Cumbre de las América contra la corrupción abre desangelada por las ausencias

Por EFE viernes 13 de abril, 2018

EL NUEVO DIARIO, LIMA.- La VIII Cumbre de las Américas, el mayor encuentro político y diplomático del continente, que en esta ocasión estará centrada en el combate a la corrupción, abrió hoy en Lima en medio de un ambiente desangelado por las notables y numerosas ausencias y solapada por las crisis de Siria y los periodistas ecuatorianos.

También empañó el inicio de la reunión una protesta de la delegación cubana en contra del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, la cual abandonó la ceremonia en bloque cuando éste inició su discurso.

Los cubanos habían protestado toda la semana por la supuesta hostilidad de Almagro contra su gobierno, al haber permitido la inclusión en los foros previos al encuentro de presidentes de grupos opositores al gobierno de la isla y al de Nicolás Maduro en Venezuela.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, fue el encargado de abrir el encuentro, cuyo tema será “La Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”, con un discurso en el que realizó una encendida defensa de la lucha contra este flagelo y la necesidad de los países de la región para coordinarse para enfrentarlo.

Almagro por su parte vinculó este combate con la defensa de la democracia e, inversamente, a las dictaduras con las prácticas corruptas más absolutas.

Si embargo, poco pudieron evitar ambos para darle lustre a un encuentro al que faltaron más la mitad de los líderes de los 34 países invitados a la reunión.

En claro constraste, la VII Cumbre de las Américas, que se celebró en Panamá en 2015, logró un pleno con 35 presidentes, todos los países que forman parte de la OEA presentes con sus líderes además de Cuba, que había estado ausente de todas las reuniones hasta la fecha.

Una las ausencias más destacadas fue la del presidente de los EE.UU., Donald Trump, quien canceló su viaje a principios de esta semana para atender la crisis en Siria.

En su lugar viajó el vicepresidente Mike Pence, quien llegó a Lima, se reunió con algunos de los asistentes y mantuvo una intensa agenda de encuentros con representantes de la disidencia cubana y venezolana.

Sin embargo, Pence abandonó precipitadamente el Gran Teatro Nacional de Lima minutos antes de la inauguración de la Cumbre, mientras la prensa estadounidense especulaba sobre un posible anuncio relativo a Siria, que finalmente se produjo justo en el momento en el que dio inicio formal la reunión.

También se cayó en el último momento el presidente de Cuba, Raúl Castro, quien mandó en su lugar al canciller Bruno Rodríguez, que se unió a la nómina de países del bloque bolivariano encabezados por Venezuela, que directamente no fue invitado a la reunión.

Solo Evo Morales de Bolivia acudió a la reunión, tras haber dudado de su asistencia en protesta por la expulsión de Venezuela.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, sí llegó a Lima, si bien volvió precipitadamente a su país para tratar con la crisis del asesinato de tres periodistas secuestrados.

Los que sí acudieron fueron los presidentes de los países de la Alianza del Pacífico (México, Chile, Colombia, así como Perú) y otros como el de Argentina, Mauricio Macri, o Brasil, Michel Temer.

Las ausencias deslucieron un encuentro que paradójicamente si parece que será exitoso en cuanto a la llegada de un acuerdo anticorrupción, ya que de forma inédita en los últimos 13 años de reuniones continentales los cacilleres llegaron el jueves a un borrador de consenso para el denominado Compromiso de Lima.

Según informó la Cancillería peruana en un comunicado, el texto que con casi total seguridad se aprobará en la reunión incluirá acciones concretas para la lucha contra la corrupción en la región.

Así, incluirá compromisos sobre temas de transparencia y acceso a la información, participación de la sociedad civil en el seguimiento de la gestión gubernamental, protección de informantes y libertad de expresión, educación en valores democráticos y el rol del sector privado en la lucha contra la corrupción, entre otros asuntos.

Esta declaración deberá ser aprobada mañana sábado en la reunión plenaria, en donde los asistentes deberán debatir y consensuar posturas, en un día en el que se espera que se realicen reuniones bilaterales entre los asistentes.

Apple Store Google Play
Continuar