¿Actos de terrorismo a la dominicana en el caso Percival?

Por Humberto Salazar miércoles 4 de enero, 2017

La publicación del audio de una grabación de un teléfono del ex General Rafael Percival Peña, parece que impedirá que dejemos atrás un caso donde parecía se habían cometido una serie de delitos comunes y lo transformaría en un burdo intento de desestabilización política fruto de un cerebro trastornado.

En esa grabación, se escucha a Percival Peña, auto-definido como ¨el único comunista que ha llegado a ser general de las Fuerzas Armadas¨, dar instrucciones a una persona a quien se identifica como Jaime Antonio Jirón, para que avise al alias ¨el doctor¨ para que se mueva de posición porque alguien lo había llamado y le avisaron que lo tenían ¨zeteado¨, es decir, ubicado.

Hay que hacer énfasis, en que esta no es una grabación tomada de forma ilegal, sino que fue realizada la interceptación de la llamada con la orden de un juez, por lo que puede ser usada en cualquier tribunal como prueba, para acusar a Percival Peña de ser complice del ocultamiento de un prófugo de la justicia.

Sin embargo las implicaciones políticas de las conversaciones obtenidas por las autoridades son de tal magnitud, que podríamos tener en las manos un intento burdo, a la dominicana, de desestabilizar las instituciones nacionales a través de la realización de actos delincuenciales, tan típicos en los tiempos en que los que se denominaban revolucionaros a delincuentes que se arropaban debajo de una ideología.

En una país acostumbrado a los rateros de poca monta, que se roban una cartera, un teléfono móvil o un reloj, todos quedamos asombrados con la audacia que demostraron los bandidos que asaltaron a Bella Vista Mala, uno de los centros comerciales mas concurridos y de mayor congestionamiento vehicular, algunos incluso pensamos que teníamos en nuestro país a toda una banda importada desde Sudamérica.

Y es que a pocos dominicanos se les hubiera ocurrido asaltar con la saña demostrada por esos asaltantes, ahora entendemos que su intención era fusilar a quien quiera se les enfrentara, al mas puro estilo terrorista, como sucedió con el infeliz guardián de la compañía de valores que resultó muerto en el asalto.

No era simplemente robar para disfrutar el dinero mal habido, había que provocar un estado de pánico en la ciudadanía, porque si en ese lugar y a una hora de enorme transito vehicular se produjo un asalto de esa magnitud, entonces nadie estaría seguro en ningún lugar, ese era aparentemente el propósito de Percival Matos y sus cómplices.

En la grabación de las autoridades, se escucha claramente la voz de Percival Peña, quien siempre negó conocer donde se encontraba su hijo y decía que no tenía ningún contacto con el, decir claramente: ¨todo va bien, todo va muy bien¨, dando a entender que el ocultamiento del prófugo parecía ser parte de un plan donde el ex-general era quien manejaba los hilos.

Pero si el asalto de Bella Vista Mall fue audaz, habría que pensar en el imaginario popular lo que significa cometer un robo con armas largas y disparos un día 26 de diciembre en Plaza Lama, una de las mas tradicionales y conocidas de todo el país, y hacerlo a cara descubierta para que los asaltantes puedan ser identificados, como una forma de demostrarle a las autoridades la impunidad con que podían cometer sus fechorías.

Para nosotros esto sería el equivalente de entrar a Macy´s, la tienda mas tradicional de Nueva York, con armas automáticas, disparar contra algunos de los guardianes y llevarse una cantidad de dinero, esto sin dudas no sería calificado como un robo sino como un acto de terrorismo con todo lo que esto implica.

Pues algo así ocurrió en una República Dominicana que hace muchos años había olvidado que había personar capaces de realizar acciones de este tipo con fines estrictamente políticos, un acto de terrorismo individual, parecido a los actos que cometían los que creían en focos guerrilleros en los años 60 y 70.

Dos individuos, uno de ellos con una barba, símbolo de los guerrilleros antiguos, disparando a mansalva en la entrada de Plaza Lama, ubicada en la esquina de mayor transito vehicular de la capital, en la semana de celebración de las fiestas del año nuevo, poniendo la cara para que todo el mundo los vea y puedan identificarlos fácilmente.

Y ni hablar de si los involucrados en este caso, hubieran cumplido con el calendario de asaltos que les fue ocupado en el vehículo donde se desplazaba Percival Matos, en el momento en que cayó abatido al enfrentar a balazos a los policías que lo ubicaron en una cabaña del municipio de Bonao.

Si eso hubiera ocurrido, entonces el país se hubiera remecido desde sus cimientos y hubiéramos tenido el ambiente que al parecer se buscaba, un estado de terror, inseguridad, violencia, en fin la desestabilización del gobierno legalmente elegido por los dominicanos y dominicanas.

Es tanto lo que hablado Percival Matos, que hasta de un ¨Movimiento Revolucionario Caamaño Deñó¨ ha mencionado, y de una célula que existe en Bonao, que suponemos daría soporte a los ¨guerrilleros urbanos¨ que comandaba su hijo, ¿será esto verdad o es el fruto de un cerebro trastornado y fabulador?

Esperemos la conclusión a la que llegarán las autoridades.