198 años del natalicio del Inventor de la pasteurización y vacuna de la rabia 

Por Araceli Aguilar Salgado

” Los hallazgos científicos ayudan a los seres humanos a vivir mejor”. Louis Pasteur 

Louis Pasteur Nació el 27 de diciembre de 1822 en Dôle, Borgoña, (Francia), hijo de Jeanne-Étiennette Roquide y de Jean-Joseph Pasteur, su padre fue ex sargento de Napoleón.

Su infancia la transcurrió en una pequeña ciudad llamada Arbois, de joven no fue un estudiante prometedor en ciencias naturales; de hecho, si demostraba alguna actitud especial, era en el área artística de la pintura, su primera ambición fue la de ser profesor de arte. En 1842, tras ser maestro en la Escuela Real de Besanzón, obtuvo su título universitario de Bachelier ès Sciences Mathématiques (el equivalente en inglés a Bachelor of Science in Mathematics) en Dijon, con calificación mediocre en química al año siguiente retornó a París. Tras pasar por la École Normale Supérieure, se convirtió en profesor de Física en el Liceo de Dijon, aunque su verdadero interés era ya la química.

Pasteur empezó a ser reconocido por sus investigaciones, y en 1843 recibe el primer premio de Física del Liceo Saint Louis y entre los años 1847 y 1853 fue profesor de Química en Dijon y luego en Estrasburgo, donde conoció a Marie Laurent, la hija del rector de la Universidad, con quien contrajo matrimonio en 1849, El matrimonio tuvo cinco hijos, pero solo sobrevivieron hasta la vida adulta dos de ellos: Jean-Baptiste y Marie-Luise, los otros tres fallecieron tempranamente en 1859, perdió a su hija por tifoidea, un mal causado por comida y bebida sucia. En 1865, su segunda hija murió de la misma enfermedad. Otra hija pereció debido a un tumor en 1866. Esa dedicación era una característica de Pasteur, quien se sumergía en el trabajo cuando tenía que enfrentar pérdidas personales, la tragedia familiar fue el marco de su lucha contra la enfermedad.

Vivió en una era en la que los niños a menudo morían de enfermedades infecciosas.

En 1854, Pasteur llega a la Universidad de Lille, le nombran catedrático de química y decano de la facultad de ciencias en esta época estudió los problemas de la irregularidad de la fermentación alcohólica.

En 1857 desempeñó el cargo de director de estudios científicos de la Escuela Normal de París, cuyo laboratorio dirigió a partir de 1867. Desde su creación en 1888 y hasta su muerte fue director del Instituto que lleva su nombre.

En la vida de Louis Pasteur pronto se empezarían a aparecer los hallazgos y descubrimientos en el terreno científico, su primer descubrimiento fue tan solo con 23 años, y se trataba de la actividad óptica de isómeros espaciales; a raíz de este hallazgo apareció la estereoisometría, un término de la química que se relaciona con la fórmula estructural y la disposición espacial de los átomos.

Uno de los descubrimientos más reconocidos de Louis Pasteur, y que lleva su nombre, fue el de la pasteurización, a través del estudio de la fermentación, Pasteur descubrió lo siguiente: al calentar el vino a 55ºC, se morían sus bacterias, pero su sabor permanecía intacto, este proceso recibió el nombre de pasteurización, y supuso una salvación para la industria vinícola y otras, pero la pasteurización fue más allá del vino, como demostraron las investigaciones de Pasteur, también en la conservación de la leche.

El químico observó cómo calentando la leche (aumentando su presión y temperatura, a unos 80ºC, aproximadamente) antes de embotellarla, y posteriormente dejándola enfriar rápidamente, se conseguía eliminar los microorganismos y bacterias de la sustancia sin alterar sus cualidades ni composición, en esto consistía y consiste la pasteurización

Louis Pasteur siguió investigando, y empezó a trabajar primero en Arbois y después en la empresa de Henri Marès de Fabrègues y descubrió que las fermentaciones lácticas y alcohólicas tienen diferentes fermentos, además, también observó que había ciertos gérmenes que originaban las enfermedades del vino, como por ejemplo la grasa, el amargor o la acescencia (picado del vino o “ácido acético).

Ese mismo año, en 1865, Pasteur dejó París, donde trabajaba como director de estudios científicos de la École Normale, ahí ayudaban a la industria de la seda del sur de Francia. Justamente pasaban por una crisis, ya que una enfermedad del gusano de seda, la pebrina, se había extendido y convertido en epidemia, lo que hizo Pasteur fue demostrar que la pebrina, además de ser contagiosa, era hereditaria, esto le llevó a concluir que debían seleccionar los huevos libres de la enfermedad para seguir criándolos.

Por lo que en 1866 se publicó el trabajo de Louis Pasteur sobre” Estudios sobre el vino y sus enfermedades”, después de trasladar las conclusiones de sus investigaciones a la Academia de la Ciencia un año antes, en 1865.

Los descubrimientos e investigaciones de Pasteur tuvieron repercusión más allá del campo de la química y de la bacteriología, llegando hasta la medicina. Pasteur sostenía que lo mismo que ocurría en los procesos de fermentación, ocurría en las enfermedades (en cuanto a su origen y evolución), de esta manera, sugirió que las enfermedades se originaban por la acción de ciertos gérmenes, que penetraban en el interior del organismo, desde el exterior, a esta teoría la llamó “teoría microbiana de la enfermedad”, en realidad, estas afirmaciones fueron muy debatidas por científicos y médicos de todo el mundo.

También hizo aportaciones al ámbito de las vacunas. Pasteur demostró que el carbunco, una enfermedad mortal del ganado vacuno, estaba causada por un bacilo (un tipo de bacteria) determinado, a raíz de este hallazgo pensó que se podría inducir una forma de la enfermedad (leve) al ganado vacuno, a través de la administración de este tipo de bacteria debilitada o desactivada, así que lo hizo, con el fin de inmunizar al ganado contra el ataque letal del carbunco, sus investigaciones y experimentos obtuvieron resultados prometedores, por lo que más allá del ganado, Pasteur también aplicó la vacuna al ser humano, así, que en 1885, le administró una vacuna a un joven que había sido mordido por un perro con la rabia el  un tratamiento que duró diez días, el joven fue inoculado del virus, se recuperó y sanó, por lo que la vacuna contra la rabia sigue siendo utilizada a día de hoy, siendo eficaz para salvar a un gran número de personas.

Después de una trayectoria profesional llena de grandes aportaciones y descubrimientos al campo científico y especialmente al ámbito químico, Louis Pasteur falleció, el 28 de setiembre de 1895, como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria a la edad de 73 años, en Marnes-la-Coquette (Francia)

 Francia lo trató como un héroe nacional. Fue enterrado en la catedral de Notre-Dame, El año siguiente trasladaron sus restos a una cripta construida especialmente en el Instituto Pasteur.

Su esposa fue enterrada a su lado cuando murió en 1910.

Hoy en día, Pasteur es recordado como uno de los fundadores de la medicina preventiva.

En total 144 cuadernos, 42 de ellos recortes de periódicos, apuntes de clase, etc. Los 102 cuadernos restantes, son notas de laboratorio reales, y 40 documentos de investigación

Distinciones que tuvo Louis P con la Medalla Rumford de la Royal Society, (1856), La Gran Cruz de la Orden de la Legión de Honor de Francia (1881), Medalla Leeuwenhoek de la Real Academia Neerlandesa de las Artes y las Ciencias (1895)

Como notas curiosas:

Louis Pasteur a los 45 años, Pasteur sufrió un derrame que paralizó parcialmente su lado izquierdo. Sus colegas montaron un laboratorio móvil para que pudiera trabajar en su lecho de enfermo.

Pasteur Nunca le estrechó la mano a nadie ni siquiera a los miembros de la realeza. Tenía miedo de contraer alguna enfermedad con el contacto.

En su lápida se leen sus palabras: Feliz aquel que lleva consigo un ideal, un Dios interno, sea el ideal de la patria, el ideal de la ciencia o simplemente las virtudes del Evangelio.

Palabras de Louis Pasteur: “Feliz es el que lleva dentro de sí un Dios, un ideal de belleza que sigue: ideal del arte, ideal de la ciencia, la casa ideal, ideal de virtudes evangélicas, estos son los manantiales de vida de grandes pensamientos y las grandes acciones, todos ellos reflejan la luz del infinito”

“Estoy absolutamente convencido de que la ciencia y la paz triunfan sobre la ignorancia y la guerra, que las naciones se unirán a la larga no para destruir sino para edificar, y que el futuro pertenece a aquellos que han hecho mucho por el bien de la humanidad”. Louis Pasteur  

Por Araceli Aguilar Salgado 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar