Abinader afirma Revolución Abril de 1965 es lección de respeto al estado de derecho

Por El Nuevo Diario lunes 24 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) en las pasadas elecciones, Luis Abinader, afirmó hoy que la principal lección que dejan al pueblo dominicano la guerra cívica y la intervención militar de abril de 1965, es que debemos cuidar el estado de derecho, que ve erosionado por el irrespeto a la Constitución y las leyes por parte del actual gobierno.

En un mensaje colgado en su página de Facebook, Abinader afirma que la mejor forma de evitar traumas como los de la guerra y la intervención militar es evitar que, como ocurre en la actualidad, los gobernantes manejen el estado como un bien de su propiedad. A continuación el texto completo del mensaje:

A 52 años del 24 de abril de 1965

La interrupción del proceso democrático perpetrada con la destitución del gobierno de Juan Bosch en 1963, condujo a la guerra civil de abril de 1965 y a la ocupación militar norteamericana, dejando grandes traumas en la unidad y la dignidad nacionales.

Esos hechos aleccionan sobre la necesidad de que los dominicanos nos cuidemos de asegurar la continuidad del estado de derecho, hoy erosionado por el irrespeto del partido de gobierno a la Constitución y las leyes.

Respetar la Constitución y las leyes, que sirven de marco a la vigencia de los derechos democráticos, impulsarán a su vez derechos sociales que garanticen bienestar y calidad de vida a la mayoría del pueblo, que hoy no disfrutan.

Respetar el estado de derecho nos evitaría pasar por la vergüenza de casos como el de Odebrecht, último de una serie de escándalos de corrupción e impunidad, imponiendo a los políticos inescrupulosos el freno de un poder judicial que los encerraría tras las rejas, de manera ejemplar.

Pero la concentración del poder en un solo hombre, en una sola institución política, como ocurre en la actualidad, conduce a lo que vemos: la corporación peledeísta no sólo hace lo indecible para salvar a Odebrecht y salvarse ella, sino que en el camino amenaza con destruir lo poco que queda del Estado democrático.

Al recordar la gesta histórica del 1965 los dominicanos debemos oponernos con todas las fuerzas a que el Estado sea manejado como un bien privado, lo que empuja conflictos como los que condujeron a la aleccionadora guerra civil de 1965 y sobre todo a la bochornosa intervención extranjera que mancilló nuestra soberanía.