A cinco días de las elecciones municipales en RD

Por Edgar Marcano miércoles 12 de febrero, 2020

Estas elecciones municipales, constituyen una novedad y son la sensación del momento, superando el furor de la pelota, los festivales, los carnavales, las celebraciones y solemnidades y hasta al pavor del coronavirus.

Obispos protestan contra el bazar de liquidaciones, especiales y baratillos del gobierno, el presidente del senado explota en su subconsciente leonelista, lamentando su partida.

Encuestas y percepciones tienden a reconfigurar el panorama político, unos 120 observadores vienen de ultramar, parece que los “votos electrónicos” se van a contar, transfuguismos y otros entuertos inconstitucionales pendientes o estado de falla en el TC, se exaltan las anacrónicas “visitas sorpresas” al gran Santo Domingo, principal plaza política, mientras al clamor de los dominicanos expuestos en china se les hace el caso omiso, el hartazgo campea por sus fueros y la preferencia popular es evidente.

Decretos y resoluciones inconstitucionales conspiran contra las reservas naturales y el turismo, Leonel insurrecto, alzado en armas, muy envidioso, sabe que no va al poder y gestiona que el PLD tampoco vaya, agita y critica en forma impenitente, ese leviatán ignora que su rebelión es un boomerang para nuestra democracia liberal y nuestro luminoso ciclo de Danilo, osando cuestionar el voto electrónico, desafiando el informe IFES, reniega su carácter de auditoría y certificación, alegan la ausencia de transparencia, cadena de custodia, tildan de “carabelita” al programa, insinuando probable chanchullo.

Señores véanse en el espejo de Peña, Jacobo Y Jorge Blanco, no viertan una pasta de jabón a nuestro ilustre ciclo, de consumarse la tendencia al cambio, háganlo con prudencia, dejen su soberbia mediática, dejen la prensa libre tranquila, no se burlen del sentido común, dejen sus ruidos que el dominicano de a pie sabe deslindar las señales, prepárense qué de haber cabio, no esperen indulgencia en la derrota.

De hecho, los concursos actuales para elegir fiscales, PEPCA inclusive, presagian la tendencia al cambio de las elecciones inminentes y hay que curarse en salud, pero como el leviatán perdió su cetro de oro y su corona, desde ya celebra su triunfo porque está feliz de intentar debilitar al fructífero y glorioso PLD, esperando que gane menos gobiernos municipales y apostando a que pierda las elecciones presidenciales y congresuales.

¡Que extraños son estos divisores del partido, felones a nuestra democracia liberal y traidores al luminoso ciclo de Danilo!

Por Edgar Marcano

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar