Abril y su primavera

Por Francisco Rafael Guzmán

Por los motivos de domicilio y en parte generacionales no pudimos vivir en el escenario de la Guerra de Abril, no vivimos la experiencia directa del torbellino de esta gran epopeya; las mismas letras y notas musicales del himno de la Revolución de Abril describen lo que fue esa gesta, pero vivir la experiencia directa no es posible si no se está en el escenario de la misma. Sin embargo, aun siendo pequeño y viviendo lejos de la ciudad, además de escuchar las noticias  podíamos ver hasta flotillas de aviones de guerra que sobrevolaban por los aires. Los que todavía éramos niños y vivíamos en campos del Cibao  podíamos enterarnos de conatos de intentos de conseguir armas, por parte de algunos jóvenes constitucionalistas, tal fue el caso  que se registra en la Fortaleza San Luis de Santiago. Por fuentes escritas hoy nos damos cuenta de que hubo intento de asalto a un cuartel en Baitoa y otro en Tenares. Los jóvenes que fueron a Santiago recibieron la negativa de los militares a la petición de entrega de armas en la Fortaleza San Luis, a lo que según los rumores les respondieron lanzándoles una bomba, desde el camión de Manolo Peralta (hombre que fue siempre solidario con las mejores causas). Según el rumor, los que fueron a pedir armas a Santiago desde  Moca, entre otros, fueron: Rafael Hiciano, Lalito Rivas, Héctor Balcácer y Amado Bencosme, todos los mencionados han fallecido. La respuesta fue que no había armas para civiles. Sin embargo, en La Capital los militares constitucionalistas entregaron armas a los civiles. Es posible que hubiese algún herido entre ellos, pero el autor no tiene eso confirmado ese posible dato.

 

Lo lamentable de la Epopeya de Abril fue la traición de la rama  militar del poderoso Grupo de Santiago, el cual propició la llegada del PRD al poder en 1978, colocando (con el voto popular). A Antonio Guzmán en La presidencia de la República. De no haber traicionado la rama militar del Grupo de Santiago, sobre todo de una parte de la alta oficialidad localizada en la fuerza aérea de la base General Ramón Antonio Minaya Fernández de Santiago, traicionaron al movimiento popular constitucionalista porque dijeron al inicio que apoyaban a los constitucionalistas pero echaron para atrás la promesa. Además, también apresaron al general FAD Ramón Santiago Rodríguez Echavarría y a algunos miembros que seguían queriendo apoyar la constitución del 63 -al apresarlos y torturar a estos últimos- traicionaron, de no haber ocurrido así la suerte de los constitucionalistas y del pueblo dominicano hubiese sido otra. Si la epopeya no se hubiese concentrado prácticamente en La Capital, hubiese tomado otra dimensión y la intervención extranjera hubiese tenido un rechazo moral más grande en la comunidad internacional. El General Ramón Santiago Rodríguez Echavarría estuvo preso en la base de San Isidro, ya que estaba con los constitucionalistas y quería que la Fuerza Aérea de Santiago bombardeara la  base donde estaba Elías Wessin y Wessin dirigiendo todas las operaciones de las fuerzas de aire.

 

Sin embargo, a todo esto hay que agregar, por las informaciones recogidas por el periódico Patria, ya que el Listín Diario –el de mayor circulación para ese entonces- dejó de circular por mucho tiempo desde los días de La Batalla del Puente, el hecho de que hubo varios ataques a pequeños cuarteles policiales y del ejército, sobre todo en el Nordeste y el sangriento intento de asalto a la Fortaleza Duarte del heroico pueblo de San Francisco de Macorís.

 

La epopeya de Abril tiene su himno, su canto épico, muy bonito, si no más bonito que la Rapsodia Sueca de Perry Faith, que es una de las melodías musicales más gratas al oído de los seres humanos, debería serlo o ser tan grata como esa melodía de ese artista. Abril del 65 es una página llena de gloria para el pueblo, con los constitucionalistas llenos de valores morales: honestidad en las actuaciones, honradez y pulcritud a la hora del manejo de los recursos materiales, justicia social, democracia en las decisiones, templanza y solidaridad.

 

Si Caamaño tenía arrojo, líder militar indiscutido de la Guerra de Abril, aunque Fernández Domínguez fue el ideólogo Militar de la gesta heroica, mientras que Bosch (el presidente derrocado y desterrado) dio el ejemplo de pulcritud y dejó un legado para los constitucionalistas, como maestro que enseñó a sus discípulos  y ellos asimilaron sus enseñanzas y las que les dieron en los hogares.

 

A un hombre joven en el Cibao, pero ya entrando en la vida adulta, quien fuera víctima de por su desaparición en los nefastos años del balaguerismo, le escuché  decir que una de las causas del fracaso de la guerra fue que algunos constitucionalistas querían apropiarse de bienes materiales. No me parece exacto. Todavía en 1970 y un poco más tarde había valores espirituales en los seres humanos, entre ellos la solidaridad, la cooperación y el altruismo, que se han ido perdiendo y que abundaban hasta esos años, como consecuencias de la reminiscencias del Mayo Francés, el Vietnam y la Guerra de Abril. La Juventud necesita recuperar valores que se han ido perdiendo, no todo pude ser mal uso de la tecnología y adicción a ella. En cambio hoy tenemos el individualismo, la competencia y la ostentación, los que son el caldo de cultivo para el consumo de estupefacientes, la corrupción y la delincuencia que va muchas veces va acompañada de violencia, las cuales  no tenían en aquellos años ni remotamente la incidencia que tienen en nuestra sociedad. Es decir, la sociedad dominicana de hoy día es muy diferente en cuanto a la moral se refiere, en relación a la de los años 60, 70 y hasta mediados de los 80, porque con las medidas que se aplicaron a partir de las negociaciones de la deuda externa del gobierno dominicano con el Fondo Monetario Internacional esta sociedad cambió mucho.

 

El sacerdote jesuita José Moreno que llegó al país al momento de La Guerra, siendo estudiante de término del equivalente aquí de una licenciatura en sociología y se disponía a elaborar una tesis de grado para la Universidad de Cornell (New York) donde estudiaba, cambió de tema e hizo una investigación sobre el conflicto bélico. Después de presentarla la editó como libro, con el título en inglés: Barrios en Armas (traducido), pero la editorial Tecnos de Madrid la publicó en castellano con el título: El Pueblo en Armas Revolucion-Revolucion e Santo Domingo. El padre Moreno de nacionalidad cubana, recogió muchas informaciones y aplicó mucho la técnica  de la observación en su modalidad de observación participante, ya que vivió en el escenario de La Guerra. Sin embargo, su interpretación del fenómeno no pudo llegar a la esencia del mismo; veía en los constitucionalistas como una gran pluralidad de jóvenes muy alienados. Bueno si vamos a entender por alienación la pobreza en que vivían muchos jóvenes y adultos, desharrapados de los barrios marginados, pero entre los constitucionalistas muchos de esos jóvenes reunían la condición de desharrapados, pero quizás no pocos de ellos querían salir de ese status quo y no querían vivir así.  El no veía la toma de conciencia social y por qué no de una conciencia de clase para sí o para los sectores populares presente en sujetos sociales posicionados en la dirección central del Movimiento Constitucionalista. Alguno de los casos serion: Francisco Caamaño, Fernández Domínguez, Juan Miguel Román, Oscar Santana, Héctor Homero Hernández Vargas, Narciso Isa Conde, Amín Abel, Miguel Soto, entre otros.  El padre Moreno hizo una gran labor de servicio social y convivió con los constitucionalistas, pero su visión del mundo (Weltanschauung) era muy conservadora.

 

 

En Hamlet Herman, en su libro: Eslabón Perdido, 2009, página 37,  publicado poco antes de morir, plantea que según  la Cruz Roja Dominicana comprobaría y registraría hubo 2,850 civiles dominicanos muertos, tan solo en los primeros 85 dias del conflicto armado. Las cifras de muertos de las tropas invasoras eran estimadas en 44 y las de heridos se calculaban en 172, según sus propias fuentes. En 825 eran calculados los muertos entre los uniformados de la parte del sector adversario a los   constitucionalistas, es decir, las tropas leales al gobierno De facto del Triunvirato, entre ellos 500 de las Fuerzas Armadas y 325 de la  Policía Nacional. Del lado constitucionalista se estimaron en unos 600 los combatientes muertos.

 

 

La Sangre Derramada en esa Primavera

 

La primavera es la estación del año que en sentido figurado simboliza la juventud. Si partimos del uso de la metáfora, parecería tener lógica que grandes acontecimientos históricos tuvieron sus inicios en la primavera, es decir, eclosionaron en la estación del aún que simboliza la juventud. Esa época de la vida de las grandes energías, las cuales hay que encausarlas adecuadamente para que sean una fuerza sinérgica. Ahora bien, la juventud vive cargada de energía y la primavera parece la estación del año donde más energía brota en la naturaleza, época florecimiento y de la mies de algunas plantas. De igual modo, grandes acontecimientos históricos han aparecido o se han iniciado en la primavera.

Ejemplos de estos son: La Guerra de Abril, en Santo Domingo; el Mayo Francés en el 1968, cuando se produjo una gran revuelta estudiantil contra las autoridades; y la Primavera de Praga de 1969, cuando las tropas rusas invadieron a Checoslovaquia. Todos surgieron en la primavera, la estación del año que evoca la juventud; además de ellos, el 2 de mayo  de 1800 hubo un amotinamiento de pueblo en Madrid, en primavera aconteció el tiranicidio contra Rafael L. Trujillo Molina en República Dominicana que puso fin a una dictadura de 31 años, el 14 de Junio de 1959 cuando vino el grupo de abnegados con las armas a intentar socavar los cimientos de la dictadura trujillista todavía era primavera y el 2 de mayo de 1861 se produjo el Grito de Moca contra la Anexión a España, era época de primavera. Algunos de estos hechos o acontecimientos son epopeyas gloriosas, pero algunos no merecen este calificativo, como por ejemplo, no lo fue la invasión soviética contra Checoslovaquia y más bien fue negativa para la conciencia social emancipadora. El mayo francés, calificándole o no de epopeya, fue un acontecimiento muy emblemático que sacudió la conciencia juvenil en los cinco continentes, fue una rebelión generacional contra la autoridad gerontocratica tradicional, aunque con algunos excesos en los hábitos por parte de algunos jóvenes ajenos a los recintos universitarios en Norteamérica. Estos últimos se oponían a la autoridad tradicional, a la sociedad tecnológica y a la guerra.

 

Tal vez, piensa el que escribe este artículo, ninguna otra epopeya merece tanta admiración por los buenos valores, el arrojo y el desinterés personal que encarnaron los constitucionalistas de abril de 1965, pese a que se habla mucho de la epopeya de La Restauración de la Republica de 1863. En esta última hubo mucho heroísmo, arrojo y el patriotismo, pero también la sevicia y el interés en algunos patriotas o héroes, tal vez debido a lo difícil de la época. Una muestra de esto es que el trato dado a Juan Pablo Duarte Diez por los restauradores no era el que él se merecía y por eso volvió a Venezuela, después de tanta abnegación con la causa independentista.

 

La Guerra de Abril dio lecciones para grandes enseñanzas, las que solo pueden ser comparadas con las que dieron los patriotas del 1959, los dirigentes de Movimiento Revolucionario 14 de Junio y Las Mirabal. Hace unos años, doña Mercedes Ranciar viuda Minaya, me contaba de la calidad humana de Juan Miguel Román, lo desinteresado que era. Habría que pensar lo mismo de Francis, Rafael Tomás Fernández Domínguez, Emma Tavaréz Justo, Abel Hasbún, Otto Morales, Amaury Germán Aristy y muchos otros.

 

Era toda una generación en donde primaba el desinterés. Se puede decir que la juventud estuvo marcada por valores como la solidaridad, el desinterés, la falta de hábitos que conducen al consumismo como pasa hoyen día. El afán de lucro de los representantes del capital, movidos por la hegemonía del capital financiero, ha propiciado la existencia de un modelo de reproducción del modo de producción capitalista basado en el consumismo, arrastrando este sobre todo a la joven generación, aunque a veces el consumo es simbólico (contemplación de imágenes en los medios) porque la distribución del ingreso no permite otra cosa. El individualismo invade a la joven generación en la época actual, orientando su energía a un consumismo alienante, aceptando y reproduciendo los jóvenes la entropía social que trae el capitalismo salvaje. Es por eso que Eduardo Galeano nos escribe la obra cuyo título es: Patas Arriba: La Escuela del Mundo al Revés. Lo que tenemos es una sociedad caótica, la cual reproduce la pobreza de amplios sectores, mientras el planeta se hunde con una crisis ecológica. Revertir esta situación implica acabar con la hegemonía del capital financiero en el mundo.

Ahora, es necesario referirnos a una parte de los muertos de abril, porque muchos de ellos no pudieron ser identificados, algunos desaparecieron sin que se volviera a saber de ellos jamás. Lo que si podemos estar seguro es que la mayoría de los constitucionalistas eran gentes muy buenas, por eso murieron. Es necesario tomen conciencia de esto porque una minoría a costa de grandes privilegio no tiene derecho a hacer colapsar al planeta y a la vida, lo cual es lo que va a ocurrir si no se levanta una fuerza social poderosa (en la mayoría de los países) contra la economía del despilfarro, contra el consumismo y la depredación de los recursos naturales, por una sociedad más igualitaria, con menos desigualdad social. Esa fuera deberá abarca una gran masa de jóvenes y mujeres para enfrentar el neoliberalismo y la hegemonía de capital financiero.

 

A continuación ofrece el autor las informaciones recogidas de algunos de los muertos en combate o asesinados con alevosía durante la Guerra de Abril, tomando de fuente el periódico Patria, las cuales en su mayoría incluye nombres o identidad, la fecha, la localidad donde el hecho y otras.  Veamos continuación.

Nombres y Apellidos      Gómez

Rafael Tomas Fernández Domínguez 19/05/65 en la calle 30 de Marzo en intento recuperar Palacio Nacional.

Dr. Juan Miguel Román (abogado)     Idem.

José Jiménez Rosario   (estudiante)   Idem.

Ramón Tavaréz  (estudiante)            Idem.

David Lorenzo Fernández (obrero)     Idem.

Miguel López (C. de Hombres Ranas) Idem.

Euclides Morillo (obrero)                   Idem.

José Jiménez Rosario   (estudiante)

Ramón Tavaréz  (estudiante)

David Lorenzo Fernández (obrero)

Miguel López (C. de Hombres Ranas)

Euclides Morillo (obrero)

Eduardo Gómez    Murió primera quincena de mayo Zona Norte (No especifica).

Juan Moratín (obrero de POASI),

José Antonio Ruiz (14 años de edad),

Arcadio Coca (vendía leche camioneta) Finales de mayo encontraron cadáver H. M.

Money Mejía (chofer vehículo Arcadio) Finales de mayo encontraron cadáver H. M.

Rafael Núñez Castillo (locutor radio)  Asesinado 29/05/65 a la 1:00 P. M. (Tropas Invasoras)

Delfín Polanco (carnicero)                  Asesinado en S. F. M. en desfile ONU

Rafael Cárdenas (chofer)                   Asesinado en S. F. M. en desfile ONU

Mercedes Greer (joven de 13 años)    Ases. En Julio Verne Esq. Bolívar S. D.

Pablo Rodríguez (combatiente)          Murió (no especifica) enterrado 30/05.

Combatiente conocido por ramoncito Murió (no especifica) enterrado 30/05.

Tomas Antonio Fernández (a) Cotes   Muerto caída cable en Santiago tiroteo.

Vinicio Gutiérrez Collado (policía)       Ases. Militares Alto Bandera discusión

Vicente Rodríguez (sacerdote cubano) Ases. Trompas Imbert en Cruche de Haina

José Mercedes Pimentel  (portuario)   (Trabajador de POASI caído sin fecha)

Jorge Martínez (portuario).

Antonio Astacio (Portuario).

José Olmeda (portuario)   Ídem.

Pedro Mena   (portuario)  Ídem.

Pedro Pérez                    (portuario)  Ídem.

Sabad Reyes                   (portuario)  Ídem.

Elvira Hernández (Asesinada por los invasores).

Javier Caravallo (niño de 10 años)      Ídem.

Sra. De Gilberto A. Pena (Él era del sindicato de choferes ASOCHOIN)

Manuel Germán del Villar (S. Ay. Bonao)

Joven desconocido (asesinados por tropas de Imbert).

Domingo L. Núñez Pineda (ex-militar) (Murió abatido intento Asalto cuartel Baitoa).

Perdomo Martínez (s/n)  Asesinado en Baitoa, Santiago.

Epifanio de la Rosa   Asesinado por ladridos de sus perros en entierro.

Pedro Cadena   Caído en combate batalla del Puente.

Arsenio Ortiz de Ferrand (combate.)   Fusilado en Azua 12/06/65.

Jean Pierre André de la Riviere (Combatiente)   Murió defendiendo los depósitos aduaneros (francés)

Freddy (combatiente)   Muerto en combate.

Cuqui Jiménez Domínguez (combate)   Murió combatiendo a los invasores

Francisco Antonio García (chofer)    Ases. Tropas Imbert cerca de Haras

Frank Díaz Vásquez (médico)  Vilmente asesinado por tropas extranjeras 15/06.

Jacques Viau (poeta haitiano combatiente)  Sepultado 21/06/65 (pertenecia al comando B-3)

Chofer no identificado (muerto)      Heridas de 45, apresado visitando familia

Nicasio Díaz (pulpero)    Tenia col. C/Seibo asesinado por denuncia.

Juan José (sacerdote  Scarboro)     Asesinado por la policía Monte Plata 22/6

Dr. Abraham Vargas Rosario          Murió en combate en San Francisco Mac.

Francisco Sosa Duarte                   Murió Combate en S. F. M. 25/06/65.

Capitán E. N. (no identificado)       Ídem

Sargento E. N. (no Identificado)    Ídem

Guido Espinal Polanco                   Ídem

José Carenado

Combatiente no identificado          Ídem

Fernando Martínez (varillero)        Murió cuando buscaban a su hermano

Franklin Delano Rosa Pichardo      Caído en combate en S. F. M. (Empleado Público y E.)

Rafael Antonio Vásquez Parece fue asesinado en Haras Nacionales

Félix Fernando Taveras                Idem

Yolanda Guzmán                         Idem

Luis Reyes Acosta (periodista)      Idem

Pasito Polanco  (asesinado)  Fusilado en S. F. M. por Capitán Perello S.

Chepe Sánchez (asesinado)  Idem.

Jimmy Méndez Vargas (asesinado)   Fusilado en S. F. M. 25/06 Capitán Perello.

José María Reyes (cadáver ident) Parece fue fusilado en Haras Nacionales.

Nelson Báez  (13 años) Asesinado por raso CEFA bar Margarito B. María A.

Dr. Manuel Antonio García Jumillas   Murió 07/13/65 después ametrallado CEFA

José Elpidio Mendoza (S. F. M.)    (Ahorcado por Capitán Perello ap. en Jamo L. V.

Fernando Ozuna  (15 años) Artefacto explosión causa su muerte E. Naco SD

Rafael Ozuna (6 años)        Idem

Modesta Vargas (16 años)  Esposa de Bolívar Atiles (asesinada)

Sergio Soler B. (ir. San juan)  Murió combate en la guerra (no esp. Nada.)

Amadeo de Jesús Conde Sturla   Murió en combate 18/07/65 (no esp. Nada.)

Luis Alsequiez (Prof. De escuela) Asesinado por policías vestido de civil Nagua.

Rafael Sánchez Bodre (carabina) Asesinado el día 05/07/65.

Cristóbal Cohen Portes  Comando Pedro Cadena Murió combatiendo

Baldemiro Castro  Asesinado después de apresado S.F.M. (En forma no especificada)

Zenón Núñez  Muerto tras ataque aéreo alevoso a Villa Altagracia.

Martha Rodríguez   Asesinado por CEFA balcón de Casa (esposa de un Constitucionalista)

Oscar Santana Núñez   Asesinado por lumpen en mercado de la Mella.

Teófilo Ortiz (a) Pata Blanca  Asesinado por Rolando Hacho (CEFA).

Celestino Román Domínguez     Cayó el 15 junio por las balas tropas invasoras.

Ilio Capocci (Instructor Ranas)   Murió accidentalmente cuando era relevado.

Rafael Ramírez (a) Mayito    Asesinado en el Cordón de Seguridad por Policía vestido de civil.

Santiago Medina E. (soldado Constitucionalista) Fue asesinado por un policía Duarte esq. Barahona.

Emilio Vargas  Asesinado por tropas invasoras sin esp. Lugar

Dr. Nelson Díaz Montaño  Asesinado en Villa Mella por la P.N.

José Joaquín Fusilado en S.F.M. (no especifica nada más)

Demetrio Ricart Asesinado por  bombas tropas invasoras S. D.

Fausto Bienvenido Paula  Asesinado en bombardeo de tropas invasoras.

Hipólito Sánchez Rivera   Muerto después arrestado por Const. (Era un torturador).

Ramón Ventura  Asesinado 12 de Julio, al parecer en S. F. M.

Mercedes Luisa Reyes Asesinada por tropas invasoras

Rafael Tomas Nicasio  Asesinado Monte Plata por de Imbert

Juan Céspedes Lara  Asesinado por tropas Invasoras.

Ramón Ramírez  Constitucionalista caído en lucha.

Sandra Delgado Asesinado por el síndico de SPM

 

 

Fueron fusilados, según Radio Santo Domingo Televisión, hubo un genocidio en la cárcel de La Victoria, lo cual aparece reseñado en el periódico Patria del día 16 de julio de 1965, pago. 4. Según la reseña se produjo el 13 de julio en la noche. En el mismo fueron fusilados: Lifino Pérez Frías, José Francisco Candelario, Víctor Manuel Cáceres Santiago, Francisco Pérez Hernández, Antonio Reynoso, Marcos Félix, Claudio Heriberto Santana Montalvo, Tirso Morales, Ramón Ferreira, E. Mera Gallardo, Porfirio A. Figueroa, Miguel Gumersindo, Enrique Pérez y Pérez, Víctor Manuel Pérez, Francisco Almánzar, Félix Gasón Víctor Manuel Ruiz. Todos ellos, según la emisión noticiosa, fueron sepultados en el “conuco” de la Penitenciaria Nacional de La Victoria.

Según el periódico Patria, en página 1 de su edición del 21 de julio de 1965, los cuatros constitucionalistas fusilados y enterrados en la residencia de Pedro González, viudo de Patria Mirabal (vilmente asesinada el 25 de noviembre de 1960), situada dicha residencia en las afueras de la ciudad de San Francisco de Macorís, se presumía eran: Sostenes Peña Jáquez, Rodrigo Lozada, Carlos José Gómez y Edmundo Díaz Moreno.

Se estimaba que en San Francisco de Macorís fueron 13 muertos del lado constitucionalista, todos después de apresados, 27 policías y soldados del bando contrario y entre 8 y 10 civiles de ningún bando. Aproximadamente 50 caído en la guerra, hasta el día 5 de julio, según la edición de Patria en su página 5. En Pimente cayeron: Nelson Duarte, Aníbal Mercedes, Fausto Rafael Pena (ex agente policial, todos ellos del lado constitucionalista, según Patria del 4 de julio de 1965, pág. 5.

Recrear la historia para que las jóvenes generaciones se edifiquen. Eventos importantes han sido realizados por Archivo General de la Nación, donde testigos que participaron el bando contrario al constitucionalista el sentimiento de culpa los ha hecho llorar.

Era toda una generación en donde primaba el desinterés. Se puede decir que la juventud estuvo marcada por valores como la solidaridad, el desinterés, la falta de hábitos que conducen al consumismo como pasa hoyen día. El afán de lucro de los representantes del capital, movidos por la hegemonía del capital financiero, ha propiciado la existencia de un modelo de reproducción del modo de producción capitalista basado en el consumismo, arrastrando este sobre todo a la joven generación, aunque a veces el consumo es simbólico (contemplación de imágenes en los medios) porque la distribución del ingreso no permite otra cosa. El individualismo invade a la joven generación en la época actual, orientando su energía a un consumismo alienante, aceptando y reproduciendo los jóvenes la entropía social que trae el capitalismo salvaje. Es por eso que Eduardo Galeano nos escribe la obra cuyo título es: Patas Arriba: La Escuela del Mundo al Revés. Lo que tenemos es una sociedad caótica, la cual reproduce la pobreza de amplios sectores, mientras el planeta se hunde con una crisis ecológica. Revertir esta situación implica acabar con la hegemonía del capital financiero en el mundo.

Ahora, es necesario referirnos a una parte de los muertos de abril, porque muchos de ellos no pudieron ser identificados, algunos desaparecieron sin que se volviera a saber de ellos jamás. Lo que si podemos estar seguro es que la mayoría de los constitucionalistas eran gentes muy buenas, por eso murieron. Es necesario tomen conciencia de esto porque una minoría a costa de grandes privilegio no tiene derecho a hacer colapsar al planeta y a la vida, lo cual es lo que va a ocurrir si no se levanta una fuerza social poderosa (en la mayoría de los países) contra la economía del despilfarro, contra el consumismo y la depredación de los recursos naturales, por una sociedad más igualitaria, con menos desigualdad social. Esa fuera deberá abarca una gran masa de jóvenes y mujeres para enfrentar el neoliberalismo y la hegemonía de capital financiero.

 

A continuación ofrece el autor las informaciones recogidas de algunos de los muertos en combate o asesinados con alevosía durante la Guerra de Abril, tomando de fuente el periódico Patria, las cuales en su mayoría incluye nombres o identidad, la fecha, la localidad donde se produjo el hecho y otras.  Veamos continuación.

Fueron fusilados, según Radio Santo Domingo Televisión, hubo un genocidio en la cárcel de La Victoria, lo cual aparece reseñado en el periódico Patria del día 16 de julio de 1965, pág. 4. Según la reseña se produjo el 13 de julio en la noche. En el mismo fueron fusilados: Lifino Pérez Frías, José Francisco Candelario, Víctor Manuel Cáceres Santiago, Francisco Pérez Hernández, Antonio Reynoso, Marcos Félix, Claudio Heriberto Santana Montalvo, Tirso Morales, Ramón Ferreira, E. Mera Gallardo, Porfirio A. Figueroa, Miguel Gumersindo, Enrique Pérez y Pérez, Víctor Manuel Pérez, Francisco Almánzar, Félix Gasón Víctor Manuel Ruiz. Todos ellos, según la emisión noticiosa, fueron sepultados en el “conuco” de la Penitenciaria Nacional de La Victoria.

Según el periódico Patria, en página 1 de su edición del 21 de julio de 1965, los cuatros constitucionalistas fusilados y enterrados en la residencia de Pedro González, viudo de Patria Mirabal (vilmente asesinada el 25 de noviembre de 1960), situada dicha residencia en las afueras de la ciudad de San Francisco de Macorís, se presumía eran: Sostenes Pena Jáquez, pipe Rodrigo Lozada, Carlos José Gómez y Edmundo Díaz Moreno.

Se estimaba que en San Francisco de Macorís fueron 13 muertos del lado constitucionalista, todos después de apresados, 27 policías y soldados del bando contrario y entre 8 y 10 civiles de ningún bando. Aproximadamente 50 caído en la guerra, hasta el día 5 de julio, según la edición de Patria en su página 5. En Pimente cayeron: Nelson Duarte, Aníbal Mercedes, Fausto Rafael Pena (ex agente policial, todos ellos del lado constitucionalista, según Patria del 4 de julio de 1965, pág. 5.

Recrear la historia para que las jóvenes generaciones se edifiquen. Eventos importantes han sido realizados por Archivo General de la Nación, donde testigos que participaron el bando contrario al constitucionalista el sentimiento de culpa los ha hecho llorar.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar