Abinader, sus verjas y el Papa Francisco

Por Ramón Antonio Veras miércoles 3 de marzo, 2021

Introducción

1.- La ideología es la que guía los actos que ejecuta una persona física; ella viene a ser, en la práctica, la que manda a hacer al individuo lo que cree debe hacer o no hacer. Ella  es la doctrina, el conjunto de las ideas, el ideario de cada quien.

2.- El presidente Luis Abinader, desde el punto de vista clasista, se identifica con la ideología  del sistema capitalista desarrollado o subdesarrollado, la democracia representativa  y, dentro del cristianismo, con el catolicismo,  hoy orientado por su Santidad, el Papa Francisco.

I.- El presidente Abinader, y la inmigración haitiana

 3.- La presencia de nacionales haitianos trabajando en nuestro país como inmigrantes, tiene una explicación social, económica y política, resultante del desarrollo desigual de Haití y la República Dominicana. El haitiano no está aquí por un querer venir a trabajar, sino porque para subsistir, vendiendo su fuerza de trabajo, no encuentra mercado en su lar nativo, por lo que llega  allí donde le es posible ganarse el pan para sí y enviarle algo a sus familiares

4.- La inmigración tiene, no solo componentes laborales y económicos, sino también humanitarios que,  aunque no están a simple vista, no pueden ser  ignorados. El drama de los inmigrantes no es invisible.

5.- El fenómeno migratorio no se elimina, ni se detiene con métodos violentos, acciones legales,  o las más variadas medidas coercitivas. Los problemas de naturaleza social tienen solución  en los marcos de políticas sociales tomadas desde las alturas del poder del Estado.

II.- El Presidente Abinader y sus verjas

6.- En el curso de la alocución  pronunciada por Luis Abinader, el pasado 27 de febrero, anunció la construcción de varias obras, entre ellas una verja  perimetral para impedir, fundamentalmente, la inmigración ilegal haitiana.

7.- La urgencia que genera la miseria, el hambre y todas clases de penurias, no tienen límites ni distancia geográfica. Poco importa la vigilancia o altura de un obstáculo, porque  pesa más el estar hambriento; la falta de techo; la desnudez y las más diversas precariedades que padecen los inmigrantes haitianos y sus familiares.

8.- Llama la atención que Luis Abinader, devoto del cristianismo; fervoroso y practicante católico;  permanente seguidor de Cristo y notorio piadoso, no siga la orientación del Santo Padre, el Papa Francisco, quien se ha pronunciado a favor de los inmigrantes, como cuando dice: “estamos llamados a reconocer en sus rostros el  rostro de Cristo, hambriento, sediento, desnudo, enfermo,  forastero y encarcelado, que nos interpela. Si lo reconocemos, seremos  nosotros quienes le agradecemos  el haberlo conocido y servido”.

9.- Se advierte incoherencia ideológica  de parte  del Presidente Abinader, porque manifiesta contradicción  entre  la línea del cristianismo católico expresada   por el Papa Francisco, que hoy lleva la voz  firme contra la edificación de los muros, porque los considera fuera de todo sentir solidario, humano y cristiano.

10.-  El Papa Francisco, hoy cabeza de la iglesia católica, se ha manifestado con respecto a la construcción de muros ante el fenómeno migratorio,  señalando que: «la tentación de hacer una cultura de muros, de levantar muros, muros en el corazón, muros en la tierra para evitar este encuentro con otras culturas, con otras personas. Y cualquiera que levante un muro, quien construya un muro, terminará siendo un esclavo dentro de los muros que ha construido, sin horizontes. Porque le falta esta alteridad”.

11.- Siguiendo con el tema de los inmigrantes, que muy bien cuadra en el caso de los haitianos en nuestro país,  lo dicho por el  Papa Francisco: “Cuando hablamos de migrantes y desplazados, nos limitamos con demasiada frecuencia a números. ¡Pero no son números, sino personas! Si las encontramos, podremos conocerlas. Y si conocemos sus historias, lograremos comprender. Podremos comprender, por ejemplo, que la precariedad que hemos experimentado con sufrimiento, a causa de la pandemia, es un elemento constante en la vida de los desplazados”.

III.-  Tres observaciones al Presidente

 a.-) De cualquier forma que se quiera identificar, verjas, muros o vallas,  para los fines da lo mismo, pero no debemos olvidar que de los muros que hay construidos en el mundo, para frustrar la inmigración,  ninguno ha cumplido los objetivos para los cuales fueron  edificados. Solamente han servido para dividir familias y llevar sufrimientos a millones de seres humanos.

b.-) Señor Presidente, no haga caso a los que solamente aspiran, con la construcción de las verjas, a ganarse unos cuantos dólares, que bien pueden servir para comenzar proyectos agrícolas en la zona fronteriza.

c).- Por último, Señor Presidente, es de su conocimiento que los proyectos agrícolas en la frontera dominico-haitiana pueden dar solución a problemas laborales, de exportación y alimentación, como se ha logrado con la finca modelo de aguacates, propiedad de su amigo Manuel Castillo Pimentel, quien muy bien sabe poner a  parir las rocas, como lo hizo en el lejano Calimete.

Por: Ramón Antonio Veras

Comenta