11 de septiembre

Por Jeovanny Terrero

Eran las 7:20 AM del martes 11 de septiembre del 2001 me dirigía a mis labores de trabajo en Long Island, y al cruzar el Throgs Neck Bridge
en compañía de José Castillo, él nos dice cito: “observen que belleza de ciudad.”, y yo le respondí, ¡esa vista es lo que muestran para
promover la ciudad de Manhattan!

Lo que nunca pensé fue que esas palabras de Pitaco (como los barahoneros llaman a José Castillo), que nos hizo mirar hacia las
Torres Gemelas eran las últimas vistas que la modernidad me mostraba de esas hermosas estructuras que le daba belleza a la ciudad
de Nueva York.

Luego de estar en mis labores diarias, a las 8: 49 AM, un compañero de trabajo nos dice que un avión chocó con las Torres Gemelas. ¿No
relajes? le dije. ¡Es verdad!, me respondió. Lamentablemente era cierto.

Todos nos conectamos con nuestros familiares para compartir la información, las líneas estaban congestionada cortaban a uno, la
ciudad de Manhattan estaba cerrada, pasamos la noche en Long Island, gracias a la gentileza de un empresario.

Al regresar a mi hogar al otro día, las calles estaban desiertas, pensé que podía descansar y tratar de no ver más esas imágenes en la
televisión que parecían películas de terror.

Pero era imposible dejar de verla, hacerlo era estar desinformado.

Fueron días duros para todos los que habitábamos en ese momento en esa gran nación, un maldito le cegó la vida a miles de seres
humanos.

Me cuestionaba con mucha sensibilidad y me preguntaba he perdido a mi madre y sé el dolor que se siente, pero cuando pasaban las
noticias de personas mostrando las fotos de sus familiares que trabajan en las Torres Gemelas, me partía el alma ver esas imágenes,
el humo se veía desde el alto Manhattan.

Lo confieso, en ese entonces pensé era más fuerte ante este tipo de tragedia, no sé si he cambiado pues no lo he vuelto a vivir y espero
que no. Me gusta el oficio, y no doy para reportero de guerra.

En la universidad te enseñan a ser objetivo y dar datos sin emitir opinión.

Sin embargo presencié a profesionales del periodismo llorar ante esa tragedia. Las aulas no te enseñan esas cosas, es por eso que el
periodismo se aprende haciéndolo.

La indignación que esas acciones dejaron en el mundo entero no se podía describir con palabras. La humillación era inimaginable. Ni
siquiera en Pear Harbor se contabilizó tantos muertos. El 11 de septiembre condujo a la guerra más larga que haya protagonizado
Estados Unidos en su historia.

Y para terminar esos ataques terroristas, el de las Torres Gemelas, el avión que se estrelló contra el Pentágono y otro en un campo de
Pennsylvania desataron el nacionalismo estadounidense. Ese día el mundo se detuvo. Y hoy hace 20 años de esa tragedia. Siendo los
verdaderos ganadores de esa guerra de Afganistán la industria militar.

Por Jeovanny Terrero

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar