A 176 años de la “independencia”, la invasión es una situación de hecho

Por Edgar Marcano jueves 27 de febrero, 2020

Ignoramos cuantos invasores haitianos tenemos, pasan del millón, pero a nadie le importa, mucho menos a nuestros egocéntricos líderes políticos, patriotas para nada, salvo los Vincho, el clero y el alcalde de Santiago, más nadie se hace eco de la alta peligrosidad de la excesiva, nutrida y masiva presencia haitiana.

nuestra frontera anda mangas por hombros, los haitianos redundantes vagan depredando a toda máquina nuestros recursos, ciertamente la economía los necesita, pero no a tantos, ni tan descontrolados, nuestras cegatas autoridades se hacen las pendejas y son muy irresponsables al no regularlos, la estrella de la trinitaria ha sucumbido, ha sido apagada, ¿Por qué no auditar a la actual invasión haitiana?.

 Ellos nos contagian sus enfermedades y miserias, deslucen nuestras ciudades, pululan vagando y mendigando, ahora son tantos que constituyen mayoría en nuestras favelas y cordones de miseria, ¿Por qué tenemos que convivir con el grajo y el vudú?.

 En República Dominicana los haitianos sobran, pero a nuestra babosa y gavillera canalla gubernativa, sus lacayos y bocinas, sumidos en el laberinto de su inmediatez, no dan relevancia a la peligrosa presencia masiva de quienes otrora fueran nuestros verdugos, ¡Mirémonos en el espejo de Palestina¡, hasta hace poco nuestros esbirros perseguían ideas y veían comunistas hasta en la sopa, hoy no tienen ojos para ver la magnitud de la peligrosidad de la “invasión pacífica”.

Tres carajitos hacen un plantón y es un escándalo, exaltado a todo el mundo, son la sensación del momento, mientras de las repatriaciones ya ni se habla, esos extranjeros constituyen un desafío frontal a nuestra soberanía, nuestra subsistencia como nación, nuestras fuerzas, nuestro régimen, nuestra economía, cada haitiano en RD es un caballo de Troya, en nuestro país son muy escasos los Tersites.

En la actual contienda electoral concurren liberales y conservadores, nadie toca el tema haitiano de seguro tienen negocios por debajo de la mesa o uno que otro candidato es de origen haitiano, no advierten que nuestros valores y principios cristianos no encajan en el vudú, LOS HAITIANOS DEBEN SER REPATRIADOS, aún estamos a tiempo, celebremos nuestras solemnidades patrias extirpando los haitianos de nuestro país, para ello parece no haber voluntad política, nuestros candidatos debieron ser seleccionados entre los próceres vivientes: los Vincho, el alcalde de Santiago o el clero, ellos exaltan oponerse a la degradante presencia haitiana, hay que volver al 27 de febrero, hay que revivir la trinitaria, LOS HAITIANOS DEBEN SER REPATRIADOS, salgamos de esa amenaza, la invasión haitiana es una situación de hecho.

Por Edgar Marcano

Anuncios

Comenta