Acusan taxista dominicano de arrollar a un policía estatal

Por Miguel Cruz Tejada martes 20 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ Un taxista dominicano de Uber  fue arrestado y acusado de arrollar con su vehículo a un policía estatal en el poblado de Braintree (Massachusetts).

Un informe policial indica que el incidente se produjo cuando José Molina se habría negado a obedecer una orden de retirar su vehículo de un lugar donde el agente consideraba que obstruía el tránsito.

Molina es acusado de 11 cargos. Según su abogado defensor llegó de la República Dominicana  a Estados Unidos hace 5 años y es casado con tres hijos, sin antecedentes penales, y reside en Lynn (Massachusetts).

El juez del caso le impuso una fianza de $2.000 dólares negando la petición de la fiscalía para que el monto fuera de $25.000, tomando en cuenrta su récord limpio.

El taxista,  de 30 años, protagonizó el  incidente a las 11:00 de la noche del miércoles en el carril norte de la  carretera Interestatal 93, pero fue procesado el viernes en el Tribunal Superior. Fue llevado a la corte essposado de manos y pies y siguió el procedimiento con un audífono, a través de un intérprete en español.

El policía  estatal no identificado, sufrió heridas leves y fue atendido en el hospital South Shore, donde se le dio de alta.

Molina fue acusado de conducir bajo los efectos del alcohol, poseer un envase abierto de alcohol en un vehículo de motor, y agresión contra una oficial de policía, asalto y agresión con un arma peligrosa, uso indebido de un teléfono móvil mientras conducía, conducir de manera negligente, resistir el arresto, no detenerse ante la orden de  la Policía, exceso de velocidad, infracción de paso y violación del cinturón de seguridad.

Un juez ordenó que se le mantenga bajo fianza de $2,000 y que no conduzca sin una licencia. Una conferencia previa al juicio se llevará a cabo el 7 de marzo.

Personal de emergencia y patrulleros respondieron a un accidente múltiple en la carretera I-93 Norte cuando la policía estatal dijo que Molina, conduciendo un Honda Accord plateado 2005, detuvo su automóvil al lado de la escena del accidente, bloqueando el único carril abierto en ese momento, para tomar fotos o video de la escena del accidente.

Los agentes del equipo alegan vieron que Molina sacaba su brazo izquierdo por la ventana con un teléfono celular en la mano.

Un soldado uniformado le dijo dos veces a Molina que dejara su teléfono y siguiera conduciendo. Después de la segunda solicitud, Molina insultó al oficial y comenzó a rodar lentamente su vehículo hacia adelante.

El policía le pidió varias veces a Molina que detuviera su automóvil, pero continuó conduciendo lentamente, dijo la Policía estatal.

Un segundo agente se acercó al auto para ayudarlo. El segundo oficial también ordenó que Molina se detuviera, pero manejó más rápido y su espejo retrovisor golpeó al segundo, que estaba a pie.

Cuando el Accord comenzó nuevamente a disminuir la velocidad, el patrullero metió la mano en el automóvil e intentó apagar el motor. Molina agarró el brazo del oficial y aceleró, arrastrándolo fuera del automóvil unos 15 metros.

El agente pudo liberarse del agarre de Molina y cayó al suelo, dice el informe de la Policía.

Molina aceleró en la I-93 en dirección norte. El policía dio por radio una descripción del automóvil de Molina y se metió en su patrullero para perseguirlo.

Se inició una breve persecución y otros dos patrulleros que estaban trabajando en un camino cercano se unieron a la persecución al  automóvil de Molina y, junto con el agente que había sido arrastrado, cercaron en el Accord al norte de la división de Braintree.

La policía estatal detuvo a Molina, que no cooperó y parecía ebrio, expresa el informe de la Policía.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar