6 divisiones, 12 equipos a seguir

Por El Nuevo Diario martes 27 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO.- La temporada de Grandes Ligas está a punto de empezar, y nos hemos dado la tarea de analizar las divisiones de la Liga Americana y Liga Nacional. De cada división sacaremos dos equipos, mismos que debemos seguir de cerca en la temporada, pues eso, parecen estar separados del resto en cuanto al talento con el que cuentan en sus roster.

Iniciamos con el viejo circuito, Liga Nacional.

La división Oeste

Gigantes de San Francisco, Padres de San Diego, Rockies de Colorado, Diamantinas de Arizona, y por último los subcampeones Dodgers de los Ángeles.

En 2017, Los Dodgers ganaron su división faltando unos meses para que termine la temporada regular, el camino fue fácil, es cierto que hilvanaron una racha de derrotas poco presentable en un tramo de la campaña, pero en ningún momento puso en peligro su liderato divisional. El equipo de Dave Roberts cuenta con roster versátil, donde todo inicia con un lanzador llamado Clayton Kershaw, quien ha sido modelo de excelencia en todo su carrera.

Corey Seager, Cody Bellinger y Justin Turner son los tres mejores jugadores de posición con lo que cuenta el conjunto, además lograron conformar un buen outfield. Matt Kemp regresa luego de unos años recorriendo otros equipos.

Las Diamantinas de Arizona escoltarán a los Dodgers en la lucha divisional, igual que la campaña anterior, Arizona cuenta con un equipo viable, capaz de jugar un béisbol de media tabla, con aspiraciones de un puesto de comodín.

Equipo Sorpresa: San Diego.

División Central:

Cerveceros de Milwuakee, Rojos de Cincinatti, Piratas de Pittsburgh, Cardenales de San Luís y los campeones reinantes del 2016, Cachorros de Chicago.

Está es una división de donde el panorama parece indicar que será disputada por sólo tres equipos, Cachorros, Cerveceros y Cardenales.

Chicago cuenta con el mejor roster de la división, los actuales campeones exhiben un conjunto profundo, con pocas debilidades atacables, puede que los ya mencionados tengan el mejor cuadro interior de todo MLB en las personas del tercera base, Kris Bryant, el campo corto Addison Russell, el intermedista Javier Báez y el primera Anthony Rizzo, el catcher es el joven venezolano Wilson Contreras, quien se desacata a la defensiva y ofensiva.

Con la salida de Jake Arrieta, los Cachorros pierden un lanzador consistente, capaz de aportar una cifra considerable de innings de calidad. Aún con esa pérdida, no habrá mayores problemas, pues cuentan con una rotación de abridores sólida, Jon Lester, José Quintana y Yu Darvish, quien llegó vía agencia libre, este último debe cubrir la salida de Arrieta. Estos deben poner a navegar a la novena sin ningún tipo de crisis durante la campaña.

Habrá una lucha férrea entre los que pretendan escoltar a los ya mencionados, los cerveceros lucen un equipo balanceado, prestos a dar el salto de calidad en cualquier momento y nunca se puede descartar a los Cardenales, pues siempre se las ingenian para competir, aun cuando el talento que tienen luce “inferior” a los demás.

Pero en nuestro caso, será Milwuakee quien intentará cazar a Chicago, por múltiples razones, estos aprovecharon el desorden que ha producido la llegada de Derek Jeter a Miami y se hicieron de los servicios del talentoso jugador, Christian Yelic, quien saliendo de las dimensiones del Marlins Park, y llegando al generoso Miller Park, debe explosionar su ofensiva, es un bateador especial y puede mostrarlo en cualquier momento.

Christian Yelic, Lorenzo Cain, Domingo Santana y Ryan Braun conforman un excelente outfield, según reportes Braun puede salir del conjunto en cualquier momento vía el mercado de cambios. Es de dominio público, que este último iniciará la temporada jugando en la primera base.

División Este:

Miami Marlins, Bravos de Atlanta, Mets de New York, Phillies de Philadelphia y Nacionales de Washington.

Esta es una división es muy particular, en la misma reina un solo equipo, y lo hace de forma aplastante. Hacemos referencia al equipo de Washington.

Los Nacionales llevan dos títulos divisionales al hilo, y hay mucha probabilidad de que este sea el tercero, a menos que pase una catástrofe, el camino hacia el título divisional será fácil.

La particularidad que tiene esta división es visible, el actual campeón sacó una ventaja de 20 juegos a su más cercano perseguidor en la campaña pasada. Los Marlins quedaron en segundo lugar, con solo 77 victorias, eso a pesar de contar con el MVP de la liga, Giancarlo Stanton. Estos, atrapados por la mediocridad habitual contaban con un roster con poco balance, hábidos de picheo abridor y relevo. Los Mets por su parte, fiel a lo que ha sido el equipo en la últimas dos campañas, contaron con un montón de lesiones, desacuerdo entre el cuerpo médico y sus lanzadores, en fin, la falta de rumbo era palpable, lo que derivó en una campaña desastrosa. Ahora pretenden tener un nuevo inicio, pero no sabemos que esperar, pues la fortaleza de este equipo recae en sus lanzadores, pero ninguno de ellos ha tenido la salud suficiente para ayudar al equipo.

Por otro lado, los Phillies de Philadelphia han construido un equipo, con el cual aspiran a competir, inclusiones como la de Jake Arrieta y Carlos Santana ayudarán el conjunto, pero no será suficiente, esta organización necesita de un trabajo más exhaustivo para volver a los primeros lugares.

Aquí no tenemos un equipo para escoltar a los Nacionales, diremos que los Mets pueden tener una campaña decente si logran conseguir algo que ha estado ausente en los últimos años, salud de sus lanzadores, de los abridores para ser exacto.

Liga Americana.

En el nuevo circuito el panorama luce un poquito más competitivo, las tres divisiones cuentan con al menos dos equipos con aspiraciones reales de competir, a continuación, los escenarios desde nuestro punto de vista.

División Oeste

Marineros de Seattle, Atléticos de Oakland, Vigilantes de Texas, Angelinos de Anaheim y los campeones mundiales, Astros de Houston.

Todo inicia con los actuales campeones, aquí hay poca tela que cortar, los Astros dominaron sin muchos problemas la campaña pasada, para este 2018 hicieron mejoras significativas con relación al picheo abridor con la inclusión de Gerrit Cole, además de contar con Justin Verlander desde el inicio de la temporada. Aunque el revelo sigue siendo un tema a mejorar, Houston no debe tener mayores problemas para estar en postemporada.

El equipo de Houston tiene en José Altuve y Carlos Correa una de las mejores dupla de jugadores del medio del infield, Altuve MVP reinante y Correa en la antesala de lo que puede ser su consagración como una superestrella de la liga, eso sumado a un excelente núcleo de jugadores, George Springer, Alex Bregman, Josh Reddick y Yuly Gurriel.

Los marineros, hicieron algunos movimientos para mejorar su plantel, los mismos no serán suficientes para asaltar la cima de la división. Este equipo está atravesando una de las peores cosas que puede pasarle a un equipo en estos tiempos, no son buenos para avanzar a playoffs, pero se mantienen siendo un equipo de media tabla, cosa que le perjudica con relación al draft de jugadores. Este será el equipo que debe escoltar a Houston.

Por su parte, Los Angelinos de Anaheim, no contaron con grandes contrataciones, la llegada de Ian Kinsler dará estabilidad en la segunda base, y hará una dupla eficiente con el que es en la actualidad el mejor campo corto defensivo de la liga, Andrelton Simmons.

Sin importar todo lo que se ha dicho de Shohei Ohtani, este no es un pelotero especial, de esos que pueden cambiar la historia de un equipo, es cierto que Ohtani tiene talento, cuenta con un gran brazo y según los números que puso en Japón es un bateador capaz, lamentablemente en los entrenamientos primaverales no ha lucido nada bien, y sin prestar atención a los campos de entrenamiento, por lo poquito que dicen, la verdad es que Shohei Ohtani no cambiará la suerte de los Angelinos.

No tenemos un equipo sorpresa para esta división.

División Central

Tigres de Detroit, Reales de Kansas City, Mellizos de Minnesota, Medias Blancas de Chicago y los Indios de Cleveland.

Los Indios, campeones vigentes, y entre los favoritos de la gran mayoría para ir a la serie mundial. Mantienen un roster excelente, afín con el de un equipo con aspiraciones para conseguirlo todo.

Cuentan con una rotación abridora más que buena, donde acciona el actual ganador del premio Cy Young, Corey Kluber, soportado por Carlos Carrasco y Trevor Bauer. Además de contar con una de los mejores cuerpo de relevista, eso aunado al manejo que su dirigen le ha dado en los últimos años, este es un conjunto fuerte desde cualquier punto de vista.

De los peloteros de posición, hay muchísima tela por donde cortar, todo inicia con Francisco Lindor, el Dominicano Edwin Encarnación y José Ramírez, este último entre los tres finalistas para el premio MVP. Sin duda, este equipo debe funcionar ofensivamente, atendiendo al balance y la profundidad que tienen.

Estos equipos conforman un apartado muy diverso, Cleveland está claramente en cima, y con posibilidades de ganarlo todo, pero los equipos restantes no dan para más de media tabla, tal es el caso de los Mellizos, estos últimos llegaron a playoffs sin “quererlo” ya que al finalizar la fecha límite de cambio para el 2017, el gerente general procedió a cambiar algunos relevistas claves, acción que fue vista como una rendición.

Minnesota, independientemente de la lesión del Dominicano Elvin Santana, cuenta con un equipo mejorado con relación al año pasado, con la contratación de Fernando Rodney consiguen estabilidad y un poco de profundidad en el bullpen, destacar que este último, aunque comenzará la temporada con más de 40 años de edad, viene de una de sus mejores temporadas en los últimos 6 años.

Los Medias Blancas, de manera lenta, han dado forma a lo que será un equipo con aspiraciones, pero eso tendrá que esperar por un tiempo, a que Eloy Jiménez, Reynaldo López, Yoan Moncada y Michael Kopech puedan tener los resultados que de ellos se esperan.

Digamos que este no es un equipo sorpresa, pero si hay que seguirlo producto del talento joven que pondrán en el terreno, y lo que están proyectado a ser en un futuro no muy lejano.

División Este

Esta, sin lugar a dudas, será la división que más atención recibirá en Grandes Ligas, además de contar con dos equipos tradicionales como Yankees y Boston, trae el ingrediente de nuevos jugadores y el hecho de que ambos equipos avanzaron a playoffs en la campaña pasada, los Medias Rojas cayeron en la serie divisional ante los Astros y los Yankees estuvieron a un paso de avanzar a la serie mundial, cayendo a manos de los mismos Astros en la serie de campeonato.

Los Medias Rojas, de la mano Chris Sale, Mookie Betts y Andrew Benintendi ligaron su segundo título divisional al hilo y puede que llegue el tercero para la temporada entrante, pues este equipo estuvo falta de ofensiva todo el año, producto de la baja de algunos jugadores y la falta que hizo el retirado David Ortiz. Xader Bogaerts y Hanley Ramírez se combinaron para temporadas poco presentables, este último siguiendo lo que ha sido su desempeño en Boston, que salvo la segunda mitad de la temporada 2016, ha sido un desempeño mediocre.

Boston sumó al Slugger JD Martínez, proveniente de Arizona vía la agencia libre, mismo que debe ayudar el equipo de lo que adoleció la campaña pasada, ofensiva. La contratación de Martínez, sumado a un David Price saludable, según lo mostrado en los entrenamientos ponen al equipo de Alex Cora como favoritos para ganar la división.

Para el inicio de esta temporada los Yankees contarán, con la que fue, la movida que produjo más noticias en el mundo del deporte, la llegada de Giancarlo Stanton, lo que supone una dupla increíble con el jardinero derecho y segundo en la votación para el MVP de la Liga América, Aaron Judge.

Con la llegada de Stanton, los Yankees se convierten en mejor equipo, aunque tienen algunas cuestiones por resolver, relacionadas al cuadro interior y la primera base, tienen trío de jardineros excelente, pero en el picheo hay algunas incógnitas.

El fuerte del equipo del Bronx es su relevo, mismo que dio una exhibición extraordinaria en los pasados playoffs, si el picheo abridor logra ser decente, este equipo puede aspirar a prácticamente todo.

¡Play Ball!

Por Mixael Rosa

Apple Store Google Play
Continuar