Acusan hijo de pagar RD$400 mil para matar a su padre y esposa de este en cabaña de Nagua

Por El Nuevo Diario viernes 1 de julio, 2022

EL NUEVO DIARIO, NAGUA.- La Policía Nacional arrestó a dos individuos acusados de tramar y matar a una pareja de esposos en una cabaña de Nagua el pasado 29 de marzo. Entre los detenidos está el propio hijo de una de las víctimas.

Se trata de Nervin Alcéquiez Hilario, de 45 años e hijo del señor Santos Alcéquiez, quien junto a su esposa Miriam Grullón Liz fueron ultimados en la cabaña Benidorm, frente a la playa de los Gringos.

El otro detenido es Raulín Martínez, de 30 años.

Según informaciones obtenidas por el corresponsal Francis Frías, la trama para asesinar a la pareja de esposos fue organizada donde se construye el malecón de Nagua, con Nervin como autor intelectual y Raulín como ejecutor material.

Al ser interrogado en presencia de la fiscal del caso, Raulín confesó que fue contratado y cometió el doble crimen usando una pistola, en la cabaña Benidorm.

La telaraña del crimen

Según las investigaciones, así ocurrieron los hechos:

Nervin le pidió a Raulín su número de teléfono para proponerle una oferta de trabajo de construcción, ya que él tenía conocimiento en esta área. Raulín se lo dio. Así quedaron en contacto.

Nervin le dijo que lo llamaría más adelante, y lo hizo el 24 de marzo, a eso de las 5 de la tarde. Quedaron en juntarse en el área de Los Muros, muy cerca de la construcción del malecón de Nagua.

Reunidos allí, Nervin lo puso claro diciéndole que realmenta no era para un trabajo de construcción, sino para contratarlo para que hiciera un ‘trabajito’ bien pagado, de manera que pudiera pagar sus deudas.

Pero Raulín quería saber más de su misión. Le preguntó a Nervin qué debía hacer, en qué consistía el ‘trabajito’.

Nervin le explicó que todo lo que debía hacer era buscarle un documento en la oficina de la cabaña, propiedad de su propio padre, el hoy occiso Santos Alcéquiez.

Ahí fue cuando Nervin le propuso pagarle 400 mil pesos, a lo cual “yo me negué porque no estaba acostumbrado a hacer lo mal hecho”, respondió Raulín.

Ante la negativa, Nervin lo volvió a llamar como a las 6 de la tarde del día 26, “para que nos juntáramos nuevamente” en el mismo lugar.

Esa vez Raulín aceptó la oferta, recibiendo por adelantado la suma de 250 mil pesos y una pistola de color gris, con generales ignoradas.

Nervin le dijo que se fuera, “y yo le pregunté qué yo iba a hacer con su padre y él me respondió que le diera para llá’, que de lo demás se encargaba él y que posteriormente él me llamaba para darme las instrucciones de lo que yo iba hacer”.

“…además me manifestó que el restante del dinero me lo entregaba al día siguiente, luego de terminar el trabajo, y el 29 de marzo, a eso de las 9:30 de la noche aproximadamente, me llamó al número 809-837-3611”, el cual era utilizado por su abuela pero registrado a nombre de su abuelo, el nombrado Jovencito de la Cruz Paredes, “ya que este número yo lo usaba a veces, donde me comunicó en dicha llamada, que ya saliera hacer el trabajo que su padre había despachado a los empleados”.

“Fue así que de inmediato procedí a trasladarme a bordo de una motocicleta modelo CG de color blanco, la cual yo la utilizaba de manera alquilada, propiedad de un tal Macho, de más generales ignoradas, localizable en el municipio de El Factor”.

Relata que al llegar a la cabaña, procedió a apagar la motocicleta antes de llegar, con fines de no hacer ruido, la trasladó apagada de mano a pocos metros después de la cabaña, donde la dejó escondida.

Luego voló la pared de la parte lateral izquierda trasera, próximo al portón de color blanco que es utilizado para entrar mercancías y materiales de servicios a la cabaña.

Entonces, ya en el interior de la cabaña, “observo para percatarme de que no haya nadie en el área de la oficina y al no ver nada, seguí caminando abrí la puerta de la referida oficina, donde de manera sorpresiva aparece tirando un grito de alerta la hoy occisa Miriam Altagracia Grullón Liz, esposa del también hoy occiso Santos Alcéquiez, propietario de dicha cabaña y padre de Nervin Alcéquiez Hilario, por lo que en ese momento llegó Santos Alcéquiez produciéndose un forcejeo en el cual se produjo un disparo del arma que yo portaba, impactando a Miriam y en el mismo forcejeo se produjo otro disparo el cual logró impactar a Santos Alcéquiez, lo cual posteriormente le causaron la muerte a ambos”.

“Después de yo haber cometido el hecho me comuniqué vía telefónica con Nervin, manifestándole que había dejado a su padre y a su esposa heridos en el suelo, donde le pregunté qué yo podía hacer. Y este me manifestó vete que yo me encargo de lo demás, lávate las manos con orina y vinagre blanco y bota el teléfono, y nos juntamos en horas de mañana en el mismo lugar próximo a Los Muros del malecón, lo que retorné a mi residencia en la referida motocicleta y en el trayecto al llegar al río del Barro tiré el teléfono”.

Entonces al otro día, o sea el 30 de marzo del 2022, “en horas de la mañana nos juntamos como habíamos acordado donde le hago entrega del arma en mención y él me completa el pago acordado correspondiente a la suma de 150 mil pesos en efectivo, en billetes de diferentes denominaciones”.

Los detenidos se encuentran en la Fiscalía de Nagua para ser puestos a disposición del Ministerio Publico, en las próximas horas.-

Apple Store Google Play
Continuar