Constitucionalistas, ¿para qué?

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán viernes 6 de octubre, 2017

En la más reciente reunión celebrada por el Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, se tomó la “sabia” decisión de buscar la opinión de cinco abogados constitucionalistas, a los fines de buscarle una salida definitiva al tema de las convenciones internas de los partidos, y de manera más específica, al tipo de padrón (abierto o cerrado) a ser utilizado en estos procesos electorales internos.

Para una gran parte de la población esta decisión no hace más que convertir un problema interno del partido, en un problema de toda la sociedad. Esto así, porque la decisión que adopte finalmente el Comité Político del PLD será la que probablemente aparezca consignada en la nueva Ley de Partidos Políticos, siendo obligatoria su aplicación, para los demás partidos del sistema, quienes se han manifestado a favor de elecciones internas con padrón cerrado. En el peor de los casos, de no llegarse a ningún acuerdo a lo interno del partido morado, este pudiera convertirse en el nuevo argumento para posponer nuevamente la aprobación de esta ley, tan necesaria e importante, para transparentar y modernizar el accionar político en la República Dominicana.

En definitiva, esta situación no ha traído más que zozobra a una sociedad que demanda precisamente todo lo contrario, que demanda paz, tranquilidad, pero sobre todo, estabilidad política.

Ante la decisión adoptada por el CP del PLD me hago la siguiente pregunta: Constitucionalistas, ¿para qué?

El tema de padrón abierto o padrón cerrado ha sido ampliamente discutido y analizado por nuestra Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el Tribunal Superior Electoral (TSE), estableciendo ambos mediante sentencias, que el padrón a utilizarse en las convenciones internas de los partidos políticos es el PADRON CERRADO.

Nuestra Suprema Corte de Justicia (SCJ) mediante Sentencia emitida en fecha 16 de marzo de 2005, declaró inconstitucional la Ley No.286-04, que establecía el sistema de elecciones primarias mediante el voto universal, directo y secreto. Es bueno señalar, que esta decisión se fundamentó en cuatro elementos: a) Violación al derecho de asociación de los miembros de los partidos políticos; b) Vulneración al principio de irretroactividad de la ley previsto en la Constitución; c) Violación a los artículos 89 y 90 sobre las asambleas electorales; y d) Por no identificar las fuentes de financiamiento de las primarias.

Esta decisión reviste mayor importancia toda vez que ningún otro Tribunal del país podrá conocer sobre este asunto, ya que ha sido un tema conocido y fallado por nuestro más alto tribunal.

Por su parte el Tribunal Superior Electoral (TSE) en su Sentencia No. 23-2017, consideró que son los militantes de un partido los que deben elegir sus candidatos durante una convención interna con su propia lista o padrón. Asimismo, recordó que en la finalidad de un padrón electoral es verificar quienes están aptos para votar, quienes no y los electores que pertenecen a otro partido.

Luego de analizar ambas sentencias poco importa la decisión que adopten los constitucionalistas designados por el partido morado, ya que su decisión no sería vinculante para nadie y mucho menos podría quitarle la validez ni aplicabilidad a lo establecido y decidido por nuestras altas cortes.

Quienes a lo interno del PLD promueven la utilización de un padrón abierto parece que no se dan cuenta de que ya la sociedad dominicana está cansada de imposiciones para favorecer al grupo de turno. Los que promueven el padrón abierto no se dan cuenta de que las bases del partido se cansaron de trajes a la medida, los cuales nunca se ajustan al tamaño ni urgencia de sus necesidades.

El Partido de la Liberación Dominicana no puede darse el lujo de imponer al sistema de partidos, convenciones internas con padrón abierto, y si así lo hiciera, estaría brindado un flaco servicio a la sociedad dominicana.

Imponer un padrón abierto solo traería al PLD división y caos.

El barco morado está a punto de partir, de la decisión que adopte el Comité Político depende que se mantenga a flote y navegando por buen rumbo, ya que si imponen el padrón abierto se estarían corriendo el riesgo de que las bases del partido les recuerden en muy poco tiempo, de que en ellas radica la fuerza para hundir el barco.

Comenta