Abinader extiende condolencias por muerte del economista Lucas Vicens Bello

Por El Nuevo Diario domingo 25 de octubre, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – El presidente Luis Abinader extendió sus condolencias a la familia del economista Lucas Vicens Bello, quien falleció este domingo a causa del coronavirus.

“Falleció un gran dominicano, mi profesor de Historia del Pensamiento Económico Lucas Vicens Bello. Nos enseñó mucho más que economía, nos enseñó filosofía de la vida, amar a nuestra Patria y ser mejores ciudadanos. Pésame a su distinguida familia”, expresó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Vicens Bello murió a la edad de 66 años, a consecuencia del coronavirus, según informó este domingo el politólogo Daniel Pou.

A través de su cuenta de Twitter, Pou publicó “me acaba de llegar la lacerante noticia de que esta mañana la pandemia del COVID-19 nos arrancó la vida de nuestro entrañable amigo Lucas Vicens Bello. Economista de altos vuelos y un ser humano de singular sensibilidad”.

 

Al momento de su deceso Vicens Bello estaba casado con la señora Aida Consuelo Hernández Bonnelly. Le sobreviven sus hermanos Margarita, Lorenzo, Carmen, Melba, Marisol y Juan Bautista Vicens Bello, y su única hija Laura Vicens Pou.

En los inicios del periódico El Nuevo Diario, el profesional dirigiría la sección Económica y tenía un programa llamado Eco Mundo.

Vicens Bello estudio en Colegio Loyola, donde fue un estudiante brillante y egresó de la Escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

El sociólogo José Oviedo, al lamentar su muerte dijo que Lucas era uno de los mejores economistas dominicanos.

Fue fundador de varios movimientos de izquierda y profesor del Instituto Tecnológico de Santo Domingo.

Además fue columnista de varios periódicos nacionales y autor de varios libros y en el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Hasta el momento se desconocen destalles sobre las honras fúnebres de Vicens Bello. Este medio se une al dolor que en este momento embarga a su familia por su irreparable pérdida.  ¡Paz a sus restos!