El Nuevo Diario

Acusan asistente de enfermería y dominicana de robar a paciente en NJ

NUEVA YORK._ Marilyn Francisca Durán y su yerno, acusados por el robo de $34.100 dólares a una anciana en un centro de rehabilitación de Nueva Jersey. (Foto Fiscalía Estatal)

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ Un asistente de enfermería de origen tailandés y su suegra dominicana Marilyn Francisca Durán, fueron acusados en Nueva Jersey de robarle $34.100 dólares a un paciente que está en un centro de rehabilitación  donde trabaja el asistente.

El fiscal general del estado, Gurbir S. Grewall, dijo en un comunicado que el enfermero Tamarlane F., Amon, de 38 años de edad y que para la empresa Alaris Health en el vecindario de Hamilton Park, estaba cuidando  una paciente de 75 años en abril de 2017 cuando robó el talonario de cheques de la anciana.

Luego completó y firmó varios cheques a nombre de la víctima, dijeron las autoridades.

Le dio los cheques a su suegra, de 63 años, quien abrió una cuenta bancaria para cobrarlos, lo que hicieron  en una serie de transacciones en varias sucursales bancarias.

“La explotación financiera de los ancianos es un problema creciente que no será tolerado en Nueva Jersey”, dijo Grewal en el comunicado.

“Estas acusaciones subrayan nuestro compromiso de proteger a nuestras personas mayores vulnerables de los depredadores financieros que los ven como marcas fáciles”, añadió el funcionario judicial.

Amon y Durán son acusados ​​por cargos de conspiración, robo por engaño y otros cinco cargos de falsificación por el robo de $34,100. Amon también está acusado de dos cargos de intento de robo por engaño. Duran está acusado de un cargo de intento de robo por engaño.

Los acusados residentes en Jersey City, fueron procesados ​​el viernes por un Gran Jurado estatal. Las acusaciones fueron sometidas  por la Unidad de Control de Fraudes contra Medicaid del Fiscal de Fraudes de Seguros, que recibe fondos federales para investigar y enjuiciar el fraude de proveedores de Medicaid así como el abuso o negligencia de pacientes de Medicaid o pacientes que residen en instituciones que reciben fondos de Medicaid.

“Es especialmente inquietante cuando adultos mayores y discapacitados son víctimas de las mismas personas de confianza y de las que dependen”, dijo en un comunicado el fiscal interino de Fraude de Seguros Christopher Iu.

“Nuestra Unidad de Control de Fraudes contra Medicaid continuará utilizando su autoridad legal para encontrar, detener y castigar a quienes cometan abusos físicos y financieros contra personas que reciben servicios de Medicaid”.

Los cargos en la acusación son delitos de tercer grado y conllevan una sentencia máxima de cinco años en la prisión estatal y una multa de hasta $ 15,000 dólares.