Presidente chino Xi Jinping pide calma a Trump

Por Associated Press sábado 12 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, SEÚL, Corea del Sur (AP) — El presidente chino Xi Jinping abogó por la calma en medio de la escalada de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte, en una conversación telefónica con el mandatario estadounidense Donald Trump el sábado, en la que exhortó a ambas partes a que eviten palabras o medidas que agraven la situación.

Trump lanzó el viernes una serie de nuevas amenazas contra Corea del Norte, declarando que las fuerzas armadas estadounidenses están “cargadas y listas para disparar”. También insistió en que el líder de la nación asiática “se arrepentirá rápidamente” si actúa contra territorios y aliados estadounidenses.

Trump ha pedido a China que presione a Corea del Norte para que abandone un plan de armamento nuclear que en poco tiempo tendría capacidad para atacar a Estados Unidos. China es el principal socio económico del Norte y su principal fuente de ayuda, pero dice que no puede obligarlo a desistir de sus programas nuclear y misilístico.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que Trump y Xi “acordaron que Corea del Norte debe detener su conducta provocadora y escaladora”. Dice que ambos “reiteraron su compromiso mutuo de por la desnuclearización de la Península Coreana”.

Según la TV estatal china, Xi le dijo a Trump que “las partes interesadas deben observar moderación y evitar palabras y hechos que exacerben la tensión en la Península Coreana”.

Pero la moderación brilló por su ausencia el viernes, cuando Trump lanzó un torrente de declaraciones espontáneas y aparentemente trazó una nueva línea roja _el mero hecho de proferir amenazas_ que provocaría un ataque estadounidense a Corea del Norte y “muchos, pero muchos problemas” para el líder Kim Jong Un.

Corea del Norte respondió en tono desafiante a las advertencias de Trump.

En un comentario editorial de su edición sabatina, el periódico estatal norcoreano Minju Joson dijo que Estados Unidos “se encuentra en un dilema cada vez más agudo, al verse arrastrado hacia las garras de la extrema intranquilidad de seguridad por parte de la RPDC”. La RPDC son las siglas del nombre oficial de Corea del Norte: República Popular Democrática de Corea.

“El poderoso ejército paektusano revolucionario de la RPDC, capaz de combatir cualquier guerra que Estados Unidos quiera, está ahora preparado para lanzar el fuego a su territorio, esperando una orden de ataque final”.

Continuó: “Si el gobierno de Trump no quiere que el imperio estadounidense sufra su trágica condena durante su mandato, es mejor que hable y actúe correctamente”.

Posteriormente, Trump retuiteó un mensaje del Comando Central del Pacífico en el que se muestran bombarderos B-1B Lancer en Guam “listos para ingresar a la misión #FightTonight de las fuerzas estadounidenses en Corea de ser requeridos”.

Sin embargo, las declaraciones de Trump no parecen estar respaldados por una importante movilización militar en ninguno de los dos extremos del Pacífico, además de que permanece abierta una discreta vía diplomática.

En declaraciones a la prensa desde su club de golf en Nueva Jersey, Trump rechazó explicar con precisión a lo que se refería al jactarse de que los militares están listos. Descartó las exhortaciones a la prudencia por parte de líderes mundiales, incluida la canciller alemana Angela Merkel y llamó a Kim Jong Un, el líder norcoreano, una fuerza desestabilizadora a la que no se le debería permitir seguir su camino.

“Si pronuncia una amenaza en forma de una amenaza abierta —que por cierto, lo han hecho él y su familia durante años—, o si hace algo respecto a Guam o a cualquier otro lugar que sea territorio o aliado de Estados Unidos, se arrepentirá en verdad y se arrepentirá rápidamente”, declaró Trump.

Las crecientes amenazas se dan en una semana en que las añejas tensiones entre Estados Unidos y la nación socialista se incrementaron de manera abrupta. Las nuevas sanciones de Naciones Unidas para condenar el rápido desarrollo del programa nuclear de Corea del Norte generaron nueva ira y amenazas por parte de Pyongyang.

Trump respondió con una promesa de una lluvia de “fuego y furia” en caso de ser desafiado. Posteriormente, Corea del Norte amenazó a Guam, un pequeño territorio estadounidense ubicado a unos 3.200 kilómetros (2.000 millas) de Pyongyang.

Trump le ofreció tranquilidad a Guam.

“Siento que estarán muy a salvo, créanme”, declaró el mandatario el viernes ante la prensa, acompañado del secretario de Estado, Rex Tillerson y de la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

Al margen de las amenazas, The Associated Press reportó el viernes que las negociaciones entre altos diplomáticos de Estados Unidos y Corea del Norte se mantienen a través de un canal indirecto que se utilizó previamente para negociar al regreso de estadounidenses retenidos por Pyongyang. El dialogo se ha expandido para tocar el deterioro en las relaciones, según funcionarios estadounidenses y otros con información sobre el proceso, quienes hablaron bajo condición de guardar el anonimato debido a que no están autorizados a declarar sobre las conversaciones confidenciales.

Apple Store Google Play
Continuar