A las autoridades UASD: Lo que va es enfrentar pandemia

Por Francisco Rafael Guzmán jueves 13 de agosto, 2020

Todavía las autoridades de la Primada de América están a tiempo de colocarse del lado de la razón, según entiende el autor, ya que según  el punto de vista de quien escribe este artículo, las consecuencias pueden ser muy funestas para la UASD si se comienza en los próximos días un semestre no presencial. Quisiera el autor equivocarse en el caso de las máximas autoridades no escuchar sus sugerencias, que no ocurriera lo peor que no se dé una gran estampida de estudiantes y venga una nueva campaña mediática contra ellas (las autoridades) y la Primada de América. Esa campaña mediática no cree el autor que pueda hacer colapsar a la UASD, con el escenario de la pandemia ambiente en contra  de la educación superior subvencionada por el Estado -pese a la crisis económica que ella ha provocado- quedaría descartado.

Es cierto que la fortuna de los Abinader  se hizo con la educación superior privada,  pero si el  presidente electo intentara hacer colapsar a la universidad del Estado debe buscarse su maleta de viaje y debe irse, porque para dirigir un Estado no estaría apto. Ahora bien, a la campaña mediática no debe temerse por riesgo de un colapso, porque no parece esto se pueda producir, pero si debe mover a preocupación la pérdida de prestigio de la academia. Los adversarios y enemigos de la universidad más antigua de América, tanto de la sociedad política como de la sociedad civil,  lo que pueden buscar es desprestigiarla mediante la campaña mediática, lo que sería volver a un circulo vicioso que ya existía por décadas y terminó  hace dos años, porque la actual gestión la recuperó en alto por ciento.

Ahora bien, tiene que tener cuidado porque sin la mesura y la razón se puede producir un retorno a ese pasado reciente, gobernar o dirigir una UASD sin prestigio y sin armonía puede ser muy indecoroso para los uasdianos y para amplios sectores del país. Solo para Danilo Medina y un grupito  cercano a él durante su gestión de ocho (8) años que ya termina la Universidad Autónoma de Santo Domingo no valía o no vale la pena, porque piensan y defienden intereses espurios, aun después del cambio que se ha comenzado a dar en los últimos dos años. La historia deberá juzgarlos a ellos y a cualesquiera otros que quieran emularlos.

Ahora que tenemos la pandemia y que la COVID-19 es una amenaza contra la vida de los dominicanos, la UASD debe no ser el émulo del gobierno que no ha sabido ver en ella la que representa al Estado como entidad de estudios superiores, por el contrario  debe la Universidad encarar la crisis como lo que es: Una crisis sanitaria mundial que amenaza la vida humana, con lo que no se puede jugar.

Lo que va ahora no es la apertura del semestre con clases no presenciales, lo que va ahora es la investigación para atacar al virus de la pandemia, aplicando los métodos clínicos y epidemiológicos, captando el movimiento del virus en la biología de cada paciente y la trasmisión o contagios de unos pacientes a otros, procurando detectar la vacuna preventiva que evite la entrada del virus activo a la sangre de los pacientes y elaborar los antídotos para curarlo, en los pacientes que ya se han contagiado. Investigar como producir los medicamentos para atacar al virus y procurar el bienestar en salud de los dominicanos, los latinoamericanos y demás ciudadanos del mundo, pero pensando no tanto en los beneficios comerciales de los medicamentos, ver estos como valores de uso más que como valores de cambio.

Entrenar a los profesores en la tecnología virtual, para dentro  de dos o tres meses -si hay la necesidad y condiciones- dar las clases virtuales. Ahora la Universidad debe tratar de responder como cultivadora del saber científico, responder como forjadora de este producto de investigaciones en que se aplica el método científico, como lo demostró con la investigación de la planta de la flora nativa que tiene una molécula con la que se pueden curar varios tipos de los canceres más importantes. Téngase por seguro o casi seguro que si se inicia el semestre en breve, en un plazo menor de dos o tres meses, va a haber una merma en la matrícula estudiantil de la UASD.  Algunos profesores me han confesado que se les retiraron o ausentaron entre un 70 y 80 por ciento de los estudiantes de sus secciones, el semestre pasado. Me han dicho algunos que fue desde celulares que la mayoría de sus estudiantes les enviaban o reportaban los trabajos y además me han confesado que no se sienten motivados (profesores), para dar las clases en esas condiciones.

Lo más probable es que esa estampida de estudiantes se dé en una gran proporción y venga una campaña mediática contra la UASD, lo que debe evitarse, porque no debe volver a verse colocada en donde la colocaron tan inicuamente, hasta hace dos años atrás. Este no es el momento de apresurarse a tener clases  no presenciales cubriendo toda la demanda, cuando ni la Universidad con una población estudiantil tan alta puede dar todas las clases virtuales, pero además hay materias y/o prácticas que no se pueden impartir virtualmente. También una buena parte del personal docente no está entrenado para clases virtuales. Las autoridades deben pensar en la pandemia; los investigadores que investigan fuentes de la  comunicación escrita, al hacer análisis de contenido cuantifican cuantas veces se repite una palabra clave o un concepto en un texto de la comunicación escrita, porque eso importa. Ahora lo que importa en el discurso es la pandemia, investigar, el COVID-19, el Coronavirus, vacuna preventiva y antídoto para curar el virus. Esos son los conceptos que deben pasar mucho por la cabeza de los académicos de la UASD, porque lo relevante es la solución de la crisis  sanitaria, coherente con ello, deben entender las autoridades de la Academia -especialmente La Rectora- el rol protagónico que deben jugar  las facultades de Ciencias de la Salud y de Ciencias.

Investigar ahora el virus para tratar de dar solución a los problemas que  genera  la pandemia y entrenar muy bien a los profesores en la tecnología virtual, para comenzar el semestre más tarde. Nada hacemos en beneficio del estudiante con tanta premura por el inicio del semestre, en medio de esta crisis sanitaria. Hace pocas semanas, Vietnam era casi el único país que no tenía ni un solo caso de COVID-19 y ya registra cerca de mil contagiados y decenas de muertos, porque no pudo controlar tanto su frontera, pero aquí tenemos ya más de 1,300 muertos y más de 80,000 contagiados, resultado del descuido del Estado y los partidos  electoreros de la oposición. La UASD debe investigar a través de las facultades de Ciencias de la Salud y Ciencias, para frenar al COVID-19 y dar el ejemplo al Estado de lo ella representa el.

Por Francisco Rafael Guzman F.

 

Comenta