En el caso Odebrecht ¨desbaratan con los pies lo que hicieron con las manos¨

Por Dary Terrero Domingo 11 de Junio, 2017

El pasado 5 de junio, en compañía de un amigo, acudí a la cárcel del Palacio de justicia de Ciudad Nueva, a observar el ambiente en que se encontraban los imputados en el caso Odebrecht.

Ya en el interior de la deteriorada edificación accedimos por la parte trasera al cuarto piso. La escalera de metal que conduce al lugar, mostraba un impresionante deterioro propio del uso constante y de falta de mantenimiento.

En el cuarto piso donde se encuentra la cárcel, en medio de un ambiente que estaba impregnado de un olor fétido, propio de la acumulación de orina, heces fecales, producto del hacinamiento de personas; en la puerta de metal que da acceso a los pabellones que sirven de hogar a aquellas personas que por alguna razón fallaron a la sociedad, pudimos observar un miembros de la seguridad penitenciaria con cara y actitud de guardia de la era trujillista que esperaba la orden del jefe para permitirnos la entrada.

Al pasar por un pasillo hediondo, oscuro y ausente de todo tipo de respeto a la dignidad humana, entramos al próximo pasillo, donde empezó a cambiar el ambiente. La realidad que plantea donde estaban los encartados en el caso Odebrecht, Ángel Rondo,Victor Díaz Rúa, Temístocles Montas,Máximo D Óleo, Cesar Sánchez, Radhamés Segura, Ruddy González,Andres Bautista, Conrado Pittaluga, además de Roberto Rodríguez, contrasta con el lugar fétido asqueroso e Inhumano, en el que se encuentran los hijo de machepa, los que no tienen nombre sonoros versus los lujos y privilegios irritantes de los que gozan quienes le robaron la confianza al pueblo dominicano: lo que se describe en esta realidad no es propia de nuestro sistema carcelario y raya en la burla a una sociedad sedienta de justicia, que pide cese de la Impunidad en el país. No es posible permitir que quienes roban y estén privados de libertad tengan: Sala de estar con aire acondicionado para recibir visitas, habitaciones con aire acondicionado, un número indeterminado de visitas sin límites de horas, incluyendo féminas y acceso a celulares, entre otros privilegios.

Solo me limitó a preguntar
¿A cuantos presos se les permiten celulares?

¿A qué preso le permiten un número indeterminado de visitas y el día que prefiera?

¿ A cuál preso le permiten que su madre inspeccioné la celda donde estará su hijo?

¿A cuantas madres le permiten impeccionar le celda donde recluiran a sy hijo ?

Estos son de los pocos privilegia que gozarán estos “honorables” del país .

Frente este deprimente escenario solo me limito a decir ” De qué lucha anti corrupción me hablan ” dónde queda el escarmiento, el escarnio público,la sanción frente a la violación a todo tipo de parámetros legales, qué mensaje le estamos enviando a nuestra sociedad, pues una violación sin sanción se convierte en un estímulo. A esto le sumamos el desfile de desfachatez, de burlas que ha permitido la autoridad, la dirección general de Prisiones ha dejado que ingresen familiares a la penitenciaria de la Victoria, donde guardará prisión Ángel Rondon Rijo, principal implicado.
En la cárcel de Najayo, hemos visto como esos reos tendrán todo tipo de comodidades. Al parecer es la sociedad dominicana la que tiene que resarcirle un daño a los que se encargaron de robarnos la confianza, por eso el pueblo ya no confía en los funcionarios dominicanos.

Con esto no hay dudas de que la población le podría retirar el apoyo que le ha brindado a la Procuraduría General y al Procurando Jean Alain Rodríguez. Solo ver que se impone la frase popular que dice ” Desbaratar con los pies, lo que se hizo con las manos “