades resilientes. Un plan eficaz de ordenamiento territorial debe tomar en cuenta las condicionantes climáticas actuales y futuras al momento de delimitar el uso del suelo, las alturas, la densidad y el suelo a proteger, fortaleciendo la infraestructura verde de la ciudad”, dijo.

La intención de elaborar este plan, agregó busca que  sea la herramienta base para disminuir los efectos de eventos climáticos extremos, y generar los mecanismos para responder y reaccionar ante los mismos, propiciando un desarrollo sostenible que fortalezca los usos adecuado del suelo, la ubicación de las actividades económicas y sociales para la competitividad de la ciudad.

 

Los retos

El director de Planeamiento Urbano aseguró que la vulnerabilidad del Distrito Nacional se ve incrementada debido a que muchos lugares expuestos a inundaciones, y que son particularmente sensibles debido a su alta densidad, baja calidad de las construcciones, bajos niveles de ingresos y falta de servicios, están en mayor riesgo ante aumentos futuros en la intensidad de las tormentas.

Por ejemplo, dijo,  los asentamientos formales e informales en las Circunscripciones 2 y 3, ya están experimentando inundaciones y deslizamientos de tierra y pueden seguir enfrentando estos impactos con el aumento de la intensidad de las precipitaciones extremas durante huracanes y tormentas, como hemos visto durante la actual temporada ciclónica.

Asimismo el uso de las cañadas que desembocan el río Ozama e Isabela como corredores de tránsito, alcantarillado sanitario y vertederos de residuos sólidos, aparte de contaminar dichos cursos fluviales, obstruyen el drenaje natural y aumentan la probabilidad y gravedad de las inundaciones, insistió.

 

Apple Store Google Play
Continuar