Abinader respalda continúe construcción Punta Catalina; responde a discurso de Medina

Por Carlos Luis Baron Miércoles 1 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El excandidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, anunció su apoyo para que continúe la construcción de las plantas a carbón de Punta Catalina, aunque insistió en que el proceso de licitación estuvo "plagado de vicios y cuestionamientos.

El dirigente perremeísta ofreció sus declaraciones en medio de una conferencia de prensa en la que analizó el discurso que pronunció el presidente Danilo Medina, el pasado 27 de febrero.

"El proceso de licitación y contratación de Punta Catalina estuvo plagado de vicios y cuestionamientos; sin embargo somos un país pobre que no puede darse el lujo de tirar por la borda esa inversión", reconoció Abinader.

Admitió asimismo que la mayoría de los dominicanos está de acuerdo con que se amplíe la capacidad de generación eléctrica y que se haga con tecnología de bajo costo y de mínimo impacto ambiental.

Sin embargo, cuestionó que el presidente Medina y sus funcionarios, en lugar de exigir la aplicación de sanciones por soborno y sobrevaluación a la empresa Odebrecht, "están actuando como radicales defensores" de la empresa.

Abinader consideró que el mandatario evadió o "no ofreció respuestas francas y sinceras" ante las principales expectativas que tenían los dominicanos sobre su discurso de rendición de cuentas.

" Danilo dejó sin respuesta el principal problema del país… el imperio de la corrupción", proclamó en compañía de varios dirigentes del PRM, entre ellos su exjefe de la pasada campaña presidencial, Roberto Furcal, la diputada Josefa Castillo y el también diputado José "Bertico" Santana.

Deplora pobreza y falta de empleo

Abinader subrayó que el presidente insiste en que su gobierno sacó a más de un millón de personas de la pobreza, el 10% de la población, lo cual es imposible, sin disminuir el desempleo más que en alrededor de un 1% .

Aceptemos que, como dijo el Presidente, hayan sido creados 453 mil empleos en 4 años; pero ocurre que en el mismo período entraron al mercado laboral 449 mil dominicanos. En realidad, el desempleo apenas se redujo en 4,141 personas. Vaya logro!

Si la economía fue capaz de emplear apenas a los que entraron al mercado de trabajo, ¿cómo puede hablarse de una reducción de la pobreza de un millón de personas?

Si el salario mínimo de las empresas grandes no logra cubrir la canasta familiar del 20% más pobre, ¿cómo es posible que un millón de personas haya salido de la pobreza?

Definió como lamentable que en su discurso de dos horas y diez minutos, el presidente Medina no se refiriera al delicado tema del endeudamiento público.

Ve deuda pública es alarmante

Al 31 de enero de 2017, la deuda pública consolidada del gobierno dominicano fue de US$35 mil millones. De esa suma, la administración de Medina es responsable de más de US$10 mil millones, casi la tercera parte de toda la deuda acumulada desde el 1940 para acá.

Cada mes, se está agregando US$ 209 millones netos a esa deuda. Si proyectamos ese ritmo para los próximos 42 meses terminará con una deuda de casi US$9 mil millones adicionales, para un total de deuda neta de US$44 mil millones.

Una buena cantidad de esa deuda se habrá consumido en gasto corriente, en hoteles y restaurantes, en viajes, en sobornos y, en general en despilfarro y en pago de intereses. Esa deuda se ha gastado en los sobornos de Odebrecht, en los Tucano, en Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), en comprar reformas constitucionales, sobrevaluaciones, imposición de candidatos y otras cosas.

De seguir en esa trayectoria, la economía dominicana se encamina a un ajuste que deteriorará gravemente la calidad de vida de la gente. Ese mal derrotero hay que pararlo.

Permítanme enfatizar una idea en la que he insistido: La delincuencia y la criminalidad son generados por la exclusión, la marginalidad, la falta de oportunidades y la desesperanza.

Es asombroso constatar que el Presidente Medina en su discurso apenas se refiriera marginalmente a la violencia que hoy constituye el miedo de los ciudadanos y ciudadanas de a pie, que diariamente se tienen que exponer a la amenaza de los delincuentes. Lo único que hizo fue referirse al insuficiente aumento a algunas categorías de las fuerzas policiales.

La ausencia de una estrategia responsable sobre la inseguridad ciudadana habla claramente: se trata del fracaso de una política, se trata de incapacidad gubernamental para enfrentar con eficacia lo que todas las encuestas indican que constituye la mayor preocupación del pueblo.

Abinader también cuestionó con cifras del propio gobierno los alegados éxitos del gobierno en materia de salud y educación de calidad en los cuales ha disminuido, en vez de aumentar la inversión estatal.

Expuso que para acabar con el robo masivo de los dineros del Estado, así como con el imperio de la impunidad y la injusticia, la vía principal es y será la lucha ciudadana, la manifestación pacífica abierta, por los medios, las redes sociales, y en todas las formas cívicas, pero firmes de manifestación de la indignación que embarga a la ciudadanía.

Abinader estuvo acompañado Roberto Fulcar, presidente en funciones del PRM, el economista Miguel Ceará Hatton, secretario de políticas públicas, los miembros de la Dirección Ejecutiva Luis Delgado, Antonio Almonte, Rafael Santos, Luis Valdez, Eduardo Sanz, Lourdes Herrera, Eilyn Beltrán, Andrés Astacio, y los diputados Josefa Castillo, Alexis Jiménez, José Santana y Franklin Romero, además los Abogados Antoliano Peralta y Luis Soto, entre otros.

POR SAMUEL GUZMÁN