A los jóvenes; en Singapur les hubieran dado una pela con una vara

Por Humberto Salazar Miércoles 10 de Mayo, 2017

Singapur es el mejor ejemplo de un país capaz de hacer el transito de vivir en la pobreza extrema y la desesperanza, a ser uno de los tres países mas ricos del mundo en solo 50 años.Para dar una idea de el progreso de esta ciudad estado del sudeste de Asia solo hay que conocer que a la fecha de su fundación en 1965 tenía un ingreso percápita de 500 dólares y hoy en día este asciende a 57,000 dólares por habitante.

Pero no solo eso, Singapur es el país del Asia donde hay mayor cantidad de millonarios, se dice que 9 de cada 100 singapurenses poseen mas de 1 millón de dólares, y también es el lugar donde se encuentran las mejores escuelas y universidades de esa región del mundo, cuando se evalúan los estudiantes de este país usando el índice PISA siempre están en el primer lugar en el mundo.

Ahora, Singapur no es exactamente el paraíso donde este bienestar económico se consigue sin reglas, sin leyes y en medio de la anarquía, existen en ese país leyes que limitan severamente la libertad de usted hacer o decir lo que le de la gana sin pensar que los demás tienen derecho a defenderse.

Difamar a un funcionario público es un delito gravísimo en su código penal, y dentro de sus leyes esta establecido el azote con varas, es decir las famosas ¨pelas¨ que sufría muestra generación cuando pequeños y que por lo menos nos hizo un poco mas respetuosos de las leyes y nos infundió temor a los castigos.

Ni nos imaginamos lo que hubiera ocurrido en Singapur, si un grupo de jovencitos, que usados por grupos políticos radicales, se hubieran atrevido a presentarse y ocupar en forma violenta una oficina pública como el Ministerio de Justicia de ese país, utilizando palabras que acusadoras sin ningún tipo de pruebas en contra de quienes han dirigido esa nación.

Decía el Presidente de esta República Dominicana Joaquín Balaguer, que la libertad necesita del orden para poder sobrevivir, que el orden era como el oxigeno para la libertad porque para el libertad en medio del desorden no era mas que un libertinaje que no lleva a los países a ningún lado, y hablamos de una persona a quien muchos acusan de autoritario, pero que sin su presencia en la política contemporánea post-Trujillo es posible que fuéramos otros estado fallido como lo es nuestro vecino Haití.

¿Como es posible que jovencitos sin ningún tipo de derecho a hacerlo, ocupen una oficina que debe ser sagrada como la de la Procuraduría General de la República, acusen a quienes les de la gana, sean acompañados por un grupo de agitadores del FALPO y el minúsculo partido Alianza País, y no pase absolutamente nada?

En la República Dominicana en algunos aspectos de nuestra vida institucional, pareciera que estamos cayendo en la trampa del chantaje de algunos medios de comunicación dedicados a complacer intereses ocultos, y los grupos que históricamente han participado en todo tipo de delitos relacionados con la ruptura del orden público y el desorden en los barrios de algunas ciudades del interior del país.

¿Qué hubiera pasado en Singapur y de ahí su desarrollo económico sin igual?

Este país es el resultado de la visión de un hombre, Lee Kwan Yew, quien gobernó Singapur durante 31 años, desde su independencia, quien decidió llevar a los habitantes de su país a llevar una vida decente y a competir a través de la excelencia de sus escuelas y universidades no importando que alguien lo llamara autoritario, el peso de la ley le cae a todo el mundo que viola las reglas, hoy en día los singapurenses son los mas educados de todo el este de Asia.

Para dar una idea de lo que muchos consideran un extremismo, en Singapur está prohibido mascar chicle, porque la ley que hizo aprobar el gobierno plantea que esta es una costumbre antihigiénica, es mala para la salud dental y ensucia las ciudades cuando se tira a las aceras o las calles, si usted es atrapado intentado contrabandear chicles a ese país, será multado con 100 mil dólares mínimo, y si lo encuentran tirando un chicle a la calle el pago será de 700 dólares y podría ir a la cárcel.

La sociedad que quería construir Lew Kwan Yew era una utopia en 1965 cuando se independizó el territorio de la Federación Malaya porque los expulsaron, el país de sus sueños era aquel donde todos fueran ricos, tuvieran una excelente educación, respetara la diversidad de los 5 grupos étnicos que conviven en sus 700 kilómetros cuadrados y fueran castigados severamente cualquier tipo de delito.

Si alguien preguntara por la libertad de prensa en Singapur muchos dirían que esta no existe, que lo que hay es una censura de los medios porque estos, aunque son de propiedad privada, sus contenidos son regulados por el gobierno y hay una fuerte censura a las acusaciones sin pruebas, señalamientos sin sentido y por supuesto si usted se atreve a acusar a alguien de haber cometido un delito y lo escribe en un medio o lo dice en un la televisión deberá probarlo en un tribunal so pena de ser castigado con fuertes multas.

Existen leyes que regulan lo que se publica en los medios, incluso los electrónicos y las llamadas redes sociales, en el caso de la prensa escrita, todos los periódicos necesitan para ser publicados de una licencia del gobierno, que puede ser retirada en el momento que este lo considere adecuado.

Solo dos empresas, Singapore Press Holding Limited (SPH) y Media Corp, tienen licencia para operar todos los periódicos, canales de televisión, cadenas de radio y canales de cable que hay en Singapur, pero los nombramientos de los directores de los periódicos y medios hay que someterlos a la opinión del gobierno.

El gobierno por su parte puede limitar la circulación de publicaciones extranjeras que sean consideradas que interfieren en la vida política o los valores del país, e incluso los ciudadanos, incluyendo los funcionarios públicos, pueden demandar a estos medios, las revistas Time y Newsweek y las cadenas norteamericanas Bloomberg y CNN han sido condenadas al pago de fuertes multas por dar informaciones que no han podido probar en los tribunales.

Se penaliza también cualquier acto, publicación o expresión que incite a la desafección del gobierno, se pueden criticar las políticas pero no a los funcionarios por su nombre, y sobretodo se castiga severamente a cualquiera que incite al odio entre los ciudadanos o que cree un ambiente hostil entre las diferentes razas, religiones y clases sociales.

Esta ley se aplicó por primera vez en el año 2005 en contra de dos hombres que hicieron comentarios racistas en internet, hay que pensar que allí conviven europeos, malayos, chinos, indios y hasta japoneses, de diferentes religiones e idiomas, aunque se obligó desde la independencia a que toda la educación fuera en inglés, que al final se ha convertido en el idioma oficial del país.

Pero también existe una ley en contra de la difamación y la calumnia que es usada en contra de todo aquel que acuse sin pruebas a un ciudadano, sobretodo la utilizan los funcionarios públicos si se sientes ofendidos en su honor y reputación por una publicación de cualquier Indole, sea en una red social o un medio escrito, radial o televisado por otro ciudadano.

Allí si usted acusa debe probarlo en un tribunal, si usted tiene la boca para hablar lo que quiere y señalar a quien quiera, se verá de frente con la persona a quien y si no tiene pruebas que soporten sus palabras, usted será castigado con penas de cárcel o multas millonarias, es por esto que todos se cuidan de acusar gratuitamente a sus conciudadanos.

¿Es todo esto muy restrictivo y constituye un atropello a la libertad de expresión? en el sentido en que interpretamos esta libertad en nuestros países podría ser, vivimos en un área del mundo donde poseer un medio le permite a quien lo maneja construir intrigas, acusar sin pruebas y cada día señalar a otros solamente por la furia ciclónica que invade a algunos cuando pierden una elección.

En la República Dominicana lo vivimos cada día, es posible que alabemos la libertad de decir lo que nos venga en ganas que tenemos y de la que disfrutamos, solo que cuando nos comparamos con Singapur, un país mas pequeño que el nuestro, que tenía como nosotros en 1965 alrededor de 2 millones de habitantes y un ingreso per-capita de 500 dólares, hoy en día ellos han multiplicado esa riqueza mas de mil veces (57,000 dólares) y nosotros nos hemos quedado con un ingreso de poco mas de 6 mil dólares por habitante.

Solo que si hubiera sucedido en Singapur algo como lo que protagonizaron un grupito de tontitos útiles de los grupos de revoltosos de acusan y dicen sin llevar pruebas a un tribunal, esos niñitos ya estuvieran recibiendo las ¨pelas¨ que están prescritas con varas en el código penal de ese país, y es que al final no se puede tener de todo siempre son necesarios algunos tipos de sacrificio.