El abogado de derechos humanos Xie Yang elude la prisión tras su juicio

Por EFE martes 26 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, PEKÍN.- El abogado chino Xie Yang, quien a principios de este año dijo haber sufrido torturas durante su detención, fue declarado hoy culpable de “subversión” -un delito frecuentemente atribuido a activistas y disidentes en China- aunque los tribunales optaron por no dictar una pena de prisión.

Xie “difamó el actual sistema político chino e incitó a la subversión del poder estatal”, señaló el dictamen judicial del Tribunal Popular Intermedio de Changsha (sur), que optó por no castigar penalmente al letrado alegando que éste no causó “daños sociales” y se declaró culpable en el proceso.

El abogado de 45 años, uno de los muchos que desde 2015 han sido víctimas de la campaña gubernamental contra bufetes que defienden casos de derechos humanos, señaló hoy que no apelará la sentencia.

Ésta se dicta en el mismo día en el que otra célebre víctima de esta ofensiva estatal, el activista y bloguero Wu Gan, fue condenado a ocho años de prisión también por el delito de subversión, una de las sentencias más duras de la campaña contra abogados de derechos humanos y personas de su entorno.

Wu, juzgado en un proceso separado en un tribunal de Tianjin (norte del país) se había negado a declararse culpable.

La vista del juicio contra Xie fue celebrada el 8 de mayo, y dos días después fue liberado bajo fianza a la espera del veredicto.

En aquella vista Xie aseguró que las presuntas torturas que recibió durante su detención fueron meros “rumores”, aunque él mismo avisó antes de que comenzara el proceso contra él que de ser detenido probablemente sería forzado a aceptar ciertos cargos a cuenta de una reducción de la pena.

Xie y otros cientos de abogados y activistas fueron detenidos en el verano de 2015 en la conocida como “campaña 709” contra este colectivo, que según grupos de derechos humanos y miembros de la comunidad internacional es un recurso del régimen comunista para eliminar toda voz crítica con el autoritario gobierno.

El abogado, miembro del bufete Gangwei en la provincia de Hunan, fue defensor de activistas como Xue Mingkai, detenido en 2011 durante la campaña de las autoridades para evitar que los movimientos democráticos de la llamada Primavera Árabe se contagiaran a China.

También representó a Zhang Baocheng, miembro del movimiento Nuevos Ciudadanos, así como a activistas detenidos en China por su relación con la Revolución de los Paraguas vivida en Hong Kong hace tres años.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar