Robo de recién nacida desnuda deficiencias de seguridad en hospital de maternidad

Por El Nuevo Diario martes 10 de octubre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El robo de una recién nacida la semana pasada de la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, por parte de Yohanni Martínez, pone al descubierto algunas deficiencias en el sistema de seguridad de ese centro de salud.

Muchas personas cuestionan cómo pudo Yohanni Martínez, sin ser la madre, obtener el certificado de nacido vivo de la niña, ya que ese documento solo se otorga a las parturientas que tienen hijos prematuros bajos cuidados especiales como aval para que puedan visitarlos y alimentarlos.

La maternidad tampoco advirtió que Yohanni firmaba el libro de visitas utilizando el nombre de la verdadera madre de la niña, y que  igual presentaba el certificado con el nombre de la verdadera progenitora de la recién nacida.

Esos son sólo algunos aspectos que deben ser investigados por las autoridades del centro de salud para evitar especulaciones sobre posibles complicidades en esos casos con personal de la maternidad.

Tampoco muchas personas entienden cómo el día que le dieron la alta médica a la criatura, se la entregaran a Martínez, y hasta la llevaran a una dirección falsa que facilitó al personal de “Mamá Canguro”, un sistema de transporte que se le facilita a las recién paridas con niños prematuros.

Se supone que la maternidad debía estar consciente que la criatura era hija de una adolescente, no de Martínez, independientemente de las razones que ella hubiese podido suministrar al personal médico.

Todas las maniobras implementadas por Yohanni Martínez demuestran que hubo fallas en el sistema de seguiredad y en las medidas de precaución tendentes a evitar que sucedan casos como ése.

El robo ocurrió el jueves de la pasada semana y no fue hasta el sábado en la noche cuando la Policía Nacional logró encontrar la niña y entregársela a su verdadera madre.

La madre, quien reside en Los Alcarrizos  entiende que existió una componenda entre la raptora de su criatura y otras personas para lograr cometer el hecho, que ahora mismo mantiene inquietos a padres y madres que requieren de los servicios de esta maternidad.