2,900 millones de excluidos digitales en el mundo

Por Arturo López Valerio

La edición 2021 del estudio Facts and Figures, la visión general anual de la UIT sobre el estado de la conectividad digital en todo el mundo, muestra que el número de usuarios de Internet en todo el mundo creció en más del 10 por ciento en el primer año de la pandemia, con mucho el mayor aumento anual en una década.

El número estimado de personas que han utilizado Internet asciende a 4.900 millones en 2021, de un estimado de 4.100 millones en 2019.

Esto es una buena noticia para el desarrollo global. Sin embargo, los datos de la UIT confirman que la capacidad de conectarse sigue siendo profundamente desigual.

De los 2.900 millones que todavía están fuera de línea, se estima que el 96 por ciento vive en países en desarrollo.

E incluso entre los 4.900 millones contados como “usuarios de Internet”, muchos cientos de millones solo pueden tener la oportunidad de conectarse con poca frecuencia, a través de dispositivos compartidos o utilizando velocidades de conectividad que limitan notablemente la utilidad de su conexión.

El aumento inusualmente pronunciado en el número de personas en línea sugiere que las medidas tomadas durante la pandemia, como los confinamientos generalizados y los cierres de escuelas, combinados con la necesidad de las personas de acceder a noticias, servicios gubernamentales, actualizaciones de salud, comercio electrónico y banca en línea, contribuyeron a un “impulso de conectividad COVID” que ha traído aproximadamente 782 millones de personas adicionales en línea desde 2019, un aumento del 17 por ciento.

El fuerte crecimiento desde 2019 fue impulsado en gran medida por los aumento En los 46 países menos adelantados (PMA) designados por las Naciones Unidas, el aumento promedio superó el 20 por ciento.

Muchos de estos “excluidos digitalmente” se enfrentan a desafíos formidables, como la pobreza, el analfabetismo, el acceso limitado a la electricidad y la falta de habilidades y conciencia digital.

La brecha digital de género se está reduciendo a nivel mundial, pero persisten grandes brechas en los países más pobres.

La brecha urbano-rural, aunque menos grave en los países desarrollados, sigue siendo un gran desafío para la conectividad digital en el resto del mundo. A nivel mundial, las personas en las zonas urbanas tienen el doble de probabilidades de usar Internet que las de las zonas rurales (76% urbanos en comparación con el 39 por ciento rurales).

En las economías desarrolladas, la brecha urbano-rural parece insignificante en términos de uso de Internet (con el 89 por ciento de las personas en las zonas urbanas que han utilizado Internet en los últimos tres meses, en comparación con el 85 por ciento en las zonas rurales), mientras que en los países en desarrollo, las personas de las zonas urbanas tienen el doble de probabilidades de usar Internet que las zonas rurales (72% urbanas en comparación con el 34 por ciento rurales).

En los PMA, los habitantes urbanos tienen casi cuatro veces más probabilidades de usar Internet que las personas que viven en zonas rurales (47% urbanos en comparación con 13 por ciento rurales).

Las cifras de la UIT también apuntan a una brecha evidente entre la disponibilidad de la red digital y la conexión real. Mientras que el 95 por ciento de las personas en el mundo teóricamente podrían acceder a una red de banda ancha móvil 3G o 4G, miles de millones de ellas no se conectan.

La asequibilidad de los dispositivos y servicios sigue siendo una barrera importante. El objetivo ampliamente aceptado de conectividad de banda ancha asequible en los países en desarrollo establece el costo de un paquete de banda ancha móvil de nivel de entrada en el 2 por ciento del ingreso nacional bruto (INB) per cápita. Sin embargo, en algunas de las naciones más pobres del mundo, conectarse puede costar la asombrosa cantidad de 20 por ciento o más del INB per cápita.

La mayoría de municipios de la República Dominicana no están conectados a fibra óptica, según el presidente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones. Sostuvo en declaraciones recientes que En la República Dominicana hay 24 municipios que no tienen ningún tipo de cobertura y 76 que tienen una sola prestadora.

La falta de habilidades digitales y una apreciación de los beneficios de una conexión en línea es otro cuello de botella, agravado por la falta de contenido en los idiomas locales, así como por interfaces que exigen habilidades de alfabetización y aritmética que muchas personas no poseen.

Recordemos que el cierre de una brecha, solo muestra las demás que están pendientes.

Por: Arturo López Valerio

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar